Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

Coco Chanel: ¿Mujer modelo o modelo de mujer?

Sara López.- Tenía ilusión por ver cómo Coco superaba el abandono paterno en un hospicio, y cómo su línea de moda surgía a partir de su vida y reflejaba su carácter. Por eso, y porque trabajaba Audrey Tautou,  fui a ver al cine “Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel” con unas amigas. Todas salimos decepcionadas: ni espíritu de superación en la adversidad, ni momentos de emoción, ni casi nada… Sí, bonitos modelos de ropa y sombreros, pero nada más y sólo al final. Y eso que la historia se prestaba a mucho recorrido y momentos dramáticos, a poner a una mujer como modelo de inteligencia y de saber estar en un mundo de hombres… Pero no. Lo que se nos da es una jovencita que busca trepar socialmente a cualquier precio y llegar a París, que sin rumbo ni sentimiento encadena una noche tras otra en las dependencias del castillo y se abandona en los brazos de un burgués adinerado e inmoral que se avergüenza de ella, que un día se enamora de un ilustrado inglés –Boy es su nombre– pero éste prefiere un matrimonio de conveniencia y ella se queda… con sus sombreros.

¡Menudo ejemplo de superación! Es cierto que, con trabajo y espíritu independiente, levantó su “imperio”, pero ¿a costa de qué? Los títulos de crédito nos recuerdan, por si alguno no lo sabía, que nunca se casó… Previamente, la imagen del matrimonio no supera el grado del convencionalismo social y sus ilustres personajes viven más bien la aventura sentimental, entre fiestas, castillos y hoteles. Tampoco en este aspecto entiendo ni comparto esa imagen de “mujer moderna” que se nos quiere transmitir. Para empezar, es como si la mujer progresase en su estatus cuando su vestuario se acerca al del hombre –no entro aquí a cuestiones de diseño o gusto, sino que hablo en el terreno de las ideas–, como si su simplicidad de líneas significase una “liberación” de corsés sociales y no solo de prendas, como si el hogar la redujese a un segundo escalón.

De acuerdo con que sobran plumas y floripondios, más propios de otra época de servidumbres y de toda una parafernalia que no dejaba respirar y que convertía a la mujer en mero objeto decorativo… pero de ahí a concluir que lo que a una mujer le hace ser más mujer es esa “independencia” que se traduce en no saber querer, en esa “falta de compromiso” con las personas para sí hacerlo con el trabajo (aunque sea tan honrado y loable como el de la moda que creó)… Sinceramente, no creo que en su interior y en el fondo, Gabrielle Chanel fuera más feliz con sus sombreros y ropas de diseño que con Boy. En la película, eso lo transmite muy bien Tautou en la última escena: en su mirada desde la escalera se vislumbra un poco entre el agradecimiento y satisfacción al llegar a la cumbre que se había propuesto y también cierta tristeza y vacío, como si hubiera huido de sí misma o se hubiera replegado y escondido emocionalmente entre los pliegues de sus vestidos. Pero fuera de eso, poca cosa…. Más bien parece un fracaso de mujer y sobre todo de película, con todo el respeto hacia la persona y el personaje.

En las imágenes: Fotogramas de “Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel” – Copyright © 2009 Haut et Court, Ciné@, Warner Bros. Entertainment France y France 2 Cinéma. Fotos por Chantal Thomine-Desmazures. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone

Publicado el 10 junio, 2009 | Categoría: 6/10, Año 2009, Biopic, Colaboraciones, Directores, Francia, Hollywood, Opinión

Etiquetas: , , , ,

5 comentarios en “Coco Chanel: ¿Mujer modelo o modelo de mujer?”

  1. Laura

    Me ha gustado mucho tu crónica Sara, gracias, todavía no la he visto. Y tienes toda la razón. He oido decir que algunos ven parecido, físico supongo, a la protagonista con Penépole Cruz…

    Me gustaría preguntarle a Julio si ha visto o ha comentado anteriormente la película de Los hijos de Huang Shi, sobre la vida de un reportero en una china en guerra, la vi ayer , es una historia treal que conmueve y tiene una fotografía espectacular. La frase en la que uno de los tres protagonistas dice que China antes era llamada Mar amargo…, en que se arremolinan… sus habitantes o los que cooperan… O cuando habla del libro de los vaijes de Marco Polo, como sello de amistad entre Oriente y Occidente (takl vez haciéndole un guiño a Obama… para haber hilvanado mejor- sobra la abse de hechos histórico ciertos- su discurso en EL CAiro… para acercar posturas). En fin, me encantó.
    Un cordial saludo.

  2. Julio

    Laura, sí he visto “Los niños de Huang Shi” pero no he escrito nada. La historia me pareció buena y muy ejemplar, y los parajes también extraordinarios. Sin embargo, me pareció un poco convencional y por tanto previsible, con lo que de pérdida de fuerza narrativa y dramática supone. Por ejemplo, su escasa verosimilitud se ve en ese aspecto sucio de diseño de niños y mayores después de tantas penalidades, y tampoco me resulta muy conseguido el liderazgo que asume Hogg frente a Lee o Jack Chen… En fin, una epopeya admirable, pero que no me acabó de atrapar. Me alegro de que te gustase.

    Respecto al diálogo de civilizaciones, los políticos de nuestros días no han descubierto nada nuevo… que no viniese haciéndose desde hace siglos por tanta gente que se va lejos… y se siente atrapada por esa gente buena que les necesita.

    Un saludo,

  3. Laura

    Gracias Julio, si la verdad es que ese actor, el que hace de Hogg, no parece creíble , pienso igual. Me he referido a las frases que dice Chen.
    Un abrazo.

  4. Felix Muñoz

    A mi me encantan las películas basadas en personajes reales pero en este caso ni fu ni fa. No es que esté mal la película pero no tiene ninguna gracia especial.

    Un saludo

  5. Julio

    Sara, Félix: tampoco a mí me gustó esta película, que me pareció insustancial y con una vida un tanto seca y estereotipada. Faltaba nervio, sentimiento, carácter al personaje… por mucho sombrerito y vestuario que se le ponga. Un saludo,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve