Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“El concierto”: (Son)risas y lágrimas en armonía eslava

[7/10] Si lo que se busca al ir al cine es entretenimiento desde la risa y la lágrima, “El concierto” es una buena elección. Con ella, Radu Mihaileanu nos ofrece una película amable y simpática, divertida y entrañable, con voluntad de agradar desde la sencillez y la falta de pretensiones. Como ya hiciera en “Vete y vive”, parte de una situación de suplantación de identidad para hacer viajar a toda una orquesta desde Moscú hasta París, y tocar allí el Concierto para Violín de Tchaikovsky, un viejo sueño truncado hace treinta años por la intolerancia de Brezhnev y que precisa una reparación. Pronto sabemos que quien trata de reunificar a la antigua orquesta es Andrei Filipov, célebre director de la Orquesta del Bolshoi caído en desgracia por defender a sus músicos judíos, y que ahora trabaja como limpiador. Pero él y sus compañeros de viaje esconden secretos propósitos personales, con los que buscan revivir épocas pasadas de mayor esplendor en la música, en el partido o en los negocios, todas ellas realidades que llevan en la sangre.

Comienza el director rumano apostando por la comedia más loca y disparatada, y le imprime un ritmo trepidante a la acción buscando la carcajada con situaciones absurdas y comentarios más tópicos que ingeniosos, pero que funcionan bien y consiguen el efecto deseado. Mitines comunistas con acólitos bien pagados, judíos que no pueden evitar ver negocio en todo lo que tocan, un manager ex-KGB que suspira por los viejos tiempos del partido o un magnate que duda entre comprar un equipo de fútbol o ser sponsor de su capricho musical. Son pasajes ligeros e increíbles que invitan a la sonrisa porque sus personajes causan pena y compasión en su desgracia cómica, y desde ahí se ganan al espectador para desear que triunfen en el ansiado concierto. Poco a poco, sin embargo, la cinta va desplegando un dramático pasado en blanco y negro, y los flash back evidencian –quizá de manera innecesaria– aquellos momentos de atropello y humillación. Entonces, la comedia se convierte en melodrama que apunta hacia el descubrimiento de la verdad por la joven solista y también hacia el concierto final, clímax emotivo largamente esperado y que provoca más de una lágrima.

De narrativa convencional y previsible, con personajes estereotipados y caricaturescos en su dibujo, la historia funciona mejor desde la óptica de Filipov que de Anne-Marie. Sin duda, a ello contribuye la buena interpretación de Alexei Guskov como director loco por la música de Tchaikovsky y necesitado de restañar heridas del pasado, mientras que Mélanie Laurent tiene que conformarse con un personaje más bien pasivo al que dota de poca fuerza, a pesar de su aceptable interpretación. Sin embargo, hay que destacar la inevitable apoteosis del concierto, donde Alexei y Mélanie sí entablan un diálogo de miradas que busca la última armonía y que alcanzan el sentimiento del espectador, y donde se recupera el espíritu eslavo que lleva a todos los músicos a un emotivo pasado que reviven y que les hace ser una orquesta.

Está logrado también el retrato, desde la comedia del ridículo, que se hace de la decadente Unión Soviética, con brochazos de desilusión y desencanto, de desconfianza con los cambios y remoción de puestos traída con la perestroika, de crítica a unos nuevos ricos tan corruptos como los anteriores. Una comedia optimista y muy humana, con su toque folclórico y también crítico hacia el comunismo (y de otra manera, también al capitalismo), que busca revivir la armonía eslava y restaurar el honor atropellado, entre (son)risas y lágrimas de los personajes que se contagian al espectador.

Calificación: 7/10

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “El concierto” – Copyright © 2009 Les Porductions du Trésor, Castel Film, Bim Distribuzione, RTBF, France 3 Cinéma, EuropaCorp, Panache Productions y Oï Oï Oï Productions. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Publicado el 14 marzo, 2010 | Categoría: 7/10, Año 2010, Comedia, Críticas, Francia, Melodrama, Musical

Etiquetas: , , , , , ,

4 comentarios en ““El concierto”: (Son)risas y lágrimas en armonía eslava”

  1. El unicornio

    Vaya por Dios, anoche estábamos a las once menos veinte en la puerta de los cines y tuvimos la “brillante” idea de venirnos a casa porque pensábamos que estaríamos mejor con una manta… y resulta que no está tan mal :-( Desde luego el tema me parece interesante.

    Ay, pues iremos otro día.

  2. La comedia más humana y difícil | CinemaNet

    […] “El concierto” […]

  3. La Mirada de Ulises » Blog Archive » El mejor cine de 2010

    […] de Lone Scherfig – “(500) días juntos”, de Marc Webb – “Origen”, de Christopher Nolan – “El concierto”, de Radu Mihaileanu – “Shutter Island”, de Martin Scorsese – “Welcome”, de Philippe Lioret […]

  4. El concierto

    […] Artículo publicado en La Mirada de Ulises […]

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve