Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Hitchcock”: La sombra de un suspense

[5/10]   Como si fuera un episodio de la serie televisiva “Alfred Hitchcock presenta”, nos llega esta aproximación a la vida del “mago del suspense”, mientras le acompañamos durante el rodaje de “Psicosis”. Así hay que tomarse el “Hitchcock” de Sacha Gervasi, como un telefilm al que le sobran tópicos y le falta el alma del cineasta, como una acumulación de lugares comunes sobre su persona y sobre ese rodaje. El cineasta vaga por los estudios de la Paramount como un espectro que todo lo observa en sigilo, como un voyeur que curiosea y alimenta su imaginación, como un esposo aún enmadrado que no logra dar calidez a su mirada, como el pigmalion de algunas jóvenes rubias a las que les roba la vida para convertirlas en estrellas a las que (ad)mirar.

Todo se nos presenta desde el artificio de la puesta en escena, desde una planificación y un montaje que tratan de imitar al maestro Hitchcock, con sus picados y su fragmentación de la imagen o con la música de Bernard Herrmann (aunque sea aprovechando el rodaje de “Psicosis”), pero cuyo resultado es insulso y no pasa de la imitación. Ni Scarlett Johansson logra reflejar la inquietud de Janet Leigh en su huida, ni Jessica Biel da el pego como Vera Miles. No son más que sombras de los originales cuando tratan de suplantarlas, y en ese meta-cine están mal dirigidas por Gervasi. A medida que avanza la trama, Anthony Hopkins parece que se va entonando en su papel (el doblaje no le hace ningún favor), siempre al borde de una sobre-interpretación gestual y de una tirantez poco natural (potenciado por el maquillaje). En cuanto a Helen Mirren, su trabajo como Alma Reville le permite una mayor frescura y autenticidad, aunque tampoco su personaje tiene más capas de las que se ven a primera vista.

 

La cinta carece de chispa y fuerza, aunque hay que reconocer que está escrita con sencillez y fluidez, sin mayores pretensiones. Pero en ella no hay asomo de suspense aunque Alma lo haya padecido durante su vida de casada… esperando una declaración de amor, ni tampoco de tensión… por muchas cuchilladas que sufra la desvalida Leigh/Johansson en la ducha. Unicamente en las secuencias oníricas, en que el imaginario de Hitchcock crea su película, encontramos cierto clima de terror y algo de veracidad, pero todo se diluye frente a la desvitalizada realidad de Hollywood. Incluso se puede decir que esos momentos de inspiración que le proporciona Ed Gein resultan chocantes y fuera de lugar respecto al resto de la cinta.

 

Si la trama de “Hitchcock” es un repaso de anécdotas y tópicos al uso, la que concierne a su esposa Alma y a las relaciones conyugales se queda en el reportaje televisivo donde los personajes se explican por sus actuaciones. Tratándose de Hitchcock, no hubiera pasado nada por imprimir un toque psicológico a cada uno y también al maestro. Al menos, les habría dado cuerpo y alma y no se habrían quedado en sombras de un suspense. Al final, todo se queda en un relato entretenido pero insípido y convencional, con más enredo simplón que suspense verdadero. 

Calificación: 5/10

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Hitchcock”, película distribuida en España por Hispano Foxfilm © 2012 The Montecito Picture Company, Fox Searchlight Pictures y Cold Spring Pictures. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Publicado el 6 febrero, 2013 | Categoría: 5/10, Año 2013, Biopic, Comedia, Críticas, Drama, Hollywood

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve