Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Tierra prometida”: El granero y la niña de la limonada

[6/10]   Una empresa de explotación de gas natural trata de hacer el agosto en un pequeño pueblo de Pensilvania que se haya sumido en la crisis. Allá se dirigen Steve y su compañera Sue, dispuestos a convencer al vecindario para que autoricen las perforaciones en sus granjas. No será tarea fácil porque un anciano profesor advertirá a sus paisanos sobre los peligros de contaminación que conlleva la operación, mientras que un activo ecologista llega dispuesto a hacer su campaña. “Tierra prometida” es una película comprometida y crítica con la política económica de las grandes corporaciones sustentada en el engaño y la mentira, con el abuso de los poderosos sobre aquellos que tienen la soga al cuello, pero su tratamiento profundamente humanista prevalece sobre las cuestiones medioambientales o políticas también presentes.

A Gus Van Sant le interesa hablar al individuo del pueblo -al espectador- porque considera que es “buena persona” y que desea “cuidar lo suyo”, y para ello elige a Matt Damon y le dota de una bondad y sinceridad natural contagiosa. Steve es una persona salida de un pueblo como el que ahora visita, y por eso le es fácil sintonizar con sus problemas y hablarles al corazón. En realidad, en esa estancia de tres semanas no hace otra cosa que regresar a sus orígenes y recordar a un abuelo que periódicamente pintaba el granero que había sido deteriorado por el aire marino… “porque hay que cuidar de las cosas de uno”. Sus buenas intenciones en la misión corren parejas a las de ese ecologista simpático y con capacidad de liderazgo, hasta el punto que entre los dos parece surgir un duelo por el voto de cada vecino y por el corazón de Alice, una joven a la que ambos cortejan.

Pero estamos en un mundo de intereses y mentiras donde las apariencias cobran más peso que las realidades, pero donde también la verdad termina saliendo a flote. El director levanta la trama sobre giros narrativos eficaces y escondiendo una carta en la manga, como si participase voluntariamente de la falsedad de esa macro-empresa y engañase a vecinos y espectadores. Sin embargo, el guión está bien construido y todo termina teniendo una coherencia apabullante y desoladora, aunque los secundarios no escapan al estereotipo y ese solitario ecologista siempre parece un poco forzado. Por otro lado, el clasicismo y sencillez de su puesta en escena responde al mundo rural que pretende recoger y proponer, con lugares naturales cuasi-fantasmales que actúan como evocación de un pasado idílico y feliz. Gran trabajo, como siempre, de Matt Damon y también de una Frances McDormand que quita gravedad a la historia con una frescura envidiable. John Krasinski -también guionista- domina la escena y el escenario, y solo al final se valora como es debido su trabajo interpretativo.

La cinta de Gus Van Sant asesta un duro golpe a la corrupción de las grandes corporaciones que trabajan en condiciones ventajistas, pero lo hace sin aspavientos ni inyectivas contundentes, más bien de manera inteligente y con una puntilla con la que rematar su faena de denuncia ante la falta de escrúpulos de algunos. Por eso, la actitud de la niña de la limonada será la última lección que reciba un Steve que ha entendido que quemar las tierras a veces supone también quemar a las personas, y que ha decidido apostar por la verdad, por la libertad, por el amor… en un desenlace difícil de creer pero esperanzado y positivo.

Calificación: 6/10

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Tierra prometida” (Promised land), película distribuida en España por Universal Pictures International Spain © 2013 Focus Features, Participant Media, Sunday Night, Image Nation Abu Dhabi, Pearl Street y Media Farm. Todos los derechos reservados.

Publicado el 22 abril, 2013 | Categoría: 6/10, Año 2013, Críticas, Drama, Hollywood

Etiquetas: , , , , ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve