Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

Las mujeres de “Johnny Guitar” y de Nicholas Ray

¿Qué se esconde detrás de un western tan clásico y tan moderno como “Johnny Guitar”?. O mejor dicho, ¿quién es capaz de imprimir tanta tensión acumulada, tanto sentimiento soterrado, tanta pasión y hastío ocultos? Sólo un rebelde sin causa, un desarraigado e inconformista que acabó sus días entre la enfermedad y el alcohol, como bien recogió Wim Wenders en “Relámpago sobre el agua”. Ése es Nicholas Ray, un incansable trotamundos y un eterno buscador de paz, que aquí se mete en la piel de Johnny Logan —un Sterling Hayden contenido y enigmático— en un nuevo intento por echar raíces y calmar un espíritu en continua ebullición. Por eso, se muestra como un volcán encendido cuando desenfunda el revólver o cuando el tiroteo silencian las notas de la guitarra. Es un hombre de pasado tumultuoso y turbio que vuelve tras cinco años de locura, y que se encuentra un nuevo polvorín…

Por su parte, el ferrocarril —siempre dinamizador social— amenaza con acabar con un mundo de ganaderos, con atraer a foráneos que se asienten en la tierra y que den paso a una nueva sociedad. Como siempre, en esa tesitura de intereses enfrentados, hay quien se resiste y quien lo promueve: es la permanente lucha por la tierra, por la subsistencia… Pero esa lucha social no es suficiente para Ray, y por eso saca a escena a dos mujeres de armas tomar, Vienna y Emma, enfrentadas por un hombre, y en las que el amor y el odio son como dos caras de la misma moneda. En tal rivalidad afectiva, nada mejor que los celos como elemento dramático que dé fuerza y vigor narrativo a un film que también podría verse como proceso civilizador norteamericano o como denuncia anti-maccarthista. Sin embargo, la potencia del melodrama y de los sentimientos se impone a esas perspectivas con unos memorables diálogos, tan precisos y secos como llenos de rabia y dolor, que hacen que el espectador no olvide eso de que “sólo te quedará la tierra para cavar tu propia sepultura”, o el “miénteme y dime que siempre me has esperado” que Johnny suplica a Vienna, o aquel otro diálogo de que “a un hombre le basta con un buen cigarrillo y una buena taza de café”, y tantas otras sentencias que sería largo de reproducir.

Son personajes espléndidamente dibujados que arrastran un pasado siempre presente, con una Vienna —atención a su variedad y colorido de vestuario— llena de ternura con el niño Turkey o el viejo Tom, pero que se transforma en dureza y aplomo frente a la cuadrilla del sheriff, o que se derrite ante un Johnny que reaviva las cenizas en fuego de amor: esa es la riqueza y variedad de registros de Joan Crawford. En el otro lado del cuadrilátero, vemos a una Emma interpretada maravillosamente por Mercedes McCambridge, en permanente tensión y contradicción, que prefiere matar a su amado antes de que otra se lo lleve, o que engatusa y convence a toda una comitiva de hombres sin convicciones buscando venganza. Un “western feminista” donde ellas llevan las pistolas y ellos cabalgan a rebufo, con inolvidables momentos de romanticismo inmortalizados por la mítica banda sonora de Victor Young, que inunda de nostalgia cada secuencia.

En las imágenes: Fotogramas de “Jonny Guitar” – Copyright © 1954, Republic Pictures. Todos los derechos reservados.

Publicado el 13 septiembre, 2009 | Categoría: 8/10, Años 50, Directores, Filmoteca, Hollywood, Western

Etiquetas: , , , , , , ,

Un comentario en “Las mujeres de “Johnny Guitar” y de Nicholas Ray”

  1. Individuo Kane

    Es, sin duda, uno de mis westerns preferidos. El tercero, quizá. Clásico, sí, porque no se desvía de los cánones. Pero moderno porque es un atrevimiento lo de las mujeres pistoleras. Y una genialidad que no se le vaya la mano con ese atrevimiento.
    Una de las cosas que aprendí en la vida viendo “Johnny Guitar” es que “nunca le doy la mano a un pistolero zurdo”. Hay mucha sabiduría ahí.

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve