Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Pesadilla antes de Navidad”: Una noche única y sin experimentos

Tim Burton es un director que no deja a nadie indiferente, y sus propuestas resultan siempre rompedoras y desconcertantes. Pocos cineastas como él, por otra parte, permiten ver aspectos de su propia infancia en las películas, y pocos son capaces de crear un universo tan personal y reconocible. En “Pesadilla antes de Navidad” (The Nightmare Before Christmas, 1993) -cinta elegida para celebrar estas fiestas- apuesta fuerte porque se acerca a un periodo amable y dulce como son estas fiestas, y lo hace nada menos que con esqueletos, monstruos, cabezas cortadas, ataúdes, brujas y zombies… para convertir una noche luminosa e ilusionante en algo terrorífico y oscuro. El director es Henry Selick, pero la historia y la factura visual es radicalmente burtoniana, y el aire que respira también.

Pesadilla antes de Navidad 2

La historia gira en torno a Jack Skellington, el Señor de Halloween, que un día descubre y queda fascinado por la Navidad -con su colorido, alegría y buenos sentimientos- y enseguida idea un plan para mejorarla. Ese año será él quien haga de Santa Claus, por lo que antes tiene que secuestrar al auténtico para después poner en marcha un peligroso y arriesgado experimento. Y es que el espíritu de Jack está “vacío en sus huesos” y necesita nuevos retos… Lo que entonces no advierte es que lo suyo es el “regalo o engaño” y la broma macabra, y no la amabilidad y la complacencia, por lo que el fracaso es tan rotundo que hasta llega a peligrar la Navidad… si no es por su novia Sally y por el bueno de Santa Claus. En cierta medida, Burton quiere mezclar sentimientos contrarios y subvertir tradiciones, romper esquemas y dar vuelo a la imaginación, para acercarse así a un mundo de fantasía situado en el polo opuesto a Walt Disney -a pesar de comenzar allí su carrera- y dar vida a un onírico-surrealista que, en algunos momentos, hace pensar en Dalí. Pero ese espíritu rompedor es solo aparente, pues en el fondo Burton es un niño bueno y lo que nos ofrece es solo una pesadilla pasajera.

Pesadilla antes de Navidad 3

Por oro lado, su cine es esencialmente imaginería visual, y sus personajes de apariencia extravagante y fracasada le permiten dirigir la cámara al corazón para descubrir su humanidad tras ese aspecto feo y repugnante, y entonces el espectador se compadece de ellos y se pone de su lado. Ve que Jack está sumido en la añoranza y en la melancolía, y que vaga por el cementerio durante la oscura noche; que Sally es una muñeca de trapo que vive prisionera del Dr. Finkelstein, y cuya mirada refleja un amor triste en la desgracia; y que Cero es una sombra de perro… mientras que los ciudadanos de Halloween no hacen sino reír las gracias y secundar maquinalmente a su rey. Es un escenario de juego y de búsqueda, de imaginación y de irracionalidad, y ahí Burton quiere sentirse libre y cuestionar toda la realidad y las apariencias… para volver finalmente al mismo sitio del que partía. En ese sentido, vemos que el aspecto de Jack y de Sally no es atractivo pero que tienen mayor personalidad que Santa Claus, y que su comportamiento tiene además la inocencia de los niños y también su grandeza.

Pesadilla antes de Navidad 1

El reino de Burton y el de Jack no es real ni perfecto, pero sí profundamente humano… aunque haya muchas sombras y oscuridad en su puesta en escena. Por eso, su mayor mérito está en que, en medio de esa noche terrorífica y sin color, resplandezca el alma humana siempre inquieta e inconformista: el deseo de mejorar lo presente o de alcanzar la libertad, la iniciativa para emprender una iniciativa y arriesgar, la capacidad para reconocer el error y pedir perdón, la posibilidad de redimirse con el amor… están presentes en esta cinta y en otras del director de “Frankenweenie” y “Eduardo Manostijeras”, películas con las que ésta tiene especial relación. De alguna manera, es como si Burton se colocara en el lado oscuro para sacar las luces a la vida, ya sea del individuo o del entorno, como si actuara como un Dr. Frankenstein empeñado en dar vida a criaturas inanimadas. “Pesadilla antes de Navidad” es un cuento fantástico y extraño, pero evidentemente no es un cuento para niños… si queremos que siga siendo una noche única y placentera para ellos.

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Pesadilla antes de Navidad” © 1993. Touchstone Pictures / Skellington Productions Inc. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone

Publicado el 21 diciembre, 2014 | Categoría: 7/10, Animación, Años 90, Filmoteca, USA independiente

Etiquetas: , , , , ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve