Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Una botella en el mar de Gaza”: Siempre nos quedará París

[6/10]   Sin duda, resulta complicado que el conflicto entre judíos y palestinos llegue a buen puerto, pero no es imposible… si cada uno trata de saber quién es personalmente y si se evitan las generalizaciones al enjuiciar al otro. Eso es lo que piensan Tal y Naïm, jóvenes protagonistas de “Una botella en el mar de Gaza” y exponentes de una generación que cuestiona el sentido de la guerra y el miedo que sufren a diario. En su película, Thierry Binisti recrea una historia de amor (o de amistad) que surge durante la tregua de mediados de la década pasada, y que madura tras la ofensiva judía sobre la franja de Gaza y posterior alto el fuego. Es un amor surgido por casualidad… por un mensaje enviado en una botella donde Tal se pregunta por las razones de un terrorista palestino para inmolarse haciendo estallar una bomba de cinturón. Es también un amor soñado que nace desde internet, que va desde la curiosidad y distancia inicial hasta la confidencia y necesidad de conocimiento mutuo… en un intento por comprender las razones del enemigo.

El primer plano en negro y el ruido ensordecedor del estallido de la bomba son un preámbulo sobre el drama de dos pueblos condenados a convivir sin tranquilidad, con una joven que se sobresalta con el atentado sufrido y que no entiende el sentido de tanta violencia. Tal es una chica judía y francesa que se instalado en Jerusalén con sus padres, y que a sus diecisiete años necesita construir su propia vida en paz y libertad. Su mensaje de socorro y desesperación lanzado en una botella al mar de Gaza llegará a Naïm, palestino huérfano de padre que, a su modo, también sueña con “una vida normal”. Son almas gemelas en su inocencia e inconformismo, aunque la sociedad les haya enfrentado y la historia familiar no juegue tampoco a su favor. Son tiempos en los que Jerusalén ve cómo se levanta un muro que divide y separa a unos y otros, mientras esta joven pareja trata de elevarse por encima para ver más allá de las afrentas e injusticias sufridas, para entenderse y superar rencores… con un poco de buena voluntad y tolerancia.

El clima de tensión social se respira desde una puesta en escena realista (aunque no le falta tono poético) y una fotografía de tonos apagados y vaporosos, mientras que el intercambio de e-mails alcanza toda la sensibilidad y confidencialidad que la conversación presencial hubiera conseguido, sin restar tampoco dinamismo al relato. La historia responde a la inquietud adolescente de una muchacha que abre su ventana a un mundo que no entiende, y que crea un imaginario interlocutor vía e-mail para hallar respuestas… y también un poco de amor en esos tiempos revueltos donde lo virtual ha sustituido a lo real. La actriz Agathe Bonitzer transmite perplejidad y naturalidad a su personaje, además de una mentalidad que busca de respuestas, con un personaje que evoluciona sutilmente hacia posturas humanistas en las que el amor sustituye a la justicia. Mahmoud Shalaby le da réplica con un Naïm desconcertado y deslumbrado ante esa “señorita paz” un tanto ingenua pero tierna y que se preocupa por él. Por otro lado, Hiam Abbass marca el punto de mesura y sensatez a una situación insostenible.

Thierry Binisti ha sabido adaptar la novela cuasi-autobiográfica de Valérie Zenatti, y transmitirnos emociones íntimas y una visión del conflicto palestino-israelí abierta a la esperanza. La sensación de que siempre nos quedará París se impone sobre un panorama desolador donde 73 kilómetros son una distancia imposible y donde las bombas acallan a quienes quieren hablar. En ese mundo de odio y venganza, Tal y Naïm necesitan ser ellos mismos… aunque sea con modos de vida muy distintos, celebrando la Nochevieja en una discoteca o yéndose a la cama, cruzando los dedos o rezando, porque ambos tienen sueños de una vida normal, e ilusiones de juventud donde el amor se ofrece como única arma para vencer al miedo.

 

Calificación: 6/10

 Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Una botella en el mar de Gaza”, película distribuida en España por Golem © 2011 France 3 Cinéma, EMA Films y Lama Films. Todos los derechos reservados.

Publicado el 16 septiembre, 2012 | Categoría: 6/10, Año 2012, Canadá, Críticas, Drama, Francia, Israel

Etiquetas: , , , , , , ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve