Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Amor bajo el espino blanco”: Reeducación en la delicadeza del amor

[7/10]   En ocasiones, acudir a ver una película de cine se convierte en una experiencia tan entrañablemente humana como deliciosamente gozosa. Es lo que ocurre con “Amor bajo el espino blanco”, nuevo drama romántico e intimista en el que Zhang Yimou vuelve a visitar la China de la Revolución Cultural, para contarnos la historia de una joven pareja que se jura amor eterno cuando es imposible que prospere la relación por pertenecer a clases sociales muy distintas. Jing es una estudiante que aspira a ser maestra y sacar adelante a su familia, con un padre ha sido encarcelado por “contrarrevolucionario” y una madre que vela por sus hijos. Todo parece estar bajo control en su discreta vida diaria, con la necesaria cautela y prudencia para no levantar sospechas entre las autoridades… pero el corazón la traiciona y se enamora de Sun. Se trata del atractivo hijo de un militar de alta graduación, que corresponde a la muchacha con exquisita delicadeza y profunda pasión, que está dispuesto a esperar lo que sea necesario hasta superar las trabas a su amor. Sin embargo, Jing debe ser reeducada por el partido, para lo que es trasladada a un remoto pueblo de la montaña… en una distancia que puede hacer olvidar el amor o madurarlo.

Resulta fascinante la sensibilidad y buen gusto con que Yimou retrata a sus personajes, el acierto de casting con los actores y la facilidad con que les dirige hasta hacerles hablar con el silencio y la mirada, hasta lograr que compartan con el espectador sentimientos tan sutiles y profundos como frescos y auténticos. Todo en la vida de estos dos enamorados respira pureza y sacrificio, sinceridad y sencillez, ternura e ingenuidad. Y todo expresa la fuerza del amor y el dolor de la pérdida, de forma que lo que no se cuenta (la subtrama política o el pasado de la madre de Jing, por ejemplo) cobra tanta realidad como lo que se explicita en esos furtivos encuentros y en esas promesas de fidelidad. Asistimos a una historia (real) de amor romántico y de inocencia, a una leve denuncia política y social que clama por la libertad y la dignidad, a una entrañable e idílica estampa llena de humanidad y emoción. Amor, política, educación, familia… tratados con una fuerza algo atemperada en su carácter mainstream, con un pudor y exquisitez que hacen que el espectador llore a gusto y se reconforte en lo más íntimo con estos amantes de Verona trasladados a la China de Mao.

El director de “Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos” coge su paleta cromática más luminosa para retratar ese amor puro y limpio, trabaja una puesta en escena muy cuidada tanto en el atrezzo como en la planificación, y se sirve de una preciosa fotografía o de una emotiva banda sonora para conmover y ganar hondura emocional. Hay planos que remiten directamente a “El camino a casa” por su detallismo, por el ritmo reposado o por la complicidad de las miradas, y secuencias tan sutiles y densas como ese atravesar el río cogidos con un palo, rica metáfora de la fragilidad y delicadeza del amor. El trabajo artístico trata de alcanzar las emociones más íntimas y humanas manteniéndose en un acertado equilibrio, aspira a no quedarse en lo superficial y evita que hablemos de manipulación sentimental o de ñoñería trasnochada. En la propuesta de Yimou hay honestidad, contemplación, poesía… y humor, porque las espontáneas salidas de los más pequeños o algunas reacciones de la pareja contribuyen decisivamente a dar aire al drama y comicidad a una situación de por sí dura y dolorosa.

Si la interpretación de Zhou Dongyu fue toda una agradable sorpresa que le hizo merecedora del premio a mejor actriz en la última Seminci, también destaca el trabajo de Xi Meijuan como madre de Jing… a la que dota de una extraordinaria profundidad y contención de sentimientos. Una película entrañable y conmovedora, ideal para quienes busquen sentidas historias de amor, tratadas con una hermosa estética y contadas a base de fogonazos impresionistas… como si se tratara de recuerdos de una época dorada que permanecen intactos en la memoria de unos enamorados que fueron reeducados en la delicadeza del amor.

Calificación: 7/10

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Amor bajo el espino blanco”, película distribuida en España por Golem © 2010 Beijing New Picture Film, IDG China Media, New Classical Entertainment y Film Partner International. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone

Publicado el 1 septiembre, 2012 | Categoría: 7/10, Año 2012, China, Críticas, Drama, Romance

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve