Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Ladrón de bicicletas”: El robo del alma

Título emblemático del neorrealismo italiano, y paradigma del cine que mira a la realidad para inspirarse en ella sin traicionarla, “Ladrón de bicicletas” (Ladri di biciclette, 1948) es una de esas películas imprescindibles no ya para el cinéfilo sino para cualquiera con interés por nuestra historia reciente. Vittorio De Sica es un humanista comprometido y también alguien que conoce la capacidad de la imagen para reflejar el alma humana. La historia es mínima y bien sencilla: Antonio está en paro y el Ayuntamiento le ofrece un trabajo como cartelista, siempre que tenga una bicicleta; su mujer María (Lianella Carell) es quien toma la iniciativa de empeñar unos juegos de sábanas, y rescatar así la bici de la que hace tiempo tuvo que desprenderse; todo va bien hasta que un día se la roban, y entonces comienza su calvario por las calles de Roma acompañado por su hijo Bruno; ante la imposibilidad de recuperarla, roba una de esas bicicletas aparcadas en plena calle. Y ahí termina su aventura, y ahí comienza su tragedia.

Ladrón de bicicletas 4

En blanco y negro y con una factura que evidencia el escaso presupuesto con que fue rodada, “Ladrón de bicicletas” es documento de un país en posguerra y también de una cinematografía que asume su responsabilidad ante la verdad. Pobreza, paro y desesperación para unas gentes que viven al día haciendo equilibrios (los empeños y las cuentas con la extra están a la orden del día, y la pizza es un manjar de excepción que hay que comer “sin pensarlo mucho”), mientras otras disfrutan de una exquisita comida o disponen de un servicio doméstico… y casi todos tienen en el fútbol una válvula de escape para tanta miseria y desgracia. Cada plano muestra esa ruinosa situación, y cada movimiento de cámara nos habla de la soledad de unos individuos a los que comienza acompañando para pronto abandonarlos en unas calles despobladas o ante edificios donde su figura humana queda empequeñecida e indefensa. Por ese esenario desolador deambula Antonio son su hijo Bruno, pidiendo trabajo, justicia y humanidad… y encontrando miseria, engaño y anonimato.

Ladrón de bicicletas 1

Si al principio vemos a Antonio solo y distante del resto que esperan una limosna de trabajo, al final le vemos también solo con su hijo (única compañía, única esperanza) perdiéndose entre la multitud en la oscuridad de la calle… sin bicicleta y sin trabajo, sin honor y sin esperanza. Lo ha perdido todo cuando solo pretendía ser un buen cabeza de familia y un buen ciudadano. Su indudable honradez sucumbió ante la necesidad y ante la tentación de tomarse la justicia por su mano, para acabar siendo como aquellos que él censuraba (interesante dilema moral y aproximación llena de compasión a una conciencia en lucha interior). Y, sin embargo, la cámara de Vittorio De Sica no se queda en los hechos exteriores y penetra en sus almas atribuladas, con un rostro de Antonio (Lamberto Maggiorani) que refleja sufrimiento e impotencia ante la angustiosa mirada de su hijo Bruno (Enzo Staiola).

Ladrón de bicicletas 2

Por debajo de la bicicleta y de la difícil coyuntura económica, el director italiano sí que se nos presenta como un verdadero vidente (ahí está el curioso apunte costumbrista sobre la superstición y pillería popular), y atisba el problema y la solución a tanta injusticia. Por eso De Sica mira al hombre y advierte su dignidad mancillada, baja a la calle y descubre la verdad de una desigualdad inaceptable, coloca la cámara en el lugar adecuado y registra un mundo en sombras que trata deficientemente de salir de una guerra mundial para seguir con otra llamada fría. De alguna manera, la bicicleta se convierte así en metáfora de una situación humana y social, y su robo nos habla de la usurpación de un derecho -el trabajo- y de una condición que ha sido deshonrada por los verdaderos ladrones del alma y de la dignidad humana.

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Ladrón de bicicletas”, Produzioni De Sica © 1948. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Publicado el 22 septiembre, 2014 | Categoría: 10/10, Años 40, Drama, Filmoteca, Italia

Etiquetas: , , , , , ,

3 comentarios en ““Ladrón de bicicletas”: El robo del alma”

  1. La Mirada de Ulises » Blog Archive » El mejor cine de los años 40: Titulares y suplentes de un equipo campeón

    […] Ladrón de bicicletas (Vittorio de Sica) 2. Roma, ciudad abierta (Roberto Rossellini) 3. Ser o no ser (Ernst Lubitsch) 4. […]

  2. Inmersos na realidade | Cinema de autor

    […] é certo que houbo dúas correntes ideolóxica. Unha idealista, representada por Ladrón de Bicicletas (1948) , onde a inxustiza do mundo queda compensada pola bondade dos seres humanos. E outra vertente […]

  3. Inmersos na realidade | Cinema de autor

    […] é certo que houbo dúas correntes ideolóxica. Unha idealista, representada por Ladri di biciclette (1948) , onde a inxustiza do mundo queda compensada pola bondade dos seres humanos. E outra […]

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve