Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

Seminci’54, días 30 y 31 y palmarés: Francia y Sam Mendes ponen la guinda de calidad, y el serbio Paskaljevic se lleva su tercera Espiga

Ayer la Seminci vivió uno de los momentos más esperados al ofrecer “El asesinato del Duque de Guisa” (1908), primera película para la que se escribió una partitura musical, interpretada en esta ocasión en directo por la orquesta sinfónica de Castilla y León durante 17 minutos de oro. En el polo opuesto estuvo la película dirigida por Vicente Aranda, “Luna caliente”, una turbia historia de sexo, muerte y violencia en torno a un poeta que viola a una joven a su regreso a España en los años setenta. Las mismas obsesiones de siempre y un discurso agotado que se presentaba fuera de concurso pero que se llevó una pataleta y el enfado de buen número de los asistentes por su vacuidad y ausencia de guión.

Francia sigue destilando el mejor cine, y quedó demostrado con “Le père de mes enfants”, de Mia Hansen-Løve. La directora nos introduce en el mismo mundo del cine a través del productor Grégoire, hombre hiperactivo con una vida familiar gozosa con su mujer y sus tres hijas pero también con una angustiosa situación financiera pues la productora ha entrado en crisis y las deudas se acumulan. Ambientes costumbristas y los pequeños quehaceres cotidianos de alguien que sucumbe ante el fracaso: una historia mínima contada con buen ritmo y con una puesta en escena fresca y sin artificio, donde sólo un quiebro para el que no ha sido preparado el espectador –no aparentada tanta infelicidad y desesperación– rompe el tono veraz de la cinta. Un cine sobre la verdad de la vida, porque la directora recrea la figura del emblemático productor francés Humbert Balsam, y le homenajea con una película llena de sensibilidad y magnetismo.

También del otro lado de los Pirineos llegó la última película a competición, “L’Armée du crime”, de Robert Guédiguian. En esta ocasión, el director abandona su Marsella de siempre pero no a su equipo habitual, al que traslada al París ocupado por las tropas alemanas. Como es sabido, algunos franceses pasan por colaboracionistas mientras que otros se suman a la resistencia. Guédiguian trata en su película de rendir homenaje a uno de estos grupos, formado por comunistas extranjeros llegados países diversos y dispuestos a torpedear con atentados y sabotajes al ejército nazi. Una historia coral de jóvenes idealistas que viven también sus amores y que son retratados como héroes o mártires sin sombra de maldad e imperfección, bien escrita y rodada, con buen ritmo narrativo aunque se repitan las mil formas de atentar, represaliar o torturar –se le va la mano y cae en lo explícito en su intención de que al espectador le quede claro el salvajismo nazi o colaboracionista, o la bondad de los comunistas–, y al final queda una película que no cuenta nada nuevo sobre el tema.

Y llegaba la hora de bajar el telón a esta 54ª edición de la Seminci. La encargada de clausurarlo –y por tanto fuera de concurso– fue “Away We Go” (Un lugar donde quedarse) de Sam Mendes. El británico nos muestra a una joven pareja que espera un hijo, y que busca el sitio ideal donde echar raíces y criar al niño en un ambiente familiar. Una road movie para aprender a vivir sin miedo a la incertidumbre y para confiar en el amor como fuerza para salir adelante, y también un espejo de una sociedad donde el derrotismo, la frivolidad o las desorientadas teorías anti-valores dejan paso al dolor de quienes sufren por no poder tener hijos o sentirse abandonados en el matrimonio. Pero este retrato lleno de gravedad y dramatismo es visto con ojos de esperanza, con personajes llenos de buen humor, bondad y sinceridad que se ganan al espectador a pesar de sus excentricidades, y que crean momentos de tierna emoción o nos brindan historias entrañables –la del naranjo y sus frutos artificiales, o la de la familia hecha con azucarillos–, junto a golpes de humor que provocan la carcajada aunque en ocasiones sea un tanto procaz. Excelente banda sonora y buenas interpretaciones de John Krasinski y Maya Rudolph. Un buen broche final que incluye una bella declaración de amor con un rosario de promesas que saben a matrimonio.

Y para terminar, el palmarés, que puede verse en la web de la Seminci. Pocas sorpresas porque las galardonadas tienen elementos que les hacían merecedoras del premio, aunque también podían habérselo llevado otras cintas: ninguna ha destacado sobre las demás, y solo algunas estaban uno o varios peldaños por debajo de una media aceptable. Sólo se nos antoja excesiva una tercera Espiga de Oro para Goran Paskaljevic por su “Honeymoons” (Lunas de miel) pues, estando bien realizado y tratando un asunto humano de relieve, no aportaba nada nuevo sobre la cuestión ni tampoco en su propia filmografía. Nuestra favorita era, como es sabido, “El erizo” o “Adam Resurrected”…  aunque la mejor se dejara fuera de la carrera por la Espiga y para clausurar la Semana: “Away We go”, de Sam Mendes.

En las imágenes: Fotogramas de “Le père de mes enfants”- © 2009 Les Films Pelléas, 27 Films Production. Todos los derechos reservados. De “L’Armée du crime” – © 2009 Agat Film & Cie, Studio Canal France y France 3 Cinéma. Todos los derechos reservados. De “Un lugar donde quedarse” – © 2009 Big Beach Films, Edward Saxon Productions y Neal Street Productions. Fotos por François Duhamel. Distribuida en España por Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados. De “Honeymoons” © 2009. Nova Film International. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone

Publicado el 31 octubre, 2009 | Categoría: Año 2009, Opinión, Seminci

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

2 comentarios en “Seminci’54, días 30 y 31 y palmarés: Francia y Sam Mendes ponen la guinda de calidad, y el serbio Paskaljevic se lleva su tercera Espiga”

  1. LA BUTACA

    “Un lugar donde quedarse”: En busca de la esencia familiar…

    Retrato social lleno de gravedad y dramatismo de hondo calado. La química entre Krasinski y Rudolph saca adelante una película irregular con secuencias muy conseguidas que disculpan otras más inverosímiles y forzadas.
    El inminente nacimiento de un hijo…

  2. La Mirada de Ulises » Blog Archive » “Un lugar donde quedarse”: En busca de la esencia familiar

    […] película de carretera clausuró la última Seminci y dejó buen sabor de boca entre un público que se divirtió, y que se sintió conmovido con la […]

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve