Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

Seminci’59 (domingo 19): Entre nazis y otros demonios

Después de triunfar en Sundance, “Whiplash” ha llegado a la Seminci para mostrarnos el extremo grado de auto-exigencia que se da entre un director de conservatorio y un alumno que aspira a ser el mejor batería de jazz. Damien Chazelle desarrolla aquí su homónimo cortometraje, con la colaboración de J.K. Simmons al dar vida a un implacable y despiadado profesor que llega incluso hasta la  venganza y la humillación de Andrew, en su intento de sacar de él el genio que presume. Mucha tensión y trepidante ritmo -sobre todo de percusión- para unos ensayos y concursos que son reflejo de otra tirantez más dolorosa entre dos egos que no se conforman con la mediocridad, entre dos artistas que no dudan en recurrir a cualquier método para alcanzar su fin. Intensa es la interpretación de J.K. Simmons, y también sorprende la del joven Miles Teller con una energía sólo comparable a su ambición por alcanzar la excelencia. Por el camino, ambos han dejado buena parte de su humanidad, amor incluido, sacrificándolo todo en pro de un sueño que produce sangre y lágrimas… y también pena.

Whiplash 1

Poco después volvimos a Europa de la mano del veterano Volker Schlöndorff, con “Diplomacia”. Estamos en agosto de 1944 en París, y el general Von Choltitz está decidido a acatar las órdenes de un Hitler derrotado y hacer volar por los aires la ciudad del Sena con todos sus edificios y construcciones. Intercede el cónsul sueco, Raoul Nordling, en un tira y afloja dialéctico en que uno trata se salvar su orgullo y pasado, y el otro un patrimonio y una población civil indefensa y amenazada. Con evidentes reminiscencias en su puesta en escena teatral, la película se convierte en un duelo interpretativo entre André Dussollier y Niels Arestrup, muy dependiente de sus dotes actorales y de unos diálogos poco frescos que convierten a la palabra en el tercer protagonista. Todo tiene un sabor añejo y acartonado, sin lugar a la sorpresa y sin suscitar emociones ni situaciones dramáticas convincentes. Una cinta correcta pero nada más.

 Diplomacia 1

Pero más decepcionante fue la proyección de “Lucifer” del belga Gust Van den Berghe, tercera parte de su personal trilogía. Un hombre parece caer del cielo en un pueblo mexicano, y la anciana Lupita le cuida y atiende. Desde ese momento, sus adversidades familiares se resuelven satisfactoriamente, pero en el pueblo piensan que se trata del demonio que les ha visitado, lo meten en un cajón y lo trasladan a un volcán para arrojarlo a su interior. Sin embargo, poco a poco el cajón va pesando más, y Lucifer se escapa y esfuma, no sabiendo nadie a dónde se ha ido. Esta es la peculiar historia de un experimento fallido y cansino, que suscitó continuos bostezos y abandonos en la sala, pretenciosa y solemne en las formas, críptica a la hora de mostrar unas inquietudes religiosas que no llegan espectador. Quizá sea el peaje de todo festival, aunque en este caso ya teníamos el antecedente de “El pequeño Niño Jesús de Flandes” de hace un par de años… y no se merecía otra oportunidad.

 Lucifer 1

En las imágenes: Fotogramas de “Whiplash” © 2014 Sony Pictures Releasing de España. Todos los derechos reservados. De “Diplomacia”, película distribuida en España por A Contracorriente Films © 2014 Film Oblige, Gaumont, Blueprint Film. Todos los derechos reservados. . De “Lucifer” © 2014. Sultepec. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone

Publicado el 20 octubre, 2014 | Categoría: Año 2014, Opinión, Seminci

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve