Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Arrietty y el mundo de los diminutos”: La aventura del corazón

[8/10] Todos los rasgos que identifican a los Studio Ghibli en sus producciones están presente en “Arrietty y el mundo de los diminutos”, película de animación firmada por Hiromasa Yonebayashi y con guión del mismo Hayao Miyazaki (co-escrito con Keiko Niwa). Su protagonista es Arrietty, pequeña por estatura -sólo mide 10 centímetros- y también por ser una adolescente que comienza sus incursiones en el mundo de los humanos bajo la mirada atenta de sus padres. Cuando un día es vista accidentalmente por Shô, un muchacho de buen pero delicado corazón, aumenta el peligro para estos diminutos que luchan a diario por evitar su extinción, y se hace necesario emprender una nueva aventura de supervivencia. Será una odisea no exenta de épica porque se trata de seguir viviendo y Arrietty demuestra ser una auténtica heroína, pero también porque hay que recuperar unos afectos perdidos y que han dejado un dolor mortal en el corazón.

Con Arrietty nos asomamos a un mundo mágico lleno de dulzura e inocencia, y con ella asistimos al despertar a la madurez de quien mira a la vida con alegría y espíritu de aventura (con un tono positivo y una óptica de iniciación que se mantienen durante toda la cinta). No hay en los ojos de Arrietty el miedo que se percibe en sus padres ni la tristeza de Shô, como tampoco la mezquindad de la criada del caserón ni el espíritu solitario del “incursor” primitivo. En ella todo es jovialidad, espontaneidad y ganas de vivir… y esos sentimientos se contagian alrededor e invaden las luminosas atmósferas de la película, gracias a los tonos vivos y cálidos de color y a unas hermosas canciones e interpretaciones de Cécile Corbel con el arpa. Encontramos también un dibujo virtuoso que sabe extraer del rostro de Arrietty las primeras impresiones de asombro al descubrir la cocina inmensa o que siente el rubor al ser vista por el humano y sonrojársele las mejillas; que contempla los distintos andares de una madre nerviosa, de una hija jovial o de un Shô triste y pesaroso; o que atiende a los mil detalles del entorno, recogidos con preciosismo y minuciosidad (la pinza para recoger el pelo, el alfiler-espada y los muebles de la casa de muñecas, cada puchero y cada flor…. son una obra de arte de dibujo y color).

Con todo, la película parece una encantadora casa de muñecas “con salas de auténtica virguería” que guardan proporciones y escalas precisas, un microcosmos en que todo es armónico y encuentra equilibrio en una Naturaleza acogedora y misteriosa a la vez. También contemplamos una imposible historia de amistad que comienza con un terrón de azúcar, sigue con una flor y termina con el regalo de un hogar que ambos necesitan… porque él y ella encuentran a “uno de los nuestros” para luchar por salir adelante. Fábula moral que apuesta por la tolerancia y solidaridad con los más pequeños e insignificantes, que aprecia el valor de lo que no se ve pero cuya presencia se intuye -llama la atención la manera tan poética con que se descubren-, que entiende la vida como una lucha permanente pero sin violencia, y que mira a la familia como lugar de consuelo o quizá de dolor para el corazón (sin cargar las tintas, se adivina cuál es la verdadera enfermedad de Shô y la medicina que encuentra al ver a Arrietty abrazada a su madre).

Además, queda sutilmente apuntada la historia de un primer amor… que posiblemente hará que los diminutos no desaparezcan, con un momento mágico en que los celos amenazan con una guerra de flechas… para finalmente triunfar la concordia y la amistad. Por otra parte, el misterio del gato inteligente forma parte de la cultura oriental y de Ghibli. Preciosismo cromático y de líneas para una historia dulce y entrañable al que no le faltan los momentos de emoción (los dos primeros encuentros de Arrietty y Shô son delicadísimos, el segundo con suave brisa incluida), con incursiones y miedos que hay que superar… y no sólo ante ratas o cuervos, y donde el mundo de los diminutos viene a ayudarnos en la lucha por sobrevivir como humanos. Una deliciosa película para la vista y para el corazón, impecable en su guión y realización, que encantará a quienes les guste la animación de Ghibli y las historias llenas humanidad.

Calificación: 8/10

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Arrietty y el mundo de los diminutos”, película distribuida en España por Aurum © 2010 Studio Ghibli, Nippon Television Network Corporation, Dentsu, Hakuhodo DY Media, Walt Disney Japan, Mitsubishi y Toho Company. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Publicado el 20 septiembre, 2011 | Categoría: 8/10, Animación, Año 2011, Críticas, Japón

Etiquetas: , , , , , , ,

5 comentarios en ““Arrietty y el mundo de los diminutos”: La aventura del corazón”

  1. Heinz

    Tuve la oportunidad de ver la película hace unos días. De verdad es una delicia para la vista como se apunta en la crítica y nada tiene que envidiar a otras películas del estudio Ghibli. La recomiendo encarecidamente.

  2. Pedro Fortuny

    Quiero verla.

    Y.A.

  3. Julio

    Pedro, pues aún está en la mayor parte de los cines… Si en tu ciudad no la proyectan wn ninguna sala, supongo que tendrás que esperar unos tres meses a que salga en dvd. Un saludo,

  4. Pedro Fortuny

    Sí, bueno, con mis horarios no está nada claro que pueda verla en el cine con calma. Paciencia. Bolonia…

  5. Catalina

    Tuve el placer de ver ‘Arrietty y el mundo de los diminutos’ el fin de semana pasado. De verdad, una película encantadora. Muy recomendable.
    Espero que el próximo año tengamos la oportunidad de ver en nuestros cines ‘Kokuriko-zaka kara’ (Desde la colina de las amapolas), la última película del estudio Ghibli que se estrenó en Japón en julio pasado. Aunque en Japón no ha sido el éxito de taquilla que se esperaba, recibió muy buenas críticas y de verdad se ve muy prometedora.

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve