Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

Escuela de “Capitanes intrépidos” y de humanidad

Pocas películas han recogido mejor las emociones y el espíritu aventurero que esta adaptación de la novela de Rudyard Kipling. Un niño malcriado, Harvey, necesita una lección de humildad y un poco de cariño, y lo va a encontrar después de tres meses… en una escuela un tanto especial. Caído al mar desde un crucero por accidente, es “pescado” por Manuel, un marinero portugués que habla con Dios como con un compañero de faena, que pesca con anzuelo en mano y que canta lo que lleva en el corazón. Junto a la supersticiosa tripulación del capitán Disko, Harvey aprenderá a trabajar como uno más con esfuerzo y abnegación, a actuar con nobleza y valentía, a valorar la amistad y la camaradería. Con ellos surca el mar y aprende a pescar en los caladeros de bacalao, asiste a la sana rivalidad con el barco de Cushman por llegar antes a puerto, y a las apuestas entre Manuel y Long Jack… y sobre todo aprende a querer.

Se le ha criticado su exceso de sentimiento y blandura, fundamentalmente por aprovechar el inocente rostro de un Freddie Bartholomew que enternece a los duros marineros y al espectador que se ponga por delante. Es verdad que el director, Victor Fleming, apuesta por esa baza y que la gana, como también lo es que consigue escenas de enorme belleza visual en la carrera de los veleros o durante la trágica tormenta, y algunas de una veracidad casi documental en los momentos de pesca. Excelente la interpretación de un Spencer Tracy duro por fuera y blando por dentro, cantando a su “pescadito” y enseñándole a tragarse el orgullo y el enfado, lo mismo que el gran Lionel Barrymore al frente del barco-escuela.

Las evidentes transparencias para las escenas de mar —limitaciones de la época— no restan interés a una fluida y entretenida historia de aventuras marinas y de aprendizaje emocional. Por eso, qué buenas películas las de aquellas tardes de los sábados, y qué buenos guiones los de entonces… Porque nadie que haya visto “Capitanes intrépidos” podrá olvidarse de esa escena final en que Manuel se va a pescar en otro mar, o de aquella otra en que un Harvey animoso aprende a escupir en la cubierta del barco.

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Capitanes intrépidos” – Copyright © 1937 Metro-Goldwyn-Mayer (MGM). Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone

Publicado el 15 noviembre, 2009 | Categoría: 8/10, Años 30, Aventuras, Drama, Filmoteca, Hollywood

Etiquetas: , , , , ,

2 comentarios en “Escuela de “Capitanes intrépidos” y de humanidad”

  1. cyranobix

    Inolvidable. Es una de las grandes películas que podemos catalogar de “camino iniciático”. Y estoy dispuesto a afirmar, que “Titanic” de James Cameron, le debe mucho, pero que mucho a “Capitanes Intrépidos” en el fondo y en la forma. Es casi descarado.
    Yo la suelo poner en clase de bachillerato y efectuo las comparaciones pertinentes. Los chicos se quedan asombrados:
    1) Porque la mayoría no habían visto “C.I.” (protestan siempre por el blanco y negro).
    2) Porque el copieteo de Cameron es bastante fuerte (Manuel/Leonardo y Pescadito/Kate Winslet).
    3) Por el fondo cristiano que tiene la cinta, anclándose en el ya clásico desarrollo de personaje descentrado-encuentro con personaje puro de corazón- sacrificio del inocente-redención/salvación.
    4) Titanic por cierto tiene un final “paradisíaco” bastante evidente para quien quiera verlo con final contrapicado sobre cúpula (símbolo del cielo).
    Bueno, esa es mi opinión, claro. Las buenas obras tienen muchas lecturas, y eso es fantástico.
    Saludos.

  2. Julio

    Muy interesantes los paralelismos que haces, cyranobix. No me había parado a considerarlo, pero efectivamente hay un fondo común. Y enhorabuena por tu labor con los chavales, para abrirles los ojos y enseñarles a ver cine… Ánimo con el blanco y negro, aunque no lo tienes fácil. Un saludo,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve