Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

Seminci’54, días 25 y 26: Drogas, prostitución y alcohol en la Seminci

Fiel a su empeño por abordar cualquier problemática social, la Seminci buscó en el día de ayer y en el de hoy todos los problemas que uno pueda encontrarse en la calle: drogas, prostitución, alcohol y sexo llegaron a sus pantallas. En ese orden de cosas, el cine argentino fue el encargado de enfrentarse al mundo de la droga con Diego Rafecas y “Paco”: el título responde al nombre del protagonista y al desecho exterminador de la cocaína. Una película, por tanto, que se mueve con un tono realista entre ambientes sórdidos y degradados, que indaga en los esfuerzos de un grupo de jóvenes internos en un Centro de desintoxicación, que explora sus pasados tortuosos y su búsqueda de estímulos para seguir luchando. Buena ambientación y un montaje que se sirve de recurrentes flash back que hacen de la cinta excesivamente televisiva, y una visión esperanzada y positiva –algún pesimista dirá que el realismo deja paso a la complacencia– en que el staff del Centro demuestra sentido común y humanidad para comprender a cada cual y ayudarle como necesita. Son varias historias de amor, violencia, sexo, narcotráfico e incluso terrorismo… para una enorme Norma Aleandro que destaca entre otros buenos actores.

No podemos decir lo mismo de la película que presentó Salvador García Ruiz, “Castillos de cartón”, en torno a las relaciones sexuales y afectivas de tres jóvenes estudiantes de Bellas Artes que viven en los años ochenta: con un ritmo parsimonioso –más bien, habría que decir sin ritmo– conduce la historia por lo anodino, con la pretensión de mostrar una ménage à trois sin tapujos y abundante sexo explícito, en un intento de unir arte y sensibilidad sin barreras, y con todo García Ruiz se olvida de dar hondura y tensión dramática a sus personajes hasta languidecer y perderse entre tópicos trasnochados. Una pena de planteamiento y de película. Metidos en el terreno de la mediocridad, Marruecos aportó un drama sucio y urbano que quería acercarse a la realidad menos turística de Casablanca. Nour-Eddine Lakhmari dirige “Casanegra” con una planificación televisiva –ya van varias en el Festival– y un tono realista y degradado con el que mira a dos jóvenes ociosos y rateros que sueñan con un amor o un viaje imposibles, y con el que retrata un submundo de apatía, violencia y corrupción. Pesadez y artificio en un guión mal escrito, con una banda sonora excesivamente subrayada y una puesta en escena efectista. Y además, sufrimos la película que se alarga innecesariamente… para no decir nada nuevo.

Más pesadez y asfixia encontramos en “Estigmas”, del español Adán Aliaga, con el deportista Manolo Martínez como protagonista, aunque con una personal mirada y planificación visual. Historia de Bruno, un buen hombre pero tosco y alcohólico al que un día le aparecen llagas sangrantes en las manos, y del que todos intentan aprovecharse en su interés propio. En esta adaptación de la novela gráfica de culto, Aliaga nos ofrece una ambientación lúgubre y triste, con una fotografía tenebrista en blanco y negro, y una cuidada y cerrada planificación, todo para hablar de la dureza de una vida escrita por el destino y donde el amor –sin sensiblería ni concesión alguna, Bruno encuentra a la mujer de su vida– se presenta como la única fuerza para sobrellevar el dolor y la tragedia. Lo malo es que resulta una película difícilmente digerible para el espectador, demasiado visual y negra, algo pretenciosa y enfática, muy grave e irrespirable, especialmente en su tercio final cuando abandona el realismo ambiental para transitar por un simbolismo muy denso.

Frialdad y dureza es, finalmente, lo que hay en la película de Annette K. Olesen, “Lille Soldat”, en torno a una soldado que regresa a casa y comienza a trabajar como chófer en el negocio de prostitución que posee su padre. Ella es Lotte, mujer de rostro enigmático que esconde una cicatriz que ha endurecido su corazón, lo mismo que ha sucedido a Lily, nigeriana que trabaja como señorita de compañía de su padre y prostituta de lujo. Entre ellas nace una curiosa sintonía con la culpa, la desconfianza y el miedo siempre amenazantes. Correcta en lo forma, el problema de la película es que el espectador apenas logra entrar en la historia, que permanece gélido e impávido ante el drama de unos personajes que dejaron la vida en su triste y duro pasado.

En las imágenes: Fotogramas de “Paco” © 2009 Zazen Producciones. Todos los derechos reservados. De “Estigmas” © 2008 Jaibo Films, IB-Cinema, Nadir Films y Videogenic. Todos los derechos reservados. De “Lille soldat” – © 2008 Zentropa Entertainments. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone

Publicado el 26 octubre, 2009 | Categoría: Año 2009, Opinión, Seminci

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

3 comentarios en “Seminci’54, días 25 y 26: Drogas, prostitución y alcohol en la Seminci”

  1. Manuel Márquez

    Cómo te envidio, compa Julio, el que puedas hacer un seguimiento exhaustivo y detallado de un festival como la Seminci, plagado de propuestas de interés. Me ha sorprendido, para mal, lo de Salvador García Ruiz: es un cineasta al que he seguido con interés, ya que creo que sus pelis previas así lo merecían; de todos modos, tampoco me sorprende que se haya estrellado trabajando con un texto como ése. La novela de Almudena Grandes en que se basa no lo pone fácil, me temo…

    Un fuerte abrazo y buena semana.

  2. Julio

    Manuel, pues si un año vienes por aquí… serás bien recibido. A mí “Castillos de cartón” no me gustó porque me parece un guión mal escrito -también con los personajes- y con una puesta en escena que naufraga en tanto encuentro desinhibido del trío protagonista. En mi opinión, no hay tensión en los personajes y sí complacencia en la imagen. Pero tampoco me gustó “Las voces de la noche”, que caía en la misma atonalidad y languidez.

  3. Yogesh

    stumbled on your blog :-) Can’t believe the ciiocndence!! I was just watching Bergman’s faith trilogy … and great to find an Indian review on it! Most times it is a western critic/reviewer whose pov is quite different. I always wished to know the views from another Indian. Then the universality of the film’s theme is what is inferred. Some films (esp those of Kieslowski with political overtones will appeal more to the Polish I believe, but nevertheless they do have a universal theme; he is all time fav though). Great reading your blog .. will visit often!

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve