Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Restless”: Un tierno romance con la muerte

Es indudable que el tema de la muerte es una obsesión en Gus Van Sant, casi tanto como en el protagonista de “Restless”. Si el director de “Elephant” ya la había mirado de frente en su conocida “trilogía de la muerte”, ahora vuelve a presentarnos a un individuo que la ha visto de cerca y que parece vagar sin rumbo por el mundo de los espíritus. Se trata de Enoch, un adolescente que hace años perdió a sus padres en un accidente de tráfico y que él mismo permaneció varios días en coma. Desde entonces, habla con un fantasma en forma de aviador japonés, y asiste in oculto a funerales de extraños. En uno de esos velatorios conoce a Annabel -Mia Wasikowska, otro gran trabajo con el que hace pleno semanal de estrenos, tras su papel como “Jane Eyre”- y pronto se enamora de ella… pero parece que la muerte tiene un pacto de sangre con Enoch porque la chica es una enferma terminal de cáncer.

En esta y en otras películas, Gus Van Sant parece interesado en aislar de su entorno a estos espectadores de la muerte, en dejarles a solas con sus fantasmas y sus miedos para que vivan una especie de catarsis emocional que les reintegre al mundo real. Aquí vemos cómo Enoch vive atrapado por la rabia de la pérdida y por la falta de afecto, y también cómo desafía a la muerte en esos funerales anónimos. Se evade de una realidad sombría que le ha quitado el sueño desde niño, pero en ese mundo espectral vuelve a encontrarse con ella porque no se puede estar siempre huyendo. La diferencia es que ahora la presencia de la muerte le reconforta y da paz, porque llega de la mano del amor… y entonces es más llevadera.

Antes había manifestado amarga y desesperadamente que tras la muerte no había visto nada, porque no había nada que ver. Vivía en un vacío existencial que le enrabietaba y por eso estaba de continuo abocado al haraquiri, pero tras conocer a Annabel el panorama ha cambiado. Su imagen de la muerte se ha transformado y ahora su propio amigo Hiroshi también ha cambiado el traje de kamikaze por el esmoquin, dispuesto a disfrutar de la vida y del amor encontrado: se ha convertido en un fantasma agradable y espantado la imagen triste con que había convivido tantos años.

En este paseo por el amor y la muerte, hemos visto a dos “outsiders” hablar de lo más íntimo y acompañarse en su soledad e infortunio, y también compartir instantes de felicidad. El uno ha encontrado en el otro la fuerza para seguir viviendo y para ver algo en más allá del crudo presente, para comenzar a ganar la partida de barcos que cada día juegan en lo ordinario, para ver la misma realidad de siempre pero con otros ojos. Hay algunos pasajes muy líricos y enternecedores que se ven con placer, y también otros duros e inquietantes que invitan a la reflexión. En cualquier caso, en este poema romántico de adolescentes Gus Van Sant nos da una pincelada sobre las dos maneras de acercarse al dolor y a la muerte, y nos regala un tierno romance con la muerte que no tiene nada de macabro y sí mucho de gozosa realidad.

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Restless”, película distribuida por Sony Pictures Releasing de España © 2011 Columbia Pictures e Imagine Entertainment. Todos los derechos reservados.

Publicado el 9 diciembre, 2011 | Categoría: 6/10, Año 2011, Drama, Hollywood, Opinión, Romance

Etiquetas: , , , , ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve