Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Ciudad de vida y muerte”: Los horrores de la guerra

[7/10] Hace poco lo veíamos en “Katyn” y ahora nos lo vuelve a mostrar “Ciudad de vida y muerte”: la guerra como elemento deshumanizador y como caldo de cultivo para actos de salvajismo en que la vida pierde todo su valor y dignidad. Si Andrzej Wajda buscaba esclarecer la verdad sobre la matanza de oficiales polacos a manos soviéticas, Lu Chuan se acerca con esta película a la masacre que los japoneses perpetraron en su ocupación de Nanjing en 1937. Una historia real plasmada con imágenes impactantes que quedarán grabadas en la memoria del espectador, que asiste a unos tiempos donde es más difícil morir que vivir, y sentir horror y compasión ante tanto dolor y sufrimiento. Son momentos de crueldad sin límite que hacen germinar héroes y mártires de una causa (la humana), a la vez que generan sentimientos encontrados de admiración y odio ante semejante atropello.

El primer tercio de la cinta se mueve entre el documental de guerra cruenta y cierta confusión narrativa, mientras la cámara al hombro recorre la trinchera al modo en que lo hiciera en “Senderos de gloria” o se pasea por una ciudad en ruinas adoptando un punto de vista subjetivo que aporte dramatismo a la situación. Desde el inicio no da tregua al espectador y mira a las víctimas con la misma crudeza y contundencia con que el fusil las apunta y mata, aunque sintiendo el dolor y cercanía ante su indefensión. Cuando decide entrar a las historia personales, la violencia se hace incluso más dura y emocional, pero no menos sangrienta. Nos obliga a asistir, sin poderlo ocultar y sin hacer nada, al lamentable espectáculo de ejecuciones a quemarropa, de suicidios y violaciones humillantes, de matanzas de niños, mujeres y enfermos… en escenas sobrecogedoras tratadas sin medias tintas, como en el caso del sacrificio exigido a esas trescientas mujeres que deben “dar consuelo” a los soldados japoneses, momento más lacerante aún que aquellos otros en que los civiles que son enterrados o quemados vivos.

A la sequedad con que se nos presenta la matanza de inocentes se suma el drama íntimo y emotivo de algunos personajes, que huyen del estereotipo y que tratan de sobreponerse con una actitud de humanidad. Desde el alemán nazi que bien podría llamarse Schindler, hasta su secretario chino que pasa de traidor por obligación familiar a mártir por amistad –en un final que recuerda a “Roma, città aperta”–, pasando por ese grupo de mujeres fuertes que saben de amor más de lo que parece, o por ese japonés arrepentido que mira perplejo y desconcertado –su punto de vista es el más interesante para ver la película– un escenario de animalidad que le lleva a entender un poco lo que es el amor, el perdón y la misma muerte. Todos ellos responden a esa mirada patriótica que trata de mirar por encima de las fronteras –de la Muralla China– para descubrir al hombre y comprender la mezquindad o altura que puede alcanzar.

Al final, después de tanta vejación, muerte y desolación, Lu Chuan pone su nota de esperanza y humanismo en un indisimulado homenaje a Chaplin, con esa pareja de enamorados –padre e hijo, en este caso– que logran escapar de la brutalidad de la guerra, alejándose juntos por un camino desierto. Pero si la fuerza de la película arranca de la historia y del realismo de su puesta en escena –en ocasiones excesivamente explícita y con clara vocación de impactar–, lo más destacable es su magnífica fotografía en blanco y negro, una cuidada planificación que nos deja auténticos cuadros del horror, y un esmerado trabajo de sonido que termina por generar ambientes estremecedores que nos meten la angustia y el miedo en el cuerpo. Una película polémica tanto en China como en Japón, intensadura y sin concesiones al mostrar los horrores de la guerra y destacar el heroísmo de algunos hombres y mujeres buenos. Su apuesta por la veracidad histórica y su belleza formal le hicieron merecedora de la Concha de Oro como mejor película en el último Festival de San Sebastián.

Calificación: 7/10

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Ciudad de vida y muerte” – Copyright © 2009 Beijing Film Studio, China Film Group, Media Asia Films y Chuan Production. Distribuida en España por Karma Films. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Publicado el 10 abril, 2010 | Categoría: 7/10, Año 2010, Bélico, China, Críticas, Drama

Etiquetas: , , , , , ,

4 comentarios en ““Ciudad de vida y muerte”: Los horrores de la guerra”

  1. cyranobix

    Coincido profundamente contigo, Julio. ¿Qué me dices de la danza del ejército japones a golpe de tambor? No sabes qué pensar, porque la belleza del momento se funde con el terror de seres capaces de destruír sin compasión. Saludos.

  2. El unicornio

    Yo soy de las que piensa que, de haber venido firmada por una de las vacas sagradas de Hollywood, tendríamos esta maravilla hasta en la sopa. Volví a verla ayer, varios meses después de verla en el Zinemaldia, y volvió a conmocionarme y a emocionarme igual que entonces. Personalmente, creo además que la comparación con películas como El pianista o Saving Private Ryan es tremendamente injusta, por cuanto especialmente la primera parece, comparada con esta de Lu Chuan, una película de cartón piedra. En cuanto al problema de la (ir)representabilidad del horror que planteaba Lanzmann en Shoah (en mi opinión, muy mal resuelto por Spielberg con aquella escena tramposa de las duchas o el truco del rojo), queda perfectamente resuelto aquí. Lu Chuan nos ofrece esperanza pero no nos engaña: allí donde no hubo ni un ápice de compasión nos muestra lo que hubo.

  3. La Mirada de Ulises » Blog Archive » El mejor cine de abril

    […] “Ciudad de vida y muerte” asistimos a toda la fuerza de la masacre que los japoneses cometieron en su ocupación de Nanjing […]

  4. La Mirada de Ulises » Blog Archive » El mejor cine de 2010

    […] Dardenne – “Un profeta”, de Jacques Audiard – “A propósito de Elly”, de Asghar Farhadi – “Ciudad de vida y muerte”, de Lu Chuan – “Océanos”, de Jacques Perrin y Jacques […]

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve