Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

Domingo 23: La Seminci trata de restaurar las grietas afectivas y familiares

El día amaneció con las primeras gotas de lluvia del otoño y con la proyección de “Medianeras”, del argentino Gustavo Taretto. Una comedia romántica construida a partir de un montaje paralelo y de la manera convencional, en torno a Martín y Mariana, ambos en crisis afectiva y existencial tras haber roto recientemente con su pareja. El marco arquitectónico y urbanístico es un Buenos Aires anárquico y sin regulación, que quiere ser metáfora de la irracionalidad del amor y de lo imprevisible que resulta porque buscar lo que no se conoce… no es tarea fácil. En su depresión y desorientación, él se consuela con el mundo virtual en que trabaja y con alguna cita a ciegas, mientras que ella se encierra en sus escaparates de diseño y en sus maniquíes. Excesiva voz en off de cada uno de los protagonistas, con un desarrollo repetitivo y previsible, para una historia de amor intimista y un tanto sensiblera, con excelente e ingenioso verbo en el guión -aunque también algo cargante- y una Pilar López de Ayala que cumple en su papel. Al final, aceptable y que puede tener su cartelera comercial pero insuficiente para que se lleve alguno de los galardones de la Semana (a no ser el del público o de la Juventud), pues como ésta… hay muchas películas.

Otra cosa bien distinta hay que decir de la película nominada por Canadá para los Oscar®, “Monsieur Lazhar”, de Philippe Falardeau, primera sorpresa y seria candidata para la Espiga. Sensible, entrañable y equilibrado drama en torno a un inmigrante argelino que comienza a dar clases en una escuela de Quebec, cuando la maestra titular se suicida un día… en el mismo aula. El impacto en los niños -sobre todo en dos que llegan a verla ahorcada- es tal que los cuidados se extreman para ayudarles a superar el trauma, aunque hay más tela que cortar -y no desvelar- en esta estupenda historia que mira a la inmigración y a la educación con preocupación y sin cargar las tintas. La sobriedad, contención y sutilidad del guión, su dominio de los tiempos y la excelente dirección de actores -todos, niños y adultos, actúan con sorprendente naturalidad- consiguen algunas escenas muy emotivas sin abusar del sentimiento fácil, y también que nos metamos en la cabeza de esas criaturas… cada cual hijo de su padre y de su madre y con su problemática particular.

Una excelente cinta, muy válida para el debate sobre los métodos educativos en la enseñanza, para abordar el derecho a la inmigración y la problemática de países sin libertad política ni ideológica, e incluso para acercarse a la realidad de la muerte y a la soledad… siempre de manera contenida y sin subrayar en exceso las distintas problemáticas. Una película muy humana que se cierra con una magnífica secuencia para dejar al espectador conmovido y golpeado en lo más interior de su alma. Muy recomendable para un público amplio. A media tarde, una mesa redonda en torno a la labor de la crítica cinematográfica servía para rendir homenaje a la FIPRESCI (Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica) al cumplirse 50 años de la entrega de su primer premio en el festival, aniversario que sería completado por la noche con la entrega de una Espiga de Oro a su Presidente, Jean Roy.

La tercera propuesta del día en la Sección Oficial correspondió a la película israelí “Boker Tov, Adon Fidelman (Restauration)”, de Joseph Madmony. Con la muerte del propietario de un taller de restauración de muebles antiguos, su socio Yakov Fidelman descubre que tiene un negocio en quiebra y sin nadie que le dé un crédito, y también con un hijo que trata de “retirarle” antes de tiempo. Pero el hallazgo de un piano de gran valor y los tejemanejes del joven aprendiz Anton abrirán nuevas perspectivas en el taller y en la vida del viejo restaurador… Con ritmo lento y algunos fallos de guión -es confuso el comportamiento y pasado personal de Anton, lo mismo que algún giro inverosímil o innecesario-, asistimos a la restauración de unas antigüedades y también de una familia que está amenazada por los equívocos afectivos y los habituales problemas de convivencia, para enseñarnos que hay valores que no se deben tocar y que las relaciones familiares están por encima de todo. Excelente banda sonora y soberbia interpretación de Sasson Gabay -protagonista de “La banda nos visita”– con un rostro que es todo un poema de perplejidad y dolor contenido, y por el que merece ya la pena asistir a la película.

En las imágenes: Fotogramas de “Medianeras”, película distribuida en España por Karma Films © 2011. Todos los derechos reservados. De “Monsieur Lazhar”, película distribuida en España por A Contracorriente © 2011. Todos los derechos reservados. De “Boker Tov, Adon Fidelman (Restauration)”, Chaim Sharir Production © 2011. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone

Publicado el 24 octubre, 2011 | Categoría: Año 2011, Opinión, Seminci

Etiquetas: , , , , , , , ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve