Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Lourdes”: Milagros para el cuerpo y para el alma

[9/10] Lourdes es por antonomasia el lugar del milagro, y a él se encaminan todos aquellos que sienten alguna necesidad o enfermedad, principalmente de carácter físico. La fe les lleva a pedir a la Virgen que les sane, también empujados por experiencias ajenas que querrían que querrían para sí. Constantes peregrinaciones alentadas por una religiosidad popular que convive con complejas actitudes donde lo humano se mezcla con lo divino, y siempre con la esperanza de ser un poco más felices. Allá se dirige también Jessica Hausner, que con su cámara se suma a un grupo de peregrinos para detenerse con Christine, una joven a quien la esclerosis múltiple la ha postrado en una silla de ruedas. Ella no es muy creyente y le gustan más las salidas culturales, pero necesita encontrar el sentido a la vida y tiene una enfermedad en el corazón que le duele más que la parálisis que sufre.

En “Lourdes”, la directora austriaca mira con respeto a quienes se mueven por su fe y creen en el milagro, pero su objetivo se adentra en los personajes para escrutar otras enfermedades del alma que poco tienen que ver con su relación con Dios. En esa aproximación al individuo de la calle, realiza un admirable retrato de personajes, sutil, realista y tremendamente humano, donde la amistad y la necesidad de sentirse útil –magistral la compañera de habitación, sin que tercie una palabra entre ellas– coexisten con la envidia y la amargura, y donde la fe de unos choca con el escepticismo de otros o el hambre de afecto se mezcla con otros sentimientos más interesados y superficiales. Una galería de secundarios perfectamente dibujados, a veces con breves trazos como en el caso de las dos amigas chismosas, del policía descreído o del anciano amargado que parece alegrarse cuando la duda del milagro se instala tras el baile y caída de Christine. También resulta muy interesante el personaje de Cécile, la estricta y perfecta enfermera que esconde más de un deseo reprimido y también algún misterio que acabará saliendo a flote.

Y es que Hausner consigue penetrar en el alma de todos ellos para, delicadamente, mostrar sus anhelos y mezquindades, su soledad y necesidad de cariño, su débil fe y su deseo de creer. No estamos ante una película religiosa destinada a un público creyente, aunque el marco y los interrogantes acerca de Dios y su arbitrariedad apunten en esa dirección. Más bien, asistimos a una mirada contemplativa y comprensiva con la condición humana, que deja libre al espectador sin tratar de explicarle los misterios de la vida ni la doctrina cristiana sobre el dolor, donde el principal milagro –al margen del desenlace de la curación física– se da en el corazón de quien ha aprendido a quererse como es y a buscar ahí esa felicidad efímera y escurridiza, en un magnífico plano final que hace que toda la película cobre sentido y merezca la pena.

Austeridad formal con predilección por el plano fijo, con una narrativa despojada de lo accesorio y una puesta en escena sin artificio. Se evita, por tanto, cualquier elemento que distorsione esa realidad, con lo que la película adquiere un tono documental y la cámara se sitúa en un discreto segundo plano para no hacerse notar, donde no hay música extradiegética que reclame el sentimiento, y donde las interpretaciones son tan contenidas como frías y destaca una Sylvie Testud de mirada franca y atractiva naturalidad. Una película extremadamente delicada e intimista, honesta –se aprecia un sincero esfuerzo por entender el sentido del dolor– y sin concesiones, con una historia mínima y de gran hondura, con un despojamiento y desnudez formal que sabe penetrar en el alma de unos enfermos de desamor que acuden a Lourdes en busca de milagros para el cuerpo pero también para el alma.

Calificación: 9/10

Imagen de previsualización de YouTube

Imágenes: Fotogramas de “Lourdes” – Copyright © 2009 Coop99, Essential, Parisienne de Productions y Thermidor. Distribuida en España por Alta Classics. Todos los derechos reservados.

Publicado el 4 abril, 2010 | Categoría: 9/10, Alemania, Año 2010, Austria, Críticas, Drama, Francia, Religioso

Etiquetas: , , , ,

3 comentarios en ““Lourdes”: Milagros para el cuerpo y para el alma”

  1. La Mirada de Ulises » Blog Archive » Películas en las que “no pasa nada”

    […] ventana” de Carlos Sorin, o la israelí “La banda nos visita” o la recién estrenada “Lourdes” de las que cuesta decir de qué van… porque recogen historias pequeñas e casi imperceptibles […]

  2. La Mirada de Ulises » Blog Archive » “La última cima” o lo sagrado hecho real

    […] al sufrimiento… La prueba está en películas tan dispares como “Bienvenidos al Norte” o “Lourdes”, “Once” o “Las alas de la vida”, por poner ejemplos variados de los dos últimos años. Son […]

  3. La Mirada de Ulises » Blog Archive » El mejor cine de 2010

    […] Fincher – “The secret of Kells”, de Tomm Moore – “Copia certificada”, de Abbas Kiarostami – “Lourdes”, de Jessica Hausner – “La cinta blanca”, de Michael Haneke – “El silencio de Lorna”, de […]

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve