Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Son of Babylon”: Una luz en el infierno

El Irak inmediatamente posterior a la caída de Sadam y los desastres de la guerra quedan bien retratados en “Son of Babylon”, película de Mohamed Al-Daradji que sin ira pero con verdad denuncia las barbaries cometidas bajo el régimen del dictador. Hay mucha imagen de carácter documental y una pequeña historia de ficción que quiere ser el hilo narrativo para que recorramos un país destrozado por la ley de las armas, para que paseemos por un Bagdad en ruinas y contemplemos esas cárceles vacías o esas fosas comunes en que se oyen gritos de cadáveres… en un viaje que me ha recordado al de la abuela “Aleksandra” de Sokurov. Aquí, otra anciana y su nieto parten desde el territorio kurdo del norte para buscar a su hijo y padre respectivamente, enrolado a la fuerza en el ejército y más tarde hecho prisionero en la cárcel de Nasiriyah. Es la mirada anciana y la de quien da sus primeros pasos en la vida que contemplan una triste realidad, y que deben aprender a perdonar… porque estamos ante una road movie.

El panorama es desalentador y la tragedia se hace más evidente a medida que descubrimos los restos de la gran Babilonia. Aunque sea importante el destrozo material y de infraestructuras del país, mayor es acompañar a esas madres o esposas que buscan a sus hijos y maridos, desaparecidos como tantos miles de personas, que tratan de identificar a los suyos entre prisioneros con el rostro desfigurado o cadáveres enterrados en las fosas comunes. El llanto y el dolor impregnan cada plano de la película de Al-Daradji, y sin embargo un haz de luz se vislumbra entre tanta negrura. Ése es el mérito del director y el de esos personajes anónimos que descubren a tanta gente amable y servicial en el camino, dispuesta a ayudarles… y que merecen el perdón y una segunda oportunidad, como el bueno de Musa.

Lo consigue la cinta de Al-Daradji porque sus planos respiran paz en el dolor, porque invitan a la contemplación de unos rostros que transmiten ternura y lirismo en medio de la desolación, porque la cámara se pasea por esas tierras de muerte para dejar constancia del exterminio pero también se detiene con esa gente de buen corazón. Aunque hay que esforzarse para ser positivo ante una realidad como la guerra, en ese infierno pueden descubrirse también restos de humanidad para seguir creyendo en el hombre, en su capacidad para responder afirmativamente y superar los agravios. Ésa es la dignidad y el poder de la persona, y en esa capacidad se puede tener esperanza… aunque sepamos que siempre habrá otra piedra con la que tropezar, otra guerra en la que enfangarse, otro loco que traiga la muerte de los inocentes. Sólo queda confiar en que las nuevas generaciones quieran ser músicos como Ahmed tras su viaje iniciático, y que películas como ésta sirvan para concienciar a todos de que la guerra es siempre un camino equivocado.

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Son of Babylon”, película distribuida en España por A Contracorriente Films y Aquelarre Cine © 2009 Human Film, Iraq Al-Rafidain, CRM-114, Fonds Sud Cinéma, Centre National de la Cinématographie, The Sundance Institute, Screen Yorkshire y UK Film Council. Todos los derechos reservados.

Publicado el 12 octubre, 2011 | Categoría: 6/10, Año 2011, Colaboraciones, Drama, Francia, Gran Bretaña, Holanda, Irak, Opinión, Palestina

Etiquetas: , , , , ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve