Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Amor y letras”: La edad perfecta

[7/10]   No es infrecuente que haya quien, llevado por la insatisfacción, no se encuentre a gusto con su edad y trate de adelantar o retrasar el reloj de su vida. Quien es joven, intenta acelerar el proceso de madurez, y quien ha cumplido una edad juiciosa trata de reverdecer sus experiencias juveniles. A veces, parece que nadie está contento con los años que tiene, y que todos tratan de aparentar o comportarse con esquemas distintos a los que les corresponden. Esa es la situación en que se encuentran los protagonistas de “Amor y letras”, comedia romántica independiente en que Josh Radnor -director y actor principal- nos presenta a Jesse Fisher, un profesor en crisis por su separación y rutina laboral, que regresa a su antigua universidad para asistir al acto de jubilación de Peter Hoberg, su profesor favorito. Allí conoce a Zibby, una joven y precoz estudiante que no está a gusto con los chicos de su edad por considerarles inmaduros y faltos de autenticidad. Entre ellos surge una atracción y se despiertan unos sentimientos que, al menos, les ayudarán en su crecimiento personal.

 

Estamos ante una ingeniosa comedia americana independiente que respira todo el aire fresco y desenfadado habitual en el género, con personajes que tratan de encontrar su lugar en el mundo sin recorrer un camino marcado por las normas y costumbres sociales. Su recorrido es imprevisible y sus decisiones oscilan entre la juiciosa reflexión de Jesse y el impulso emocional de Zibby. Ambos tratan de ser ellos mismos y de descubrir un entorno de convivencia donde puedan desarrollar sus cualidades y encontrar la felicidad, y ambos aprenderán a dejar su reloj en la hora que marca… a la espera de nuevos encuentros propicios. Son experiencias vitales con un punto de satisfacción y de dolor, donde el contacto con la música clásica o con la literatura romántica pueden alentar un ánimo vitalista en quien lo vive o dejarle en un estado de desencanto al percatarse de la miseria de la condición humana. Los personajes viven una pugna entre su educación en las artes liberales y el impulso del corazón, sin saber a ciencia cierta si lo que necesitan es un argumento lógico y sensato de los que esgrime Jesse o un abrazo como el que Zibby pide en el salón de actos.

Son individuos que caminan al borde del precipicio de la soledad porque están perdidos en un laberinto emocional. Pero Jesse y Zibby no son los únicos, porque el profesor Hoberg vive días de desorientación tras su jubilación y la falta de gratitud de los suyos, el estudiante Dean no encuentra en su preclara inteligencia ni en sus libros la lucidez para escapar a la depresión vital, el enigmático Nat -que no parece real sino un consejero fantasma de Jesse- deambula por un mundo de alucinaciones enajenantes, la cínica profesora Judith vive en la soledad más triste y empobrecedora, o la encargada de la librería no logra escapar del mundo ideal que los libros ofrecen. Quien más quien menos descubre que la realidad a veces puede ser decepcionante, pero que merece la pena invertir tiempo en vivir la vida más que en leer sobre ella, que un best seller de vampiros puede tener su momento y traer más felicidad que un ensayo sociológico, que la música clásica o una carta escrita con pluma pueden darnos una humanidad que los recursos tecnológicos no aportan.

 

La factura, la escritura de los diálogos y las interpretaciones responden a ese espíritu libre que la historia reclama. El propio Josh Radnor transmite bien el desconcierto y vacío de su personaje, mientras que Elizabeth Olsen deja ver la luminosidad y fragilidad de una Zibby encantadora que quiere adelantar los tiempos por un atajo. También Richard Jenkins nos deja una interpretación con hondura y gravedad, a pesar de que su subtrama apenas está desarrollada, lo mismo que la presentada por Allison Janney. La puesta en escena es sencilla y fresca, no faltan los chispazos de humor inteligente ni los momentos de tierna y contenida emoción. El espectador encontrará una historia de amor tierna y nada empalagosa entre dos almas que viven con el reloj alterado, y a unos personajes que tratan de encontrarse en un mundo que no es el ideal pero que deben afrontar con la edad perfecta -la que tienen-, y saldrá del cine con buen sabor de boca.

Calificación: 7/10

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Amor y letras”, película distribuida en España por Avalon © 2012 Strategic Hyde Park Entertainment, BCDF Pictures y Tom Sawyer Entertainment. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone

Publicado el 17 marzo, 2013 | Categoría: 7/10, Año 2013, Críticas, Drama, Romance, USA independiente

Etiquetas: , , , , , ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve