Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Up”: La aventura de tomar un helado en compañía

[9/10] Abrió el festival de Cannes y ahora llena las salas de cine. Es la nueva joya de Pixar y seguro que no la última, porque cada entrega se cuenta por obra maestra. “Up” lo es porque cuenta una historia humana y entrañable sin empalagar, porque sus personajes encarnan valores y sentimientos eternos sin que el espectador tenga la sensación de que le están dando una clase de moral, porque demuestra un dominio incuestionable del lenguaje de la imagen y de la narrativa sin asomo de pretenciosidad, porque niños y adultos sonríen y pasan un rato entretenido a la vez que aprenden a soñar con el cine y a poner su imaginación en movimiento, porque… nos vamos de aventura en globo a ver las Cataratas del Paraíso en Sudamérica para terminar tomándonos un helado sentados en la acera, mientras contamos los coches amarillos y azules que pasan por la carretera.

El espíritu de ensoñación y aventura de “Up” está presente en ese niño Carl Fredricksen que vive en carnes propias las hazañas y humillaciones de su admirado Charles Munz y que se identifica plenamente con su espíritu aventurero. Su mirada absorta se transforma en tímida mudez cuando conoce y se enamora de la hiperactiva niña Ellie, y pasa a formar parte de su club de exploradores y también de su vida. Son unos primeros instantes de vértigo en que los juegos de niño dejan paso a los sentimientos más profundos, y éstos a la vida misma con todos sus imponderables y rutinas. En una magistral secuencia en que los planos se suceden con duración precisa y con una economía narrativa modélica la historia de toda una vida juntos pasa ante nuestros ojos -genial el modo de mostrarnos el dolor del joven matrimonio por no poder tener hijos-, con una hucha mil veces rota y el sueño de visitar las Cataratas del Paraíso siempre pospuesto… hasta que llega la vejez y la muerte, el acoso inmobiliario y la justicia (in)humana… Apenas ha pasado media hora antológica de cine, y con ella una vida ordinaria y sin nada espectacular que reseñar, siempre a la espera de ese prometido viaje que su mujer pueda ilustrar en su “Diario de aventuras”.

De la alegría inicial pronto pasamos a la tristeza y a la nostalgia, bien apoyados en una magnífica banda sonora de Michael Giacchino que nos transporta por los aires cuando el peculiar globo aerostático aún no se ha levantado del suelo. Comienza una aventura al estilo de Hayao Miyazaki pero más convencional en lo narrativo, con un anciano Fredricksen siempre acompañado del retrato y espíritu de su difunta Ellie… y de un pequeño intruso, tan necesitado de cariño como él mismo (muy interesante la relación entre ambos y el enriquecimiento mutuo). Tenemos ya a dos generaciones de exploradores, una apoyada en una portentosa imaginación y otra en una completa equipación donde no falta el manual del perfecto boy scout. La historia entra entonces en el más puro género de aventuras y, sin perder el atractivo visual y la fuerza dramática -por ejemplo durante la tormenta-, sin renunciar al suspense y cierta tensión -la escena de la lucha sobre el dirigible-, la cinta parece perder algo de su magia y sutileza en un enfrentamiento de personajes con distinta motivación: el orgullo herido del rencoroso Charles, el íntimo y obsesivo dolor en el bueno de Fredriksen o la inocencia en el joven y voluntarioso Russell. Sentimientos puros compartidos por sus respectivos animales de compañía, quizá el punto más flojo de la película pues la locución de los perros habladores no da la sensación de estar bien integrada en la trama y el espectador casi se siente “expulsado” de la historia, aunque se entienda el sentido metafórico de ser reflejo del alma de su amo.

Con todo, Pixar nos ofrece una bella y enternecedora historia de amor que explora el corazón de Fredriksen y del espectador para decirles que oigan la voz de Ellie que les sugiere que escriban una nueva aventura, que ella ya ha escrito la suya pasando la vida a su lado -emotivo momento el del Diario-, que ese era el verdadero Paraíso y que ahora es el momento de tomar un helado sentados en la acera en buena compañía. Por último, “Up” también nos deja, de manera sutil y elegante, una dosis crítica hacia el trabajo absorbente de unos padres que descuidan la educación de los hijos, hacia el materialismo que busca la felicidad en las cosas -ahí está esa necesidad de desprenderse de muebles y enseres para poder volar- o hacia una excesiva mirada al pasado que impide seguir viviendo el presente y buscar nuevos alicientes. No hay duda de que John Lasseter se ha rodeado de profesionales que disfrutan con su trabajo, que miman las formas cinematográficas sin descuidar la historia ni el retrato de sus personajes, y que continuamente se marcan nuevos retos con espíritu de intrépidos aventureros. Ah, y no se pierdan el cortometraje que nos regalan entre nubes y cigüeñas: un portento de imaginación, de sensibilidad y de saber decir mucho sin palabras.

Calificación: 9/10

En las imágenes: Fotogramas de “Up” – Copyright © 2009 Walt Disney Pictures y Pixar Animation Studios. Distribuida en España por Walt Disney Studios Motion Pictures Spain. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone

Publicado el 1 agosto, 2009 | Categoría: 9/10, Animación, Año 2009, Críticas, Hollywood

Etiquetas: , , , ,

5 comentarios en ““Up”: La aventura de tomar un helado en compañía”

  1. La Mirada de Ulises » Blog Archive » La animación conservadora y la crítica progresista

    […] y la prueba está en cintas recientes como “Ice Age 3: el origen de los dinosaurios” o “Up” que gustan a unos y otros, y no sólo porque entretengan sino porque conectan con quien va al cine. […]

  2. La Mirada de Ulises » Blog Archive » El mejor cine del 2009 y el que más gustará al espectador

    […] Up, de Pete Docter […]

  3. La Mirada de Ulises » Blog Archive » El mejor cine de diciembre de 2009

    […] dvd de diciembre nos deja una película por encima del resto: “Up”, obra maestra de Pixar –empieza a parecer un tópico, porque todas lo son– para el disfrute de […]

  4. La Mirada de Ulises » Blog Archive » La curiosidad de los juguetes: el cortometraje “Alma”, de Rodrigo Blaas

    […] Wall-E. Además, ha trabajado como animador de personajes – el entrañable Carl – en la exitosa Up. Y ahora, tras 3 años de trabajo, presenta su ópera prima con Alma, un cortometraje que aspira a […]

  5. La Mirada de Ulises » Blog Archive » El amor también es interesante en las historias

    […] como “Gran Torino”, “Slumdog Millionaire”, “The Visitor”, o “Up”. ¿Y qué tienen todas ellas en común? Quizá a alguien le pueda resultar un tanto sorprendente lo […]

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve