Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Baarìa”: El cansino sueño de un comunista

[5/10] Hace tiempo que las películas de Giuseppe Tornatore se promocionan bajo la etiqueta de su exitosa “Cinema Paradiso”, algo que levanta expectativas que pueden convertirse después en decepción. Es lo que sucede con “Baarìa”, que toma de aquélla una historia personal y familiar para retratar la Italia de buena parte del siglo pasado, la partitura de aires nostálgicos compuesta por Ennio Morricone, todo el decorado del típico pueblo siciliano reconstruido al modo de Cinecittà, y más de un plano y movimiento de cámara que hablan de su amor por el cine y por las clases populares. Aquí nos presenta una crónica socio-política de Baarìa, un pueblo de Palermo dominado por mafias y caciques a los que hará frente Peppino Torrenuova, un joven comunista empeñado en hacer justicia, además de sacar adelante a una familia cada vez más numerosa.

Tornatore adopta el tono amable y costumbrista del realismo mágico de Vittorio de Sica, introduce un toque surrealista para hablar de las utopías de un soñador, y lo presenta con un envoltorio tragicómico y esperpéntico al retratar a los diversos caciques. Estereotipos y caricaturas para unos personajes planos en su evolución, que realizan su viaje en el túnel del tiempo gracias a sus ideales de amor o justicia social, pero con unas historias que nos son presentadas confusamente, con elipsis construidas en serie y algún flash back innecesario, con personajes desubicados –como la adivina– que no aportan nada al lienzo general o que carecen de frescura –como el cura o el cacique–, y con unas salidas mágicas que rompen las leyes de la gravedad… para cerrar una larga y pesada cinta de dos horas y media, que se hace previsible, plana y complaciente.

En “Baarìa” se busca el sentimiento del espectador con una historia de amor, pero está muy lejos de la de Totó y se resuelve con tanta simpatía como ausencia de verdadera emoción y fuerza. La vertiente histórica italiana se construye a base de apuntes sueltos que van dando entrada a Mussolini, a la república o a la democracia… que se suceden automáticamente, lo mismo que el movimiento comunista y su tradicional enfrentamiento con la democracia cristiana, la reforma agraria o la misma mafia. Mayor incidencia se pone en resaltar un discurso comunista trasnochado puesto en boca de un luchador… hasta que entiende que el hombre es lo único verdaderamente importante a la hora de cambiar la sociedad y también que merece la pena brindar por ese nuevo hijo que llega… aunque no se ganen en las elecciones. Las interpretaciones están a merced de una historia estereotipada, con personajes de poca interioridad y que actúan más como agentes de una historia que se repite… cuando no se termina cargando de un simbolismo excesivamente solemne.

La historia de Peppino y el pendiente de su hija o del pequeño Pietro y la mosca de su peonza tienen aliento poético y trascienden el marco concreto, pero no pasan de ser breves destellos en que la humanidad y la justicia parecen quedar reservados al ámbito de los sueños de un idealista, o se quedan en oscuras metáforas de esa lucha por la libertad de un comunista comprometido. A “Baarìa” le falta vida y sentimiento en sus personajes –sólo hay momentos de sensiblería poco duradera y sincera–, y le sobra acartonamiento en su discurso y en sus decorados (aunque el diseño de producción sea lo mejor de la cinta). Por eso, aunque Morricone se empeñe en hacernos volar con Pietro, el espectador permanece un poco aburrido en su butaca… si no se ha dormido como el chico.

Calificación: 5/10

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Baarìa” – Copyright © 2009 Medusa Film. Distribuida en España por TriPictures. Todos los derechos reservados.

Publicado el 22 mayo, 2010 | Categoría: 5/10, Año 2010, Comedia, Críticas, Drama, Italia

Etiquetas: , , , , ,

Un comentario en ““Baarìa”: El cansino sueño de un comunista”

  1. Manuel Márquez

    Pues vaya, compa Julio, y yo que me había planteado seriamente la opción de ir a verla (bueno, para qué voy a mentir, es que es el único estreno de la semana que ha llegado a la cartelera de Córdoba; qué vergüenza, mami…). Después de leer tu crítica, tan precisa y medida como de costumbre, ya me lo tengo que pensar más seriamente; se ve que Giuseppe Tornatore se ha convertido en el ejemplo prototípico de autor sepultado por el éxito de una opera prima a cuyo nivel ya no ha vuelto a llegar en toda su producción posterior: ni es el primero, ni será (me temo) el último…

    Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve