Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

Seminci’57, días 22 y 23: Denuncia social y drama adolescente

Al tercer día, el cine de denuncia llegó a la Seminci y la ideología saltó a escena para salir al paso de desmanes e injusticias. No está mal esta función social y de defensa del individuo, pero sería conveniente que entonces el cine no se abandonase a los prejuicios y que se realizase desde la honestidad, que mantuviese un mayor grado de ingenio y sutileza. Lo decimos porque en la propuesta de la belga Patrice Toye, “Little black spiders”, se nos ofrece la historia de un grupo de adolescentes embarazadas que llegan a un centro de acogida regentado por unas monjas, y cuyos bebés serán dados o vendidos en adopción al nacer… Mucho dramatismo afectivo y explotación de un sentimiento de soledad, y mucha explicitud en un mensaje anti-católico en el que no cesan de aparecer símbolos religiosos y personajes poco atractivos y humanos entre quienes atienden el Centro: jóvenes ingenuas y desgraciadas, monjas reprimidas y envaradas, familias acomodadas e hipócritas… un cóctel maniqueo que una fotografía expresiva y una música subrayada no dejan de intensificar.

 

El mismo aire ideológico y tendencioso pudimos respirar en “Diaz. Don’t clean up this blood”, del italiano Daniele Vicari, reconstrucción en clave realista de la violenta redada policial que tiñó de sangre Génova en el 2001, una vez terminada la cumbre del G8. No se ahorra el director todo lujo de detalles para mostrar el salvaje y despiadado atropello que sufrieron los activistas del “Bloque Negro” encerrados en el colegio “Diaz”, o las humillaciones posteriores en la comisaría o en la cárcel. Los sucesos son vistos desde la óptica de los manifestantes, y abundan los sesgos hacia su causa o hacia la intocable labor de los periodistas…, y es bueno que quede de relevancia tan lamentable e injustificable abuso de poder, pero a una película de cine le pedimos mayor capacidad para contar sin mostrar, mayor sutileza para expresar una situación sin recurrir al exceso, mayor honestidad al acercarse a la verdad de lo sucedido… porque una película no es un artículo reivindicativo ni una denuncia policial. Aquí la cámara se regodea en la maldad de unos -los policías parecen marionetas del Mal- y en la indefensión de otros -los activistas son almas cándidas-, con retratos nuevamente maniqueos de los personajes y con un aparato artístico al que le falta mesura y contención. Abandonada a los excesos, de poco sirve el acertado motaje a partir de la fragmentación de la narración, porque el resultado final habla de otro tipo de violencia practicada a través de las imágenes, de partidismo ideológico y no de denuncia justificada. Y entendemos que los aplausos con que fue despedida obedecen más a la protesta por esa acción policial que a la calidad de la película.

 

El martes amaneció con nuevos excesos pero de signo contrario. Pere Vilà Barceló se arriesga con una película difícil y minoritaria, “La lapidation de Saint Étienne”, de factura sobria y tema extremo al hablarnos de un anciano que se ha encerrado en su casa desde la muerte de su mujer e hija y convertido en auténtico santuario de soledad. Embebido en sus pequeñas labores de restauración y sin dejarse ayudar de su otra hija, su vida discurre entre fantasmas del pasado y un cuerpo enfermo. Arduo y agónico es para el espectador asistir al declive de un zombi urbano, como lo es contemplar el rencor acumulado durante años por una hija. Película difícil y sin concesiones, no bien contada al querer transportarnos al mundo fantasmagórico-espiritual en que el vive Étienne, y con una fuerte carga simbólica y social.

 

Nada que ver con la siguiente película vista en la Sección Oficial, venida de los Estados Unidos con el sello inequívoco de Sundance. “Liberal Arts (Amor y letras)” es la comedia romántica indie realizada e interpretada por Josh Radnor, impregnada de un humor fresco e inteligente, y que llega directa al corazón del espectador sin llegar a empalagar. Es la historia de amor entre un treintañero en crisis y una universitaria encantadora, ambos necesitados de superar los problemas que la edad impone a los afectos, y con la madurez y la insatisfacción de telón de fondo. El tono es luminoso y no faltan los momentos para la emoción o la risa, mientras que Elizabeth Olsen hace un trabajo que brilla con luz propia que encandila a Radnor y al espectador. Con todo, tenemos una firme candidata para llevarse algún premio, probablemente el de un público que la despidió con aplausos y dejando buen sabor de boca.

 

Por la tarde le llegó el turno a la película de Sally Potter, “Ginger & Rosa”, drama adolescente que se va oscureciendo a medida que avanza la trama para terminar casi con el fin del mundo (familiar), al menos para las dos protagonistas. Ginger y Rosa nacieron al mismo tiempo y han sido amigas inseparables… o al menos eso creen. Son, además, tiempos convulsos en el panorama internacional con la crisis de los misiles por medio, y también en el ámbito personal con una personalidad por formar y unos afectos por definir. Mientras que Ginger va tomando cada vez una mayor conciencia pacifista, Rosa se inclina más hacia derroteros de tipo afectivo… pero ambas viven en un intento por no someterse a normas y autoridades. La historia personal está bien llevada y también acertadamente colocada en paralelo con los avatares sociales, mientras que la interpretación de Elle Fanning llena de fuerza a su personaje y al resto. Una más que digna película, quizá la mejor de lo visto hasta ahora.

 

En las imágenes: Fotogramas de “Little black spiders”, Prime Tine © 2012. Todos los derechos reservados. De “La lapidation de Saint Étienne”, Media Luna © 2012. Todos los derechos reservados. De “Liberal Arts”, Avalon © 2012. Todos los derechos reservados. De “Ginger & Rosa”, De Match Factory © 2012. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Publicado el 24 octubre, 2012 | Categoría: Año 2012, Opinión, Seminci

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve