Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

Por un puñado de euros

κριτικός (kritikós).- No pensaba escribir más este año sobre el cine español y las subvenciones. Lo aseguro: había hecho el propósito de hablar sólo de las cosas positivas que fueran sucediendo en este nuestro cine. Ahora estaba especialmente ilusionado con ver cómo se iban a desenvolver las seis películas españolas que se presentan este año a competición en el Festival de San Sebastián.

Tres en la Sección Oficial : “Los condenados” de Isaki Lacuesta (que siempre recordaré por la impresión que me causó “La leyenda del tiempo”, todavía hoy oigo en mi cabeza cantar a la protagonista japonesa esa canción de Camarón y siento un escalofrío), “La mujer sin piano” de Javier Rebollo (que ya compitió en San Sebastián con “Lo que sé de Lola”) y “Yo, también” de Álvaro Pastor y Antonio Naharro (es su primer largometraje pero ya habían conocido las mieles del triunfo con varios cortos, en particular “Invulnerable”). Otros tres se presentan en la Sección Zabaltegui-Nuevos Directores: “Màscares” de los catalanes Elisabet Cabeza y Esteve Riambau, “Ori” del madrileño Miguel Ángel Jiménez Colmenar y “Zorion Perfektua” del vizcaíno Xabi Elortegui basada en una novela de Anjel Lertxundi. Además, fuera de concurso, se presenta la última película de Fernando Trueba: “El baile de la Victoria” y dentro de la Sección Oficial hay una coproducción argentino-española dirigida por Juan José Campanella: “El secreto de tus ojos”.

Es así que, recién entrado en un breve periodo de vacaciones el 3 de agosto, me dispuse en estos primeros días de un mes tan tranquilo y que habitualmente me permite dedicarme a mi principal hobby: leer todas las noticias que tuvieran que ver con el cine, con la esperanza de que –ya que los políticos están de vacaciones– sólo se hablara de las películas. Desgraciadamente me equivoqué.

Empiezo leyendo el día 5 que el Ministerio ya ha dedicado en lo que va de año tanto dinero como en TODO el año pasado: hasta el 31 de julio han sido adjudicados 67,4 millones de € (67,7 M€ en todo el año 2008) y que, a pesar de las múltiples promesas de austeridad y de que no subirían las ayudas, han crecido la mayoría de las partidas. No contentos con esto, el Ministerio de Cultura, además de los 67 M€ ya citados, tiene comprometidos otros 9,85M€ en convocatorias todavía no resueltas. Entre estas partidas pendientes de adjudicar están por ejemplo: la ayuda para “Desarrollo de guiones cinematográficos” por importe de 1,2 M€ (0,6 en el año 2008, suponemos que será para comprar tóner o papel para la impresora, no vamos a pensar que tiene que ver con que la actual Sra. Ministra era guionista) y la ayuda para la “Promoción de películas en los Festivales Internacionales” por importe de 1,85 M€ (1,2 el años pasado).

Después de esta noticia comencé ya a sentir cierto regustillo amargo, pero la guinda ha venido este fin de semana (claro que a lo mejor se superan en los más de dos tercios que quedan de mes). El director del ICAA, Ignasi Guardans, publica un avance de la Orden Ministerial que desarrolla la Ley del Cine de diciembre de 2007, borrador que se lleva discutiendo prácticamente desde que el Sr. Guardans tomó posesión de su cargo. Se armó la de Troya. El sábado ya se filtra en el periódico nacional de mayor tirada (generalista, no deportivo) un manifiesto: “Cineastas contra la Orden” en el que, en un tono acerbamente crítico y casi apocalíptico, se afirma que la citada orden ministerial (cuyo contenido fundamental es la regulación de las ayudas a la cinematografía) es totalmente ajena al espíritu de una ley “que defiende el cine español como cultura en su pluralidad de contenidos valores y presupuestos” y sólo apoya a los grandes y a aquellos empresarios que “pretenden exclusivamente obtener una rentabilidad económica” y que fomenta las prácticas monopolísticas.

El manifiesto, con el encabezamiento “Los directores y productores de pequeñas y medianas producciones del cine español” ataca descarnadamente a la orden, y dicen que “pretende desterrar el cine que se hace por menos de dos millones de euros de inversión”. Los promotores de este manifiesto afirman, además, contar con las firmas de, entre otros, Carlos Saura, Javier Fesser, Fernando Trueba, Luis Miñarro o Montxo Armendáriz. Los convocantes del documento –de momento no quieren hacer público– proponen que se tenga una reunión con Cultura –en la que esté por supuesto Guardans como último responsable de dicha orden– para discutir y reformar su contenido.

Y como no dudo de la inteligencia de mis queridos lectores, supongo que todos han llegado a la misma conclusión: pese a que tanto la Sra. Ministra como el Sr. Guardans están de vacaciones, ya se habla de una posible reunión con los firmantes la semana del 10 de agosto. Ojalá los parados españoles fueran atendidos en esos plazos…  No voy a seguir porque acaba de caer en mis manos una noticia de un suplemento cultural en el que se hace balance de la asistencia a salas de cine durante los seis primeros meses del año y el regustillo amargo está pasando a una acidez que ni con “Almax”. Buen verano a todos en estos tiempos de “La peor crisis económica del mundo occidental desde 1929”que esperemos sólo sea económica no alcance también a la esfera creativa.

En las imágenes: Ángeles González-Sinde e Ignasi Guardans en comparencias con la prensa – © 2009. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone

Publicado el 10 agosto, 2009 | Categoría: Colaboraciones, España, Industria y taquilla, Opinión

Etiquetas: ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve