Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“La llave de Sarah”: Encerrados en la indolencia

[5/10] Las deportaciones y sufrimientos de los judíos en la 2ª Guerra Mundial son el telón de fondo de “La llave de Sarah”, y también el doloroso recuerdo de la niña del título y el objeto de investigación de una periodista americana. Sarah escapó milagrosamente del holocausto, pero dejó a su hermanito encerrado en un armario cuando la policía francesa arrestaba a su familia en el piso de París. Sin embargo, con la llave, la niña se llevó también la tristeza y un hondo sentido de culpa que ya nunca la abandonaron. Seis décadas después, Julia Jarmond indaga en los hechos ocurridos en 1942 al preparar un reportaje para su revista, y rescata esa misma llave de la memoria para entregársela a los descendientes de Sarah, mientras vislumbra algo de luz a una difícil situación en su vida matrimonial debido a un embarazo.

Este drama firmado por Gilles Paquet-Brenner –adaptación de la novela de Tatiana de Rosnay– aborda el pasado reciente de Francia en su connivencia con las fuerzas de ocupación nazi. Los mismos atropellos y desgracias personales, las mismas tragedias humanas y familiares mil veces vistas… pero sin fuerza ni emoción. No convence una puesta en escena artificiosa ni una deficiente dirección de actores, que hace que la niña no conmueva mientras está en el velódromo y su padre permanece impávido ante los acontecimientos, que quede desaprovechada la categoría de Kristin Scott Thomas al dibujar su personaje sin que sepamos realmente qué la mueve a buscar con tanto ahínco a Sarah –no es suficiente esa defensa de la vida del inocente, judío o no nacido–, y que la cinta termine convirtiendo el periplo de Sarah en una travesía por el desierto en el que el espectador se pierde entre las distintas generaciones.

Un guión algo confuso en lo narrativo dentro de su simplicidad, que va del drama de Sarah al de Julia para encontrarse en una búsqueda de la verdad y de la propia identidad, pero que lo hace de manera insulsa y con un montaje convencional. Sin duda, el pésimo doblaje no ayuda a que la historia y los personajes enganchen con una, a priori, buena historia. Pero tampoco convence la subtrama del embarazo ni la relación de Julia con su marido o su hija –los secundarios están muy poco trabajados–, ni la impostura de un azar que resuelve el conflicto en tierras americanas de la manera más falsa posible (las reacciones del descendiente italiano son inverosímiles, y patético el desenlace… en busca de emociones de mentira).

Al final, ni Paquet-Brenner demuestra estilo propio ni tampoco una mirada personal para tratar un tema muy visitado por el cine, aunque aquí hable de franceses colaboracionistas y no aparezcan esvásticas. Una película fallida que desperdicia la novela, la historia y los magníficos actores de que dispone, y que roba al espectador la llave con la que poder abrir el corazón y conmoverse, o la inteligencia e indignarse… porque todo en la película discurre de manera anodina y lenta, porque cada paso y cada episodio de la joven Sarah le deja frío y distante, siempre confiando en que la trágica llave rescatará una película caótica e indolente.

Calificación: 5/10

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “La llave de Sarah” – Copyright © 2010 Hugo Productions, Studio 37, TF1 Droits Audiovisuels y France 2 Cinéma. Distribuida en España por Emon. Todos los derechos reservados.

Publicado el 4 enero, 2011 | Categoría: 5/10, Año 2010, Críticas, Drama, Francia, Histórico

Etiquetas: , , , , , ,

7 comentarios en ““La llave de Sarah”: Encerrados en la indolencia”

  1. blue

    Totalmente desafortunada crítica. La película conmueve. No deja impávidos a los espectadores ni la película pasa sin pena ni gloria.
    Menos mal que el espectador es inteligente y no se deja llevar por los
    gustos de críticos que como usted descalifican sin tener ni idea.
    Con críticos como usted, nadie iría al cine.
    Que a usted no le haya conmovido no quiere decir que a los demás les ocurra lo mismo.
    Tanto la película como los actores son geniales.
    Lástima que no haya sabido apreciarla.

  2. Julio

    Me alegro de que te haya gustado, blue. Como digo en la crítica, pienso que la historia y los actores daban para más y que el director les saca poco partido. Pero estupendo que hayas disfrutado con ella. Un saludo,

  3. Pedro Fortuny

    No es por nada pero

    “descalifican sin tener ni idea.
    Con críticos como usted, nadie iría al cine.”

    Tendrías que leer críticas de T.S. Eliot para darte cuenta de que el crítico también tiene el deber de expresar lo que está mal hecho. Yo he visto varias películas gracias a los comentarios de este blog. Y “sin tener ni idea” no es lo que quieres decir, seguro…

    Pedro.

  4. buscahache

    Como casi en todo en la vida cada cual tiene sus preferencias; personalmente veo desde producciones de Troma a Bergman -sin que precisamente representen extremos- porque el cine está para entretener, sobrecogernos, hacernos llorar y reir, o asustarnos… Ninguna crítica de cine es completa, ni esperamos que lo sea; lo que sí que esperamos, al menos yo, es un lugar amable para comentar nuestra afición mutua, y aquí lo he encontrado con Julio.

  5. Julio

    Gracias, buscahache. Ese es el tono que quiero para el blog: diversidad, aportaciones constructivas, respeto.

    Pienso como tú: cada película tiene su momento, y cada espectador sus gustos e ideas. Yo prefiero un cine con trasfondo humano y social que me diga algo, pero quiero estar abierto a otras opciones y entiendo que a veces basta con el entretenimiento.

    Y con mis críticas sólo intento aportar una opinión honesta -y lo más atinada y cualificada posible- que pueda servir a quien lo lea. Un saludo,

  6. Pedro Fortuny

    Oh, si todos estamos a lo mismo. Lo que pasa es que las formas son tan importantes para que estemos todos a gusto como lo es segar un jardín: artificial, pero agradable e incluso necesario.

    Creo que todos disfrutamos de este blog.

  7. Julio

    Gracias también a ti, Pedro. No hay ningún problema en que haya disensión y valoraciones opuestas a las mías -incluso os pido a todos que lo manifestéis, si las hay y queréis-, pero lo de las formas y el respeto tiene su importancia, claro.

    Y también dar argumentos para respaldar lo que uno dice… más allá del gusto y la sentencia, para que el resto podamos completar nuestra opinión con esa nueva perspectiva, o variarla y reconocer el error si fuera el caso, o aportar más conocimientos a otros lectores. Hablando y reflexionando nos podemos entender, y todos salimos ganando.

    Un saludo,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve