Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Leche”: Alma de poeta

Para quienes sean amantes de la poesía y del cine, quiero recomendarles la película “Leche” del turco Semih Kaplanoğlu. Que Yusuf, su protagonista, trabaje como lechero y vendedor ambulante o que sea un poeta en ciernes que intenta publicar sus primeros trabajos… es algo más bien accesorio. Lo realmente importante es su alma de poeta, su sensibilidad exquisita, su sentirse fuera de la realidad y más aún de la modernidad. Es un joven que cuando sale al camino… mira al suelo o levanta la vista al cielo para contemplar la luz, el aire y cada una de las maravillas que se le presentan. No es un hombre muy social ni tampoco alegre… y su mundo se encuentra más bien en su interior, en una sensibilidad muy cultivada y poco contrastada con la realidad. Es un idealista capaz de plasmar sobre el papel un amor romántico que desconoce en la vida, un quinto llamado a filas para ser declarado “no apto” por enfermedad y quedar excluido del ejército, un hijo que vive con su viuda madre hasta que los celos le asaltan cuando ella vuelve a enamorarse…

En “Leche” hay mucha poesía también porque su director Kaplanoğlu sugiere y no explicita nada en una trama mínima, porque construye una historia íntima a base de sensaciones bien capturadas por una cámara que se detiene en los rostros y cuida la profundidad de campo y por un excelente trabajo de sonido que recoge lo que la naturaleza ofrece. Apenas hay diálogos, pero no hacen falta porque las miradas de Yusuf y de su madre Zehra son sencillas y claras… aun admitiendo muchos matices y lecturas. Y hay poesía porque utiliza la metáfora sin pesadez y con elegancia, porque alienta un halo de romanticismo sutil y un deje de suspende trágico, porque recoge el sentir popular con sus supersticiones y costumbres y también los sentimientos de una madre y de una mujer que se siente aún joven… y los de un hijo destronado –excelente el plano/contraplano del pescado y el ave, muestra gráfica de una rivalidad mal digerida–, desubicado y con alma de poeta.

Por último, como sucede a la poesía, no hay que exigir una explicación a sus imágenes… sino que más bien hay que conformarse con lo que susciten en cada uno. Esa pedrada a la farola del pueblo, el enigmático prólogo o el último plano con el foco de luz que ciega… son ejemplos del respeto al misterio y a la ambigüedad de la vida, y también a la libertad del espectador para tener su propia película, distinta de la que ha visto quien se ha sentado en la butaca de al lado. Si después de contemplar “Leche” alguno se queda con ganas, podrá continuar con el resto de la “trilogía Yusuf” dirigida por Kaplanoğlu: “Miel” y “Huevo”. Y, por supuesto, que se abstengan aquellos que busquen acción, efectos especiales y un final made in Hollywood.

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Leche”, película distribuida en España por Golem © 2008 Kaplan Film Production. Todos los derechos reservados.

Publicado el 6 junio, 2011 | Categoría: 7/10, Alemania, Año 2011, Drama, Francia, Narrativa y estética, Recomendaciones, Turquía

Etiquetas: , , ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve