Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Matar a un niño”: Un corto de café amargo, con un poco de azúcar

Los hermanos César y José Esteban Alenda continúan regalándonos joyas de cine en pequeñas y densas dosis. Después del magnífico cortometraje “El orden de las cosas”, su nuevo trabajo “Matar a un niño” encierra múltiples capas y lecturas para el espectador, a cuál más sugerente e interesante. El primer plano con un reloj de apariencia antigua nos da ya el tono nostálgico, entrañable y un poco triste de la historia, a la vez que nos advierte del paso del tiempo que todo lo devora y de la tremenda fugacidad de la vida. Siguen en silencio unas instantáneas fotográficas que, junto a un blanco y negro envidiable, nos devuelven a los comienzos del cine… ahora tan revalorizados ante el gran público con “The artist”. Se suceden las fotos fijas a trompicones y con una cadencia que marcan las notas de piano (gran trabajo de Sergio de la Puente), mientras un narrador convierte las palabras en poesía trágica gracias a un magistral uso del presente.

Metáforas de un pez fresco pero muerto, de una cuerda que arrastraba un barco pero que se pierde su sentido al desatarse, de una manecilla de reloj que deja de avanzar… porque el vacío amenaza con paralizar la vida, o de un café al que hay que echar azúcar para quitarle algo de amargura. Son signos de la vida que transcurre entre la dulce felicidad de una familia unida y la amarga tragedia que supone la pérdida, entre la mañana de domingo que es antesala del ocaso de la semana, entre la inocente y despreocupada  infancia y la responsable y temerosa madurez. Además, el tiempo pasa y lo hace de distinta manera para unos y otros, pues el padre “lo mata” entreteniéndose sin prisas con el crucigrama, mientras el hijo sueña con la aventura de salir a pescar… y nosotros vivimos intensamente esos 10 segundos en su cuenta atrás.

Una muerte física y otra que se nos anuncia en la parte final del corto, quizá más dura e irreparable que la primera. Silencios y sonidos que recuerdan al cine de Víctor Erice, planos en negro llenos de significado y dolor, imágenes para la contemplación y la reflexión, y un poco de azúcar para endulzar la tristeza del paso del tiempo y la incertidumbre del mañana, para transformar los sueños e ilusiones de niño en realidades donde el miedo y el arrepentimiento comienzan su andadura. El cortometraje podéis verlo en este enlace de FIBABC.

En las imágenes: Fotogramas de “Matar a un niño”– Copyright © 2011 Solita Films. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone

Publicado el 1 febrero, 2012 | Categoría: 8/10, Año 2011, Cortometrajes, Cortometrajes, España

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Un comentario en ““Matar a un niño”: Un corto de café amargo, con un poco de azúcar”

  1. Kryten

    Valiente mierda de corto, al igual que el primero. No sé quien necesita vender esta basura.

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve