Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“La grandeza de vivir”: El dolor de la pérdida y el bálsamo de la amistad

[5/10] No hay duda de que tiempos como la Navidad son propicios para el recuerdo y la nostalgia, para el sentimiento y el afecto familiar, pero también que pueden ser una ocasión para que rebrote el dolor por la pérdida y la soledad, por el rencor o la amargura cuando éstos permanecen agazapados en el corazón. Entonces, todo se intensifica ante la alegría y alborozo del ambiente, y hay quien puede sufrir la ausencia de algún ser querido y desear “que Papá Noel no venga ese día a su casa”. Eso es lo que sucede a cuatro ancianos de la residencia de “La grandeza de vivir”: dos hermanas solteronas, un juez viudo y una antigua diva, todos ellos solitarios y cascarrabias hasta la extenuación, incapaces de una palabra amable y de un detalle de servicio. Con ellos tendrá que lidiar Ellie, una joven “liberal” que acaba de romper con su novio y que ha comenzado a trabajar allí con su hermana para ganar algo de dinero. En cada personaje, Anthony Byrne recoge una manera de haberse “dado de baja en la vida” para encerrarse en sí mismos, para empeñarse en hacer la vida imposible al de al lado… soltando todo el dolor no digerido por la mujer fallecida, por el hijo no conocido, por el amor perdido.

Desde los primeros compases, el espectador percibe el tono amable de la cinta y su carácter convencional, y sabe perfectamente lo que se va a encontrar a medida que la historia avanza. En ella todo está en función del mensaje complaciente que busca redimir a unos ancianos y sacar de su interior las ganas de vivir, y por eso se sacrifica cualquier atisbo de realismo y originalidad: los personajes no son dibujados con excesivos ni complejos matices que expliquen su permanente malhumor ni una transformación que resulta inverosímil y nada convincente. Nos movemos siempre en el terreno de lo esquemático y simple, de la fábula y el cuento, que alcanza su máximo exponente con el inspector del ministerio de Sanidad que les visita. Situaciones de soledad, dolor y miedo a la pérdida… tratadas blandamente y con encanto, con algunos momentos entrañables subrayados por una banda sonora que recurre al piano o a la cuerda para generar nostalgia o lirismo, por unas canciones con letras que inciden y resumen lo que tienen las historias en común, y por unos parajes otoñales donde nieva plácidamente y donde los rayos de sol aportan luz y calor navideños. En ese clima amable y balsámico, de exaltación del sentimiento y de la amistad, choca sin embargo la salida y apología que se hace de la droga, como remedio a la tristeza y a los problemas.

Las interpretaciones se mantienen en el mismo ámbito de lo placentero, con actuaciones sentidas pero no interiorizadas… a pesar del extraordinario plantel de actrices encabezado por Vanessa Redgrave y seguido por Imelda Staunton –más histriónica que ninguna– o por Brenda Fricker, sin olvidar a Joss Ackland. Tampoco se explica bien el comportamiento de Ellie ni las relaciones con su hermana, con su madre o con su novio… y Hayley Atwell es sobre todo un rostro amable y dulce que aporta el espíritu juvenil a la historia. Pero así es como los caracteriza un guión que solo busca la dulzura navideña y el reencuentro con la vida, que carece de fuerza dramática o sorpresa… aunque –como dice la canción del inicio– “puede que no sea algo nuevo, pero me gusta. ¿Y a ti?”. Esa es la baza de este cuento irlandés, del que el espectador saldrá complacido, lleno de esperanza y sentido positivo, dispuesto a tener paciencia con los exabruptos de quienes están de mal humor en esta época del año… porque tendrán algún dolor en el alma pero del que siempre podrán curarse con un poco de cariño y paciencia.

Calificación: 5/10

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “La grandeza de vivir” – Copyright © 2007 Ferndale Films, Prescience Film Partners, Lipsync Productions, Head Gear Films, Bankside Films, RTE y Northern Ireland Film & Television Commission. Distribuida en España por Sherlock Films. Todos los derechos reservados.

Publicado el 30 diciembre, 2009 | Categoría: 5/10, Año 2009, Comedia, Críticas, Drama, Irlanda

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Un comentario en ““La grandeza de vivir”: El dolor de la pérdida y el bálsamo de la amistad”

  1. La Mirada de Ulises » Blog Archive » Comedias que juegan con el amor y las drogas: “No es tan fácil” y “La grandeza de vivir”

    […] los buenos sentimientos y el poder regenerador del amor. Me refiero a “No es tan fácil” y a “La grandeza de vivir”, ambas de producción americana y en la línea más placentera y convencional. Al margen de los […]

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve