Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“London river”: Unidos por el amor y la desgracia

[7/10] Londres ha sufrido un atentado terrorista islámico y son muchos los desaparecidos: es el 7 de julio de 2005 cuando unos suicidas han hecho estallar varias bombas en el Metro y en un autobús, provocando el caos y dejando numerosas víctimas entre la población civil. Una triste y dolorosa realidad de la que se sirve Rachid Bouchareb (“Days of Glory”) en “London river” para contar una historia de búsqueda y encuentro. Ese es el propósito de Elisabeth y de Ousmane cuando se encaminan a la capital londinense para ver a sus hijos, jóvenes de los que en realidad saben poco o nada. Ella es protestante y viuda de guerra que trabaja en el campo, mientras que él es un africano musulmán que vive en Francia desde hace años como guarda forestal. Ambos tratan de averiguar el paradero de sus vástagos entre el miedo y la desesperación, y los dos necesitan también recuperar a unos hijos perdidos desde hace tiempo. De esta manera, la desgracia será el vínculo que termine por unirles, como el amor lo fue para los jóvenes, liberados unos y otros de prejuicios y desconfianzas.

Con tono realista y una cámara que sale a una calle multicultural, Bouchareb recoge un ambiente de solidaridad en el que los musulmanes se muestran cercanos a los necesitados. La muerte y la desolación afecta a todos por igual, y es hora de romper con clichés sobre el mundo islámico y la religión. Para ello, se sirve de dos rostros y de dos sensibilidades diametralmente opuestas, de dos maneras distintas de ser y de sufrir la pérdida: frente a una Elisabeth distante, nerviosa y angustiada… sitúa a un Ousmane sencillo, seco y pacífico. Y para darles vida, recurre en primer lugar a una inmensa Brenda Blethyn, que con un movimiento de ojos o fumando un cigarrillo transmite toda la inquietud de una madre desconsolada, para pasar de la mayor de las intolerancias –le resulta inconcebible lo que muestra una foto de su hija en la mezquita– a un entrañable y emotivo abrazo. Le acompaña Sotigui Kouyaté en un papel que fue premiado en Berlín, por su expresión contenida pero llena de hondura y autenticidad.

Son también dos modos de interpretar y de llegar al espectador, que asiste a un drama interior, a un viaje emocional en donde lo de menos es saber si los dos jóvenes murieron o se salvaron del atentado… aunque la historia y la cadencia narrativa nunca pierden interés ni cierto suspense (se ve venir el desenlace, pero la verdadera historia es la de los padres), y el director sabe utilizar con maestría la elipsis y el fuera de campo. Hondura y sentimiento reforzados por una espléndida banda sonora de Armand Amar –que recuerda a los mejores compases de Philip Glass–, intensidad dramática ante unas llamadas telefónicas en las que siempre responde el contestador, y una foto reveladora que se hace esperar al espectador cuando la madre se pregunta si tendrá que comprar un sombrero nuevo –en una de las mejores escenas, llena de sutilidad–. Una película sencilla y dolorosa, íntima y conmovedora, que habla de solidaridad y de terrorismo, de tolerancia y de racismo… y por encima de todo, del amor que rompió barreras y de la desgracia que una vez unió civilizaciones.

Calificación: 7/10

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “London river” – Copyright © 2009 3B Productions, Arte, The Bureau y Tassili Films. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Publicado el 16 julio, 2010 | Categoría: 7/10, Año 2010, Argelia, Críticas, Drama, Francia, Gran Bretaña

Etiquetas: , , , , , , ,

Un comentario en ““London river”: Unidos por el amor y la desgracia”

  1. La Mirada de Ulises » Blog Archive » El mejor cine de 2010

    […] doll”, “Las posibles vidas de Mr. Nobody”, “La nana”, “La Bohème, de Puccini”, “London river”, “Fantástico Sr. Fox” y “En tierra […]

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve