Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“El corredor nocturno”: La mala conciencia

[4/10] En estos tiempos de crisis y de ausencia de convicciones morales, no está de más que el cine rompa una lanza a favor de la ética personal y laboral. Ese es el empeño de Gerardo Herrero al adaptar la novela de Hugo Burel, y ponerse tras la cámara para rodar “El corredor nocturno”. Pero no bastan las buenas intenciones, porque el intento hubiera requerido mayor claridad y equilibrio narrativo en el guión, una puesta en escena más verosímil y convincente, y una menor palabrería y pretenciosidad… porque al final este thriller psicológico deja frío al espectador, cuando no perdido en los rincones reales o mentales de su protagonista. Eduardo en un joven ejecutivo que ha ascendido en la multinacional de manera no muy ortodoxa, y que verá complicado su futuro con la aparición del enigmático Raimundo Conti, que asegura ser su más fiel amigo dispuesto a todo por ayudarle, y que se introduce incluso en su círculo familiar a pesar de la desconfianza y rechazo de Eduardo.

El director de “El principio de Arquímedes” nos ofrecen una película abstracta y psicológica, conceptual y misteriosa, en la que todo quiere cobrar sentido a medida que avanza la historia de Eduardo. Sin embargo es fácil que uno se quede por el camino, y no porque la trama sea difícil de entender sino porque no engancha ni avanza con ritmo regular, porque el guión no está bien construido en sus giros o subtramas. Las sucesivas apariciones de Conti vienen siempre cargadas de un halo metafísico y hermético, con una palabrería vacua y referencias incomprensibles para Eduardo y para el espectador. Un suspense falso y mantenido a partir de la palabra a medio decir –lo mismo sucede con las alusiones del compañero a punto de jubilarse–, con flash back artificiosos y reacciones sorprendentes en un desconcertado y errático Eduardo. Demasiada conducción del misterio a través de la ocultación de pistas, y una puesta en escena fría e irreal que no convence hasta el final (entonces ya es demasiado tarde), donde lo mejor es la fotografía, y el gesto adusto y siniestro de Miguel Ángel Solá.

Con el avance de la historia, [spoiler] el espectador se percata de que Gerardo Herrero quiere transmitirnos la mala conciencia de un marido infiel, de un amigo desleal, de alguien que vendió su alma al diablo para ascender en la empresa y solventar su delicada situación económica. Una losa que le acompaña y persigue de continuo y que amenaza con arrastrarle como un perro, con arruinar su vida familiar o con precipitarle por la ventana o disparándose un tiro. Pero esa lección moral no llega al espectador porque se ofrece de manera críptica y confusa, porque no provoca ninguna emoción dramática ni reflexión más allá del mensaje largamente ocultado, porque narrativamente no funciona la historia personal. Tanto Leonardo Sbaraglia como Miguel Ángel Solá interpretan son solvencia su papel de individuo desconcertado o de conciencia vestida de negro respectivamente, pero sus personajes no invitan al espectador a sintonizar con ellos porque están mal dibujados en el guión, y cuesta entender que todo se dé en la cabeza del primero o que el segundo solo sirva sólo de vehículo moral.

Por otro lado, toda la subtrama empresarial con el director americano resulta impostada y sin vida auténtica, destinada más bien a castigar al capitalismo salvaje que regula plantillas sin ética ni humanidad, lo mismo que las del policía solitario o la de la viuda trastornada, que distraen y rompen el ritmo más que ayudar en la narrativa del film. Bienintencionada pero fallida película hispano-argentina, que nos trae a la pantalla monstruos empresariales y fantasmas interiores en una huida permanente hacia adelante, la de quien corre sin parar en la oscuridad de la noche sin saber que se precipita hacia la soledad y la ruina moral, cayendo en la amnesia de quien no desea llegar a la verdad ni permitir que su conciencia le ponga reparos en su fulgurante carrera.

Calificación: 4/10

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “El corredor nocturno” – Copyright © 2010 Castafiore Films, Tornasol Films, Realizaciones Audiovisuales A.I.E., Zona Audiovisual y Haddock Films. Distribuida en España por Alta Classics. Todos los derechos reservados.

Publicado el 10 marzo, 2010 | Categoría: 4/10, Año 2010, Argentina, Críticas, España, Thriller

Etiquetas: , , , , , ,

3 comentarios en ““El corredor nocturno”: La mala conciencia”

  1. Manuela

    En Huelva la estrenaron el Viernes pasado y ya hoy no está.

  2. Juancito

    Perdi 2 horas de mi tiempo viendo esa pelicula de mierda, no la recomendaria, no la volveria a ver. Un poronga.

  3. gaston

    acabo de verla y rescato las actuaciones y lo bien filamda que esta. pero, alguien me podria explicar el final por favor?

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve