Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

Viernes 28: Amores, amoríos, desamores… y una propuesta de palmarés

Una amplia representación del equipo de “De tu ventana a la mía”, encabezada por su directora Paula Ortiz, vino a la Seminci para presentar la película. Nos encontramos con tres mujeres de diferente edad y de épocas distintas que viven experiencias semejantes, entre la soledad y el dolor por un amor frágil que no termina de fraguar, entre circunstancias sociopolíticas, familiares o de salud que amenazan con anular su personalidad y sus deseos de vivir. Violeta está hiperprotegida por su tío botánico en un invernadero como si fuera otra delicada flor, Inés sufre el encarcelamiento de su marido en la posguerra española mientras espera un hijo, y Luisa sueña con vivir un amor de cine entre temores a enfermedades imaginarias o reales. Son como almas gemelas reflejadas en un espejo, que luchan por alcanzar el amor y que tienen la esperanza de romper ataduras impuestas.

Excelente fotografía y diseño de producción para cada época, y buena labor de casting para tres actrices que muestran su fuerza y su hondura, aunque la cinta un exceso de esteticismo y un tempo melancólico hacen que algunas escenas se prolonguen más de lo debido, cayendo en cierta autocomplacencia en la desgracia o el desamor… para terminar rompiendo en un grito o canto en pro de la libertad con un tinte político. La película quiere ser una trilogía de cuentos sobre víctimas que se rebelan contra la idea de que “todo está perdido”, con una proyección hacia la mujer contemporánea. Una de ellas es la interpretada por Maribel Verdú, que mañana recogerá la Espiga de Honor de la Seminci por toda su carrera.

La última película presentada a competición en la Sección Oficial era “Hasta la vista”, del belga Geoffrey Enthoven, tragicomedia con tres discapacitados que gustan del vino y que quieren tener una primera experiencia con las mujeres, para lo que inician un viaje a España para ser como los demás… e ir a un burdel. El tono cómico y esperpéntico inicial se transforma en una road movie sobre la amistad para extraer de cada personaje los sentimientos más humanos y alcanzar la simpatía del espectador; buenas interpretaciones y contención en situaciones que podrían derivar en lo banal, para un desenlace agridulce pero entrañable. La película se ve con agrado, y probablemente tendrá buena taquilla. Más concesiones a la galería poco exigente y con un tratamiento superficial del amor estaban presentes en la cinta que clausuraba la Seminci, “Superclásico” del danés Ole Christian Madsen, comedia convencional que ofrece sentimiento y entretenimiento como reclamos. Un hombre maduro a punto de divorciarse viaja con su hijo adolescente a Buenos Aires para intentar recuperar a su mujer, representante y amante de un futbolista profesional del River Plate. Allí, padre e hijo vivirán situaciones absurdas y aventuras amorosas… para terminar concluyendo que lo importante es “amarlo todo, incluso el divorcio”. Sin dramatismo ni visos realistas, con personajes caracterizados con rasgos mínimos y con un guión desequilibrado que no saca partido a golpes de humor bastante grueso, no es un digno broche a una buena Seminci… aunque Dinamarca la proponga para los Oscar®.

Toca hacer pronósticos sobre el palmarés de la Sección Oficial. Cuatro películas parten con más de un cuerpo de ventaja, como hemos ido comentando, y cualquiera podría llevarse la Espiga de Oro o de Plata o de la Crítica: “El niño de la bicicleta” y “Las nieves del Kilimanjaro” posiblemente sean las más mejores y más equilibradas… y mis favoritas (también para el guión), aunque la mayor sorpresa y a quien se lo concedería ha sido “Monsieur Lazhar”, que por tratarse de una opera prima también podría llevarse también el Premio Pilar Miró al mejor director novel (Philippe Falardeau); otro candidato para mejor novel es Paula Ortiz. La cuarta destacada -y que más me ha gustado- es la de Zhang Yimou, aunque hay que reconocer que “Amor bajo el espino blanco” no es redonda y quizá caiga en algún exceso. Probablemente el público elija para su premio “Starbuck” porque es muy comercial y sabe conectar con los buenos deseos y sentimientos del espectador, aunque “Medianeras” también tuvo su respaldo.

En cuanto a las interpretaciones, hay muchas posibles entre los actores… y si un niño pudiese llevársela, el premio sería para Thomas Doret (“El niño de la bicicleta”), y en otro caso iría para Michel Piccoli (“Habemus Papam”), Sasson Gabay (“Restauration”) o Brendan Gleeson (“The Guard”). Entre las actrices, mi elección es Ariane Ascaride (“Las nieves del Kilimanjaro”), aunque no estaría nada mal que se lo dieran a Zhou Dongyu por su papel en “Amor bajo el espino blanco”. Para la fotografía, “De tu ventana a la mía”, “In Drakness” y “Cumbres borrascosas” tienen opciones. Mañana se despejarán todas las incógnitas.

En las imágenes: Fotogramas de “De tu ventana a la mía”, Alta Classics © 2011. Todos los derechos reservados. De “Superclásico”, película distribuida en España por Karma Films © 2011. Todos los derechos reservados. De “Monsieur Lazhar”, película distribuida en España por A Contracorriente. © 2011. Todos los derechos reservados. De “Amor bajo el espino blanco”, Golem Distribución para España © 2010. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone

Publicado el 28 octubre, 2011 | Categoría: Año 2011, Opinión, Seminci

Etiquetas: , , , , , ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve