Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

Seminci’54, sábado 24: Entre la inocencia perdida y la apertura a nuevas culturas

La maquinaria de la Seminci está ya en pleno funcionamiento, y es justo reconocer la buena organización de esta edición y la exquisitez en la atención al público y acreditados. Para su segundo día, se nos tenían reservadas dos fábulas sobre la pérdida de la inocencia a cargo de Marc Recha y de Mona Achache: miradas desde infancias poco corrientes para unos trabajos con firma de autor, aunque dejan desigual sabor en el espectador. Tanto Recha en “Petit indi” como Achache en “Le hérisson” (El erizo) cuentan historias de niños que se abren a la vida y que experimentan la tragedia como clave para la maduración, pero en el catalán se vislumbra un tono pesimista en una película que sabe a poco, mientras que la francesa presenta una película con más empaque y que ofrece una puerta a la esperanza sobre las posibilidades del amor para transformar hasta la misma muerte. En “Petit indi”, Arnau es un joven sensible y solitario, dueño de un cantarín jilguero y con su madre en la cárcel, que experimentará el desencanto de la vida, con sueños rotos y un entorno difícil. Una historia mínima plagada de silencios y abocada a un fatalismo que se ve venir pero que llega de manera pausada –casi diríamos premiosa– entre cárceles de humanos y de pájaros, entre la Naturaleza salvaje y la contaminada por el hombre.

También en “Le hérisson” (El erizo) tenemos una niña en la edad de la inocencia de los once años que debe descubrir la verdad de la vida. A Paloma le sobra inteligencia y perspicacia, está de vuelta de la vida que contempla en su hogar, y ha decidido suicidarse el día de su cumpleaños: está harta de la vaciedad de sus ricos padres, perdidos en su trabajo o neurosis y sin tiempo para ella. También vive en el edificio la señora Michel –magnífico el trabajo de Josiane Balasko, para un personaje muy interesante–, aunque su condición de “portera” hace que pase como una desconocida para todos, y ella vive en una discreta reclusión entre libros de literatura y filosofía: su condición de autodidacta y su carácter taciturno hacen de ella un individuo peculiar y solitario, un erizo que pincha por fuera pero que oculta gran sabiduría y corazón. Y es precisamente esa capacidad para amar que esconden Paloma y la señora Michel la que despertará un nuevo inquilino, el japonés Kakuro Ozu. Estamos ante una historia de amistad y amor al que no le falta el drama –o tragedia–, con una buena dosis de comicidad y de crítica social: una mirada sensible y poética al fondo del ser humano, y también al enriquecimiento de la diversidad cultural. De momento, la mejor película que hemos visto, que permite una variedad de lecturas sobre la realidad y sobre el lenguaje del cine.

Hablando de diversidad cultural llegó la tercera del día en la Sección Oficial, “Amerrika”, de Cherien Dabis. Una película sencilla y sin alardes narrativos o visuales, pero entretenida y positiva, muy agradable de ver. Una madre palestina y su hijo adolescente se ven obligados a irse a los Estados Unidos… en busca de un lugar y un futuro. Allí les espera su hermana y familia, asentados pero que atraviesan por dificultades en el entorno tras la desconfianza provocada por los atentados del 11 de septiembre. Inmigración y necesidad de quererse como uno es y de defender la propia identidad como telón de fondo para un drama familiar tratado con amabilidad y una elegante ironía, con personajes cargados de humanidad y un desenlace que deja buen sabor de boca y que arrancó tantos aplausos como “Le hérisson”. Dos películas entrañables que tratan de dar un lugar a los que son distintos, y también tratar de aprender algo de ellos.

En las imágenes: Fotogramas de de “El erizo” – © 2009. Distribuida en España por Alta Classics. Todos los derechos reservados. De “Amerrika” – © 2009. Distribuida en España por Festival Films. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Publicado el 25 Octubre, 2009 | Categoría: Año 2009, Opinión, Seminci

Etiquetas: , , , , , , ,

5 comentarios en “Seminci’54, sábado 24: Entre la inocencia perdida y la apertura a nuevas culturas”

  1. La Mirada de Ulises » Blog Archive » Seminci’54, martes 27: El amor y la culpa irrumpen en la Seminci

    […] cachorro y del fuego extinguido por el perdón. Junto a la arriba referida “Adam” y la francesa “El erizo”, de momento estas son las tres mejores cintas vistas en lo que va de Seminci. En las imágenes: […]

  2. La Mirada de Ulises » Blog Archive » Seminci’54, días 30 y 31 y palmarés: Francia y Sam Mendes ponen la guinda de calidad, y el serbio Paskaljevic se lleva su tercera Espiga

    […] sobre la cuestión ni tampoco en su propia filmografía. Nuestra favorita era, como es sabido, “El erizo” o “Adam Resurrected”…  aunque la mejor se dejara fuera de la carrera por la Espiga y […]

  3. LA BUTACA

    “Petit indi”: De la inocencia a la madurez, del canto de la vida a la desconfianza…

    Marc Recha ofrece una fábula sobre la pérdida de la inocencia juvenil y la llegada a la madurez en un mundo hostil. “Petit indi” está plagada de sentido metafórico, es fría y sin emoción, pero nada pretenciosa ni falsa.

    Viendo en la última…

  4. La Mirada de Ulises » Blog Archive » “El erizo”: Caparazones ásperos para corazones sensibles

    […] Fue, sin duda, la mayor sorpresa en la pasada Seminci y la mejor película que estuvo en la Sección Oficial, donde se llevó el premio del público y de […]

  5. La Mirada de Ulises » Blog Archive » “Petit indi”: De la inocencia a la madurez, del canto de la vida a la desconfianza

    […] Viendo en la última Seminci la película “Petit indi”, no podía dejar de pensar en su director como ese jilguero solitario […]

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve