Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Buscando a Eimish”: Una maternidad silenciosa

[6/10]   Después de dos años viviendo con Lucas, un día Eimish se va de casa sin dar mayores explicaciones ni dejar pistas acerca de sus intenciones. Como ella, también él toma una decisión… que no es otra que la de salir en su búsqueda por Alemania e Italia, esperando que antiguos amigos de su banda de música y su propia madre le den alguna noticia de su paradero. Será un viaje a la memoria recordando su reciente pasado juntos, y también una introspección en sí mismo para purificar su sentido del amor y del compromiso. “Buscando a Eimish” es una película hecha con el corazón porque es una intimista y silenciosa historia de amor y perdón, y también con la inteligencia porque trata de reflexionar sobre las cosas importantes en cualquier relación hasta descubrir que hay lazos que no atan sino que liberan.

No es fácil la tarea que se propone Ana Rodríguez Rosell, porque el riesgo de derivar hacie el melodrama ternurista y con mensaje es evidente. En su intento, consigue no empalagar con las lágrimas de Eimish ni cansar con esas miradas reflexivas de Lucas… pero no acierta a crear situaciones cálidas, a conmover al espectador, a dar aires de verosimilitud a unas situaciones muy humanas y dramáticas. Quizá la culpa de ello esté en esa fotografía fría que le da un tono distante o en un guión que en ocasiones adolece de nervio e intensidad, o en una dirección de actores y puesta en escena carentes de frescura. Manuela Vellés pone el sentimiento y la hondura al drama de pareja, mientras que Óscar Jaenada no termina de arrancar situaciones verosímiles y cae en alguna que otra pose hueca. A falta de buena química entre los protagonistas, tampoco los secundarios convencen en su empeño por arropar a esos amantes perdidos… y todo queda a expensas de una intrahistoria que sí llega cargada de sentido.

Es ahí, en la historia que cada uno arrastra y en el papel que ejerce su pasado sobre sus decisiones donde hay que encontrar lo más valioso de la película. Porque nos habla de la aventura de construir una vida desde el compromiso o evitándolo… “porque tener una familia te cambia la vida -le dirá Lucas a su Eimish- y estamos muy bien como estamos, haciendo lo que queremos”. Se deja ver una infancia sin afecto y la necesidad de volcar todo el amor en alguien por la maternidad, quizá como manera de llenar lo que el pasado dejó vacío. Y también asistimos a un sentido del perdón como manera para restañar heridas y silencios -el recuerdo de Coixet es ineludible- que han obligado a unos y otros a huir de la verdad de sus vidas. Las deficiencias del guión al construir las subtramas -de los amigos de Eimish o de su propia madre- no impiden que el proceso de maduración de Lucas vaya haciéndose a fuego lento… hasta descubrir lo que tenía delante de los ojos y no acababa de entender.

Ese viaje interior con forma de road movie es el reto que se marca Ana Rodríguez Rosell, acertado al cargar de sentido humanista a los personajes -y saber quererlos- y fallido al apoyarse en un montaje sincopado poco sutil en el que los continuos flash back llegan de forma excesivamente ilustrativa. En definitiva, que a esta opera prima le falta fuerza pero no sensibilidad para tratar un tema íntimo y hacer crecer una historia mínima desde dentro. Por eso y por la atmósfera de desencuentro y búsqueda que se respira, la cinta llega de manera silenciosa y luminosa hasta la maternidad como clave de tantas vidas y familias, y el espectador sale reconfortado pensando que ha merecido la pena tanto viaje y tanta espera.

Calificación: 6/10

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Buscando a Eimish”, película distribuida en España por European Dreams Factory © 2012 Jana Films. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Publicado el 15 Noviembre, 2012 | Categoría: 6/10, Alemania, Año 2012, Críticas, Drama, España, Romance

Etiquetas: , , , , , , ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve