Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Ágora”: Un discurso que mata a Hipatia… y a la película

[5/10] Ya tenemos una mártir de la ciencia y una santa por su defensa de la tolerancia, según la doctrina laica de Alejandro Amenábar. Así podría resumirse “Ágora”, superproducción que ha vuelto a levantar polémica y a servirse de ella en su mega-promoción, razones por las que pasará a la historia del cine español. Sin embargo, es seguro que no será recordada por su redondez –al final descubrimos que la elipse es casi más perfecta que el círculo– cinematográfica, porque algunos de sus logros quedan ensombrecidos por un discurso cargado de prejuicios que acaba ocultando una bella historia de amor. Desde otra óptica, también podríamos decir que los monumentales muros de la biblioteca de Alejandría se vienen abajo con tanta literatura filosófico-científica, hasta sepultar una historia de rivalidad político-religiosa e impedir que dos hombres obtengan el corazón de una mujer.

El director de “Mar adentro” hace gala de su confeso ateísmo militante –o beligerante, según se prefiera– para ficcionar, descontextualizar o manipular la oscura historia de una bella, inteligente e independiente mujer del siglo V que hizo frente a la intolerancia y fanatismo de unos cuantos cristianos desmadrados y sangrientos. Poco se sabe de Hipatia de Alejandría, salvo que fue rescatada tantas veces del pasado como los adalides del racionalismo, cientificismo o agnosticismo lo creyeron necesario en su propósito de crear una nueva religión –de la razón, de la ciencia o de sí mismos–, y por tanto que acabó siendo tantas veces asesinada… que ya no hay quien la reconozca. Pero dejando al margen el inaceptable anacronismo histórico que a Amenábar poco le importa, digamos que su intencionada transformación de mentalidades y personajes trae como consecuencia estereotipos de cartón-piedra –mucho más que los grandiosos decorados, ciertamente conseguidos–, con una caricatura de obispo maquiavélico que responde al nombre de Cirilo y que alienta la venganza anti-judía o la violencia contra los paganos que osen no arrodillarse ante la Sagrada Escritura, o con un Amonio colérico sin ápice de espiritualidad, por no hablar de otros personajes trabajados desde el patrón ideológico más simple y esquemático.

No repara Amenábar en la complejidad del momento en Alejandría y nos ofrece un producto de suplemento dominical que se pierde en sus pretensiones discursivas, con evidencias y subrayados innecesarios, con pensamientos astronómicos que llegan a cansar aunque sea la hermosa Rachel Weisz quien nos los explique, o con trifulcas callejeras –bien rodadas– que acaban una y otra vez en un baño de sangre… y donde los cristianos tienen todas las de perder ante el espectador porque siempre aparecen como los sanguinarios vestidos de negro (oscuridad e incultura) que aplastan a los paganos de túnicas blancas (progreso e razón) o a los judíos en retroceso.

Si no convence la narrativa histórica ni su excesivo discurso actual –no exento de clichés feministas o liberalizadores–, mejor tratada está la historia de amor, sobre todo la de Davo y siempre que se contemple desde los ojos de ese enamorado herido y resentido: su personaje y la buena interpretación de Max Minghella dan cuerpo y explican su proceder en la continua perplejidad y contradicción interior, y su relación con Hipatia es sutil y con sensibilidad. También Rachel Weisz intenta hacer humano a su personaje con una buena interpretación, y eso a pesar del guión que lo dibuja frío y virtuoso hasta la extenuación, admirable y como de otro mundo –del cosmos de Sagan, sin duda–, por lo que acaba siendo falso y poco natural, sólo útil para lo que se quiere contar. No es mejor el retrato del resto, sin matices en su personalidad ni evolución en su comportamiento.

Pero el fallido guión y el pésimo tratamiento de la historia son revestidos de un aparato artístico envidiable: decorados y ambientación de época muy conseguidos, vestuario y atrezzo cuidados, puesta en escena y movimientos de cámara que hablan del talento innato de Amenábar –aunque se vaya varias veces a las galaxias y abandone el mundo de los humanos–, y una música envolvente que todo lo llena –junto al personaje de Davo, lo mejor de la cinta– o una fotografía que saca partido a esa bonita fachada levantada por la dirección artística. Sin embargo, tanto envoltorio y artificio no logran apenas emocionar al espectador ni que la película encuentre tensión o dramatismo en una trama teledirigida, convertida por el director en alegato laicista lleno de grandes palabras pero vacío de humanidad y verdad, para acabar matando a Hipatia y a la misma película. Por eso, de los tres puntos sobre los que gira la órbita de la película –supera en uno al mismo sol– nos quedamos con la trama romántica, toleramos la rivalidad política y despreciamos la ideológica… pero como la película es una e indivisible, entonces este fin de semana nos iremos a los bosques de Katyn con la película de Andrzej Wajda, para encontrar allí la verdad de los hechos y la libertad deseada.

Calificación: 5/10

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas “Ágora” – Copyright © 2009 Mod Producciones, Himenóptero y Telecinco Cinema. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Publicado el 11 Octubre, 2009 | Categoría: 5/10, Año 2009, Críticas, Drama, España, Histórico

Etiquetas: , , , , , , ,

5 comentarios en ““Ágora”: Un discurso que mata a Hipatia… y a la película”

  1. AciDia

    Prescindible en general
    Al final de la peli nos dicen “poco se sabe de Hipatia, filosofa griega” pero vaya que la han coronado como la descubridora del sistema solar y las órbitas elipticas, rigor “a tope”.

    Que tengan un buen día

  2. La Mirada de Ulises » Blog Archive » Las Medallas del CEC marcan el camino a los Goya

    […] fue reconocida por su montaje, y Roque Baños por su música. Y uno se pregunta, ¿dónde estaba “Ágora”? Pues seguramente preparándose para los Goya, donde recibirá su baño de multitudes y unas […]

  3. La Mirada de Ulises » Blog Archive » “La dama y la muerte”: del Goya al Oscar® en ocho minutos

    […] año tuvieron a “Celda 211” como gran triunfadora en las principales categorías, mientras que “Ágora” se tenía que conformar básicamente con galardones técnicos. Las otras dos premiadas que tuvieron […]

  4. Lucía

    Me ha dado mucha pena el comentario sobre Ágora, porque, aunque ahora todo el mundo sea un experto en la historia de esta mujer, cuyo sacrificio estudian los alumnos de cultura clásica de toda España desde hace muchos años, ahora todos se escandalizan de algo que jamás les había preocupado.

    Amenabar introduce la figura de Davo para mitigar el fin cruentísimo que tuvo Hypatia, (hoy una escultura moderna adorna la entrada de la Biblioteca de Alejandría, y no necesita que ningún director de cine la haga santa y mártir). Piadosamente la hace morir ahogada por un “amigo” (esclavo; espero que entiendas el matiz), cuando sabrás que fue desollada y descuartizada viva; que hasta la llegada al poder, religioso, de Cirilo, reinaba cierta tolerancia en Alejandría y fue precisamente Sinesio de Cirene, alumno de la filósofa. el encargado de transmiir su legado.Que no creo que quieras competir con los asesores históricos de Amenabar.

    Pero, si se hace una crítica de cine no se cargan las tintas en la ideología, porque si tanto te molesta conocer ciertos episodios históricos, no vas a verla y punto ¿O no sabías como murió? ¿Qué esperabas? Para los profesores es de gran utilidad y si se ha de corregir algo, lo siento, es en el sentido contrario al que predicas.

    Siento la escasa profesionalidad y que en este país se prefieran historias de pijas, criadas y carecelarios. Por cierto no has entendido para nada qué supone el alejamiento y acercamiento alternativos a la tierra. ¡Qué pena!

  5. La Mirada de Ulises » Blog Archive » Las películas que la primavera nos ha traído

    […] me pareció mejor trabajo el de Amy Adams. Por último, dos cintas hispanas, “Planet 51” y “Ágora”: me quedo con el atrevimiento comercial y la calidad técnica de la primera, y con el diseño de […]

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve