Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Drive”: El escorpión y la rana

[7/10]   Por mucho que lo intente, el escorpión no puede dejar de actuar conforme a su naturaleza, y termina por inyectar su veneno hasta en lo que considera más preciado. La fábula de Esopo sirve a Nicolas Winding Refn para construir “Drive” y presentarnos a un silencioso conductor, especialista de cine en Los Ángeles y disponible para quien requiera de sus servicios al volante, en su intento por redimirse en la vida y encontrar su segunda oportunidad. Nada sabemos de su pasado, pero todo en su rostro y en su actuar nos habla de viejas heridas por las que decidió no volver a llevar armas y no mancharse en los bajos fondos. Conocer a Irene y a su hijo Benicio se le presenta como la culminación a una felicidad soñada y como la ocasión de hacer algo bueno y desinteresadamente por alguien. Sin embargo, parece que el aguijón es inherente al propio escorpión, por mucho que se empeñe en huir de sí mismo.

En el universo de Drive todo se mueve entre el sol y la luna, entre el color rosa de los títulos de crédito y el fondo negro sobre el que están escritos, entre su añoranza por una vida familiar normal y la realidad sombría y turbia que le rodea. Su trabajo en el taller de coches contrasta con esa otra actividad de cinco minutos, y su sensibilidad con Irene o Benicio con la brutalidad cuando siente el peligro. Es un hombre de pocas palabras porque los hechos hablan por sí mismos, y su rostro de sonrisa un tanto forzada dejan ver su inocencia y también su difícil existencia. Su mirada es cálida y sus modales afables, pero su comportamiento no deja de levantar sospechas y obligarnos a pensar en un oscuro pasado o en un futuro incierto. Para recoger tal esquizofrenia, magnífica es la interpretación de Ryan Gosling, capaz de recrear las dos caras de Mr. Jekyll y Mr. Hyde, de transmitir la sinceridad de un corazón puro y la falsedad de la careta del rodaje.

Su personaje se mueve entre las tinieblas de la mafia más criminal y corrupta, y la luminosidad de esa joven que sabe penetrar en lo más hondo de su alma para descubrir su bondad y generosidad. Su comportamiento nos lleva a pensar en lo mucho que puede hacer un hombre por la mujer que ama, tanto al inicio como al final de la película -sin desvelarlo, pues el desenlace es antológico- y también en las dificultades que se presentan para salir de la espiral del odio. Hay poca esperanza en la cinta pero mucho amor, tanto como violencia sangrienta y persecución trepidante, como dureza explícita en algunas escenas -excesiva y brutal, a lo Tarantino- y sutileza romántica en otras. Contención y delicadeza para mostrar sentimientos y sequedad en el mismo montaje, con momentos de acción muy bien rodados y la cámara que se recrea en el rostro imperturbable de Drive… para iluminarlo ante la presencia de Irene y oscurecerlo cuando la fatalidad vuelve a llamar a su puerta.

Está claro que el contraplano de Gosling lo tenemos en Carey Mulligan, que hace otro brillante trabajo y que nos permite mirar a Drive con compasión y ternura, a la vez que nos obliga a preguntarnos cómo pudo enamorarse de Standard. La cinta respira cierta tristeza y melancolía por lo que pudo ser y se echó a perder, y conjuga lo explícito del presente con lo escondido del pasado con un conseguida puesta en escena, una excelente dirección de actores y una preciosa banda sonora a partir de una selección de canciones de Cliff Martinez. Precisión en el guión y lacónicos diálogos junto a espectacularidad cuando nos ponemos al volante, para una historia de amor y muerte entre un escorpión y una rana, compañeros de viaje mientras atravesaban el río de la vida y aprendían a conocerse un poco más y a soñar con la felicidad. Una película lírica y sangrienta a la vez, entretenida y perturbadora, para espectadores sensibles pero con estómagos fuertes. Un homenaje al noir que a nadie dejará indiferente.

Calificación: 7/10

 Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Drive”, película distribuida en España por Buena Vista International Spain © 2011 Bold Films, Odd Lot Entertainment, Marc Platt Productions y Motel Movies. Todos los derechos reservados.

Publicado el 2 enero, 2012 | Categoría: 7/10, Año 2011, Críticas, Drama, Hollywood, Thriller

Etiquetas: , , , ,

Un comentario en ““Drive”: El escorpión y la rana”

  1. La Mirada de Ulises » Blog Archive » Europa busca su milagro en el cine humanista

    […] hay duda de que, si miramos nuestra cartelera, podemos encontrar a mafiosos de gran o pequeña escala de los que es mejor distanciarse, a topos de los que siempre conviene desconfiar, […]

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve