Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“De dioses y hombres”: La fe, arma para la paz

[10/10]   Pocas veces se puede hablar, con rigor, de una obra maestra en el cine. En este caso, el francés Xavier Beauvois lo consigue con la película “De dioses y hombres”, ganadora de varios premios César en el 2010 y que representó a su país en los Oscar de ese año. En ella se recogen los meses previos al secuestro y asesinato de siete monjes cistercienses a manos de integristas islámicos, triste episodio sucedido en Tibhirine (Argelia) en 1996. Conocemos a unos hombres que llevan años ayudando a todo el vecindario con favores, atenciones o con su sola presencia… sin tener en cuenta su condición, ideas o creencias religiosas. Los musulmanes de la zona les quieren y les consideran sus amigos, y ellos tratan de fomentar aquello que les une, de participar en sus fiestas y en su cultura, y también en sus problemas. Sin embargo, llega el día en que sufren la presión de terroristas y del propio ejército argelino para regresar a Francia, y entonces su fe parece resquebrajarse y las dudas asaltan a más de uno… porque no han ido a ese país para morir en un suicidio colectivo, aunque también es verdad que esa gente son su vida y su familia.

La mirada de Beauvois es tremendamente respetuosa y conciliadora, llena de matices y con gran hondura antropológica, y sabe llegar a los entresijos que explican la decisión de unos hombres que no tenían vocación de mártires. El director participa de la humanidad y de la tolerancia de personas que son modelo de convivencia, y nos muestra una vida de oración que les da la fe y confianza en Dios en momentos críticos. A su vez, no se le escapa el sentido espiritual de esos monjes en su actuación y huye de arquetipos empobrecedores: le interesa remarcar que la religión sabiamente entendida y vivida no conduce a la violencia sino lo contrario, y evita un juicio global peyorativo sobre el creyente musulmán… tan habitual a causa de la acción de algunos extremistas.

Perfecta es la construcción de los personajes: algunos atraviesan su noche oscura del alma con sus inquietudes y debilidades, mientras otros hacen gala de un aplastante sentido común  o de unas firmes convicciones sobrenaturales. Son hombres a los que Beauvois admira tanto como lo hacen los vecinos que acuden a ellos a una consulta médica o sentimental –una mujer dice poéticamente que “son las ramas en que pueden apoyarse, como hacen los pájaros”–, pero también son dioses que saben mirar a lo alto y rezar… tratando de entender las cosas que suceden en un mundo que se está volviendo loco. Emotiva y paradigmática de esa realidad humana y sobrenatural es la escena en el refectorio, cuando brindan con vino mientras escuchan “El lago de los cisnes” de Tchaikovski. Entonces, los placeres del gusto se confunden con las notas musicales llenas de belleza y espiritualidad… y la cámara recorre con primeros planos los rostros de cada fraile, recogiendo miradas que traslucen un gozo profundo y también un sabor a despedida… porque todos son conscientes de que puede ser la última ocasión de estar juntos. Son instantes intensos y conmovedores, en una verdadera explosión de emoción hasta entonces contenida por el director, y que remite a la Última Cena de su Maestro.

Pero el mérito de Beauvois no reside únicamente en saber plasmar unos hechos históricos con honradez y veracidad, sino en hacerlo con un equilibrado guión que no tiene prisa, que se entretiene en recoger los cantos litúrgicos y pequeños detalles muy humanos… como esa receta médica escrita para un analfabeto o ese momento en que el prior va a la habitación del enfermo dormido para apagar la luz y le quita delicadamente las gafas. En realidad, todo permite entender lo que sucede en el interior de unos hombres que viven de su fe y de su caridad, pero que ven cómo las armas entran en el monasterio y amenazan con romper la armoniosa convivencia. Son los claroscuros del alma humana, magníficamente recogidos por la fotografía de Caroline Champetier y por un elocuente plano final donde la niebla cerrada impide ver el más allá de unos monjes que se alejan por los caminos… como si se tratara de “un velo a través del cual hay que acercarse al Invisible y vivir en intimidad con el misterio”.

Si extraordinario es el guión, no menos lo son las interpretaciones de unos actores que asumen con convicción ese comportamiento… como si fueran auténticos monjes. Todos merecen nuestro reconocimiento, aunque el trabajo de Michael Lonsdale como médico es excepcional, lo mismo que el de Lambert Wilson en su papel de prior o el de Jacques Herlin como el anciano y entrañable Amédée. No se trata, por otra parte, de una película de suspense ni de acción o de sentimientos adolescentes que vaya a arrasar en la cartelera, pero sí de un magistral trabajo intimista impregnado de cierto aire documental, con unos hombres libres que supieron pasar la última prueba y vencer el miedo a la muerte, que fueron víctimas de la violencia y del fanatismo de algunos, y que generaron un clima de paz social que antes habían alimentado en su alma con la fe.

Calificación: 10/10

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “De dioses y hombres” – Copyright © 2010 Why Not Productions, Armada Films y France 3 Cinéma. Distribuida en España por Golem. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Publicado el 15 enero, 2011 | Categoría: 10/10, Año 2011, Críticas, Drama, Francia, Histórico, Religioso

Etiquetas: , , , , , , , , ,

8 comentarios en ““De dioses y hombres”: La fe, arma para la paz”

  1. Pedro Fortuny

    Después de haber leído (muy bien) sobre ella en varios foros internacionales, me alegra que te haya gustado. Espero verla pronto.

    Pedro.

  2. Unicornio

    Yo no sé lo suficiente como para saber si se trata de una película perfecta o no. Lo que sí sé es que hacía eones que no veía una película como ésta. Para mí, una de las mejores películas que he visto en toda mi vida, de largo. Tu crítica me parece muy acertada.

  3. Julio

    Yo tampoco sé si es perfecta, unicornio. El tiempo dirá si con los años sigue siendo considerada como obra maestra, pero a mí me lo ha parecido… después de pensar sobre los distintos aspectos de la película y… no saber qué criticar como faltas. Si no le he dado un 10 es sólo porque requeriría una segunda visión para confirmar que no escribía movido por el entusiasmo del primer momento. Pero coincido contigo: una de las mejores que recuerdo, y sin excluir a nadie… piense cada uno como piense.

  4. La Mirada de Ulises » Blog Archive » “De dioses y hombres”: Evasión o victoria de una realidad humana y espiritual

    […] que hace al respecto… para ofrecer a continuación otra perspectiva de lo que se esconde tras “De dioses y hombres”. Según Delorme, en la película de Xavier Beauvois el convento se ha convertido en una “utopía […]

  5. La Mirada de Ulises » Blog Archive » El discurso del Oscar®… a cargo del Rey

    […] y tenía todas las papeletas para vencer… también porque la mejor película del año (“De dioses y hombres”) no estaba nominada. “The fighter” se quedaba con los premios a las interpretaciones de reparto […]

  6. Unicornio

    Finalmente le has puesto un 10 :-)

    Mejor. Lo merece.

  7. Julio

    Sí, unicornio. Modifiqué la calificación, subiéndole de 9 a 10… porque está un punto por encima de otras grandes películas, y había que establecer una jerarquía.

    Aproveché para hacerlo al introducir la categoría de “Calificación” y revisar todas las películas editadas en La Mirada de Ulises (no las que saqué antes de IX-2008 en La Butaca): ahora quien quiera puede ver todas a las que he puesto un 7, 8, 9… incluyendo también clásicos (suelen ser las mejor calificadas, lógicamente)

  8. La Mirada de Ulises » Blog Archive » Las mejores películas del 2011

    […] De dioses y hombres 2. El árbol de la vida 3. Nader y Simin, una separación 4. Thérèse 5. El niño de la bicicleta […]

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve