Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Incondicional”: Unas historias nada infantiles

[5/10]   Samantha es una joven escritora de literatura infantil que, en su desesperación, intenta primero suicidarse para después tratar de vengarse del asesino de su marido. Su vida no es precisamente la de uno de sus dulces cuentos, con pájaros, príncipes y héroes de colores luminosos y finales felices. Ella es la protagonista de “Incondicional” junto a Joe Bradford, hombre enfermo del riñón que abandonó la cárcel y ahora vive dedicado a cuidar de niños sin padre. Estamos ante una historia basada en hechos reales, de esas que se enriquecen con el testimonio personal y que quieren decir algo importante al espectador… o al menos despertar en él los buenos sentimientos y una visión más esperanzada de la vida, obviando sus tormentas.

Esos buenos mensajes inciden en que nunca estamos solos porque Dios nos cuida y los demás nos necesitan, que las malas experiencias se convierten en buenas si nos acaban llevando a donde nos conviene, que la vida de un niño es tan valiosa que se merece el amor “incondicional” de todos. Son ideas positivas que nacen del corazón forjado en la adversidad y que pueden consolar a más de uno. En su factura, Brent McCorkle no evita el inequívoco tratamiento emocional de la historia, apoyándose en una puesta en escena que busca el clímax o en una banda sonora envolvente y subrayada. Quiere llegar al espectador y opta por la vía más fácil, incluidos abundantes flash back -excesivos- con los que trata de ilustrar el pasado de la pareja protagonista… como si se tratara de historias que la propia Sam dibujara y escribiera. Todo ello y una explicitud manifiesta hacen que el aire televisivo impregne cada secuencia, y que en ocasiones la trama se haga previsible.

 

Con el racismo de telón de fondo y con la necesidad de compartir como único camino para encontrar la paz, “Incondicional” anima al espectador a “seguir caminando entre las nubes”, invitación que el difunto marido hizo a su querida Sam mientras agonizaba. Algo de esa inocencia y bondad celestial puede entreverse en la cinta, tanto a partir de su sencilla narrativa como de su placentero tono visual. El director está convencido de que todos los personajes encierran un pequeño samurai y extrae de ellos su mejor parte, permaneciendo paciente hasta que uno quiera hablar, otro ablandarse y el de más allá se decida a perdonar. Con ellos y con el espectador “comparte historias para volver a creer”… en Dios y en el propio hombre, porque su fe en la persona es indestructible y su deseo de contribuir al bien de la sociedad es firme.

A la película le sobra un poco de sentimiento y le falta contención emocional, adolece de originalidad y ritmo en el guión, y se echa en falta alguna profundidad en el dibujo de los personajes. Pero, en su opera prima, McCorkle hace una película esperanzada que no trata precisamente temas infantiles ni inocuos, que gustará a los amantes del melodrama y a quienes busquen testimonios para ser mejores y compartir experiencias.

Calificación: 5/10

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Incondicional”, película distribuida en España por European DreamsFactory © 2012 Harbinger Media Partners. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Publicado el 24 septiembre, 2013 | Categoría: 5/10, Año 2013, Críticas, Hollywood, Melodrama

Etiquetas: , , , , ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve