Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

Seminci’54, días 28 y 29: Drama y tensión en la familia y entre las culturas

A primera hora del miércoles 28 tuvimos entre nosotros al serbio Goran Paskaljevic, ganador de dos Espigas de Oro en ediciones anteriores. En esta ocasión, presentaba “Honeymoons” para continuar su particular empeño por introducirnos en la realidad balcánica. En ella trenza dos historias de amor –que nunca llegan a conectarse– de sendas parejas que tratan de salir de Albania y Serbia, y que se encuentran con trabas y dificultades en la frontera. Son historias muy pegadas al terreno, con tipos costumbristas llenos de realismo y un trasfondo bélico-político que da gravedad a estos amores en tiempos revueltos. Mujeres pacientes y una nueva generación llena de vida y expectativas, nuevos ricos corruptos y llenos de prejuicios, y la política que divide y enfrenta a hermanos… para un fresco humano y una indisimulada crítica política. Bien realizada y en la línea del autor, que fílmicamente no aporta nada nuevo y que crea historias al servicio de nobles causas.

A esa apuesta por la convivencia cultural, le siguió otra cinta pero de inferior calidad, firmada por la india Dilip Mehta, “Cocinando con Stella”. Con este telefilm de sobremesa nos pasea por las calles de Nueva Delhi y nos muestra la gastronomía del país a la vez que lo hace oriunda Stella a la diplomática canadiense y a su marido. Un melodrama dulzón y muy previsible, con unos pícaros sumidos en la pobreza que roban y trampean en un mundo de ricos, una inverosímil relación entre una inocente niñera y su joven protector y un final rocambolesco. Cambiando de registro, el norteamericano Steven Soderbergh que la Seminci nos ha traído es, como no podía ser de otra manera, el de la línea independiente: “The Girlfriend Experience” es una cinta de bajo presupuesto, con ausencia de historia narrativa al uso y con una cámara al hombro que capta trozos de una realidad que desenfoca fotográficamente en unos momentos o que opta por una planificación esteticista en otros. Su atención se centra en el mundo de la prostitución de lujo, donde Chelsea habla de sus impresiones con los clientes o de las relaciones con su novio. Sin duda, una cinta para minorías por su estructura deslavazada a partir de entrevistas y discontinuos diálogos.

Y como parece que las películas de la Sección Oficial van por parejas, el jueves le tocó el turno al drama familiar, primero a partir de la obra de Dunia Ayaso y Félix Sabroso, “La isla interior”, y más tarde con la belga “My Queen Karo”. Durante la proyección de la primera, daba la impresión de estar viendo un programa de televisión en pantalla grande por su factura y planificación, con suicidio, aborto, adulterio y pederastia en el seno de una misma familia. Pero, aparte de esa cierta tendencia del cine español, hay que reconocer que la pareja de directores logra una coherencia interna entre los distintos elementos de la cinta, pues todos contribuyen a crear un ambiente tragicómico que suscita algún momento divertido, y otros de hondo pesar al ver cómo la adversidad se ha instalado entre los tres hermanos, mientras el padre padece esquizofrenia y la madre trata de negar la evidencia. Buenos condimentos para apuntar la tenue separación entre realidad y ficción (series televisivas y novela, en dos de los hermanos), o entre el sexo y el amor. Sólo los excesos dramáticos y la falta de contención para generar angustia y pesimismo limitan un correcto guión y unas buenas interpretaciones de Candela Peña, Cristina Marcos, Alberto San Juan o Geraldine Chaplin.

Por su parte, Dorothée van de Berghe recoge su propia historia familiar de niña en “My Queen Karo”, durante su estancia con sus padres en una comuna en Amsterdam en 1974. Como otros ocupas, creyeron luchar por un ideal de libertad resistiendo y oponiéndose a toda norma y autoridad, viviendo el amor libre y la anarquía, compartiéndolo todo y no comprometiéndose con nada. Testimonio directo que la directora intenta recoger en clave realista pero aún con una pincelada idealista y complaciente, mostrando sólo la cara más amable y sensual del periodo pero limando los aspectos más violentos y dramáticos. En todo momento se mantiene la mirada de la niña Karo, y eso le da la mayor fuerza a la historia, al contemplar el dolor y desconcierto de quien asiste indefensa a la separación y divergencia de sus padres o a la falta de un modelo claro que le guíe. Narrativamente la cinta se empantana en su nudo central incidiendo una y otra vez en el modo de vida de la comuna, y solo el personaje de Karo rescata esta nueva versión del desencanto de una utopía destructiva.

En las imágenes: Fotogramas de “Honeymoons” © 2009. Nova Film International. Todos los derechos reservados. De “The Queen Karo” © 2009. Doc & Nova Film International. Todos los derechos reservados. De “La isla interior” – © 2009. Distribuida en España por Alta Classics. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Publicado el 30 octubre, 2009 | Categoría: Año 2009, Opinión, Seminci

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Un comentario en “Seminci’54, días 28 y 29: Drama y tensión en la familia y entre las culturas”

  1. La Mirada de Ulises » Blog Archive » Seminci’54, días 30 y 31 y palmarés: Francia y Sam Mendes ponen la guinda de calidad, y el serbio Paskaljevik se lleva su tercera Espiga

    […] aceptable. Sólo se nos antoja excesiva una tercera Espiga de Oro para Goran Paskaljevic por su “Honeymoons” (Lunas de miel) pues, estando bien realizado y tratando un asunto humano de relieve, no aportaba nada nuevo sobre […]

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve