Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Ashes of time redux”: Wong Kar-wai y el amor que se desvanece

El año pasado los cines exhibieron la nueva versión de “Ashes of time” (1994) con el añadido de “redux” tras los arreglos del director, y recientemente ha sido editada en dvd para regocijo de los incondicionales de Wong Kar-wai. Tengo que confesar que me ha encantado, aunque temática y formalmente sea más de lo mismo… pero su personalidad visual y su colorido resultan fascinantes, las atmósferas son tan etéreas y cargadas a la vez, y la emoción evanescente que flota en el ambiente… Gran mérito lo tiene el director pero también su fotógrafo Christopher Doyle, capaz de imprimir un sello particular a todo su cine e impregnar de sensaciones agridulces a cada plano.

De nuevo, nos encontramos con el amor buscado y no correspondido, con las dificultades y el miedo a un nuevo rechazo, con la necesidad de recuperar algunos momentos de un pasado feliz, y con el tiempo devorador de recuerdos. En “Ashes of time redux”, un intermediario en la contratación de espadachines asesinos evoca durante cuatro estaciones sendas historias de traición, venganza y pasión, de esposas fieles que siguen a sus maridos mercenarios y de otras que se casan con el hermano de su esposo… Corazones heridos de amor y heridas sin cicatrizar junto a mentes que beben vino para olvidar, y también amores no confesados y siempre anhelados, e intentos por rectificar o por no olvidar el amor de un día ya lejano. Todo el abanico de sentimientos románticos está presente en la cinta.

Como siempre en el cine del cineasta de Hong-Kong, el tiempo que pasa inexorablemente ocupa un lugar protagonista, y el recuerdo se constituye como única forma de posesión… cuando el amor se ha ido o quizá cuando nunca llegó a existir (es posible que nunca se hayan visto esas flores de melocotón…). De hecho, la estructura circular de la película no evita la absoluta fragmentación del relato épico-romántico, y cada historia se nos ofrece con recuerdos y realidades mezcladas y desordenadas en la cabeza del intermediario, con idas y venidas en el tiempo…, con implicaciones de unas en otras… No importa mucho la confusión narrativa (la segunda vez que se ve, todo está más claro… como es evidente), porque la sensación de búsqueda y pérdida, de amor y desazón, de angustia placentera es tal que… merece la pena.

Visualmente, Wong Kar-wai despliega todo su repertorio habitual, con un color saturado y muy trabajado en post-producción que hace que los planos sean manchas de color en movimiento –como ya se advierte en los créditos iniciales– que podrían llevar la firma de Turner, con peleas de espadachines rodadas con elegancia coreográfica y gran dinamismo, con ralentíes y planos congelados que quieren atrapar los sentimientos, con planificaciones de enorme belleza. Todo los hemos visto antes en “In the mood for love”, en “My blueberry nights”… por lo que ahora quiero resaltar la espléndida banda sonora de Frankie Chan y Roel A. Garcia, envolvente y arrebatadora, nostálgica y suscitadora de un torbellino de emociones a flor de piel.

Por último, tenemos a un reparto excepcional que realiza un trabajo a la altura de la cinta: Leslie Cheung, Tony Leung Ka Fai, Maggie Cheung o Brigitte Lin prestan su rostro y su mirada para transmitir esas emociones silenciadas y celosamente guardadas en su memoria, ahora sacadas a flote por la cámara de Wong Kar-wai. Una historia sobre la fragilidad del amor y sus dificultades, sobre la heroicidad de unos enamorados que no vendieron su amor, sobre el recuerdo y las heridas del tiempo… que siempre deja “una nueva primavera” para seguir esperando que florezcan las flores de melocotón, para encontrar la felicidad y la paz después de tanta pelea y sangre vertida sobre el vasto desierto –excelente marco para retratar la sed afectiva–. Una excelente cinta y un placer para los sentidos, aunque el aire parezca congelado y asfixie, aunque la tristeza y la melancolía todo lo invadan.

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Ashes of time redux” – Copyright © 2008 Block 2 Pictures, Scholar Film, Jet Tone Productions y Beijing Film Studio. Fotos por Lau Wai Keung y Chan Yuen Kai. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Publicado el 28 julio, 2010 | Categoría: 8/10, Años 90, China, Directores, Drama, Filmoteca

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

2 comentarios en ““Ashes of time redux”: Wong Kar-wai y el amor que se desvanece”

  1. κριτικός

    Siguiendo tus sabios consejos, Julio, he visto la película. No voy a negar que soy un incondicional del director, pero aún así pienso que cualquiera que la vea con calma tiene que pensar en cómo ha resuelto los nudos de su vida emocional.
    Si algo nos trasmite en esta película es que hay momentos en los que las decisiones marcan el futuro devenir. Es un problema ante el que todos nos enfrentamos en diferentes momentos de nuestra vida: escoger si nos damos a una persona o no… si quemamos las naves o no.

    Wong Kar-wai nos dice que después del paso del tiempo sólo quedan recuerdos y remordimientos (las “cenizas”) de aquellas decisiones que tomamos y hoy reconocemos equivocadas. Al final parece buscar una cierta redención pero nos deja un cierto regusto amargo de la imposibilidad de la redención de la persona que un día tomó una decisión equivocada.

  2. Julio

    Me alegro, κριτικός, que te gustara. Me parece que Wong Kar-wai siempre mira el pasado y el recuerdo con tristeza y desencanto, y las equivocaciones que hayan hecho imposible que progresase un amor nunca se resuelven por la vía del perdón, redención y recomenzar… aunque fuera con otra relación. No hay aprendizaje, y sólo lamento emocional y superficial que queda como suspendido en el tiempo. Pienso que es una constante en sus películas, y que nunca hay conciencia de culpa (eso se lo deja para los europeos), por mucho que cuenten sus secretos para purificarse interiormente… Un saludo,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve