Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

«Un buen hombre»: La conciencia, la amistad y los giros increíbles

[5/10] No hay crimen perfecto y todo hombre tiene un precio, mientras que las apariencias no necesariamente se corresponden con la realidad, y entre el dicho y el hecho siempre hay un trecho. Todo eso es lo que debió pensar Juan Martínez Moreno al construir el guión y dirigir «Un buen hombre», thriller que plantea los límites de la amistad y también la necesidad de una coherencia cuando la vida real sale al encuentro. El hombre del título es Vicente, profesor de Derecho de firmes convicciones religiosas y ejemplar marido y profesional, que un día ve cómo Fernando, su mejor amigo y padrino en la Universidad, mata a su mujer. El silencio y encubrimiento le acompañan en adelante junto a un enorme peso de conciencia, a la vez que en el entorno se desatan cabos imprevistos que hacen tambalear todo su universo moral y familiar.

Ver tráiler

El planteamiento e inicio de la historia están trazados con firmeza y decisión, y en un par de secuencias quedan recogidas las coordenadas profesionales, familiares e interiores de Vicente. Al mismo tiempo que se recoge su carácter utópico, el director traza la réplica realista y cínica de otro profesor, Daniel, un tanto trepa y sin principios claros que se siente «príncipe destronado» en su carrera hacia la Cátedra. Dibujadas las dos actitudes ante la vida, coloca al testigo accidental y al espectador ante la escena del crimen, para asistir después a los mejores momentos de la película. Conocedores de lo que ha sucedido -al más puro estilo hitchconiano- vemos cómo la duda y la culpa oscurecen el semblante de Vicente -un gran Tristán Ulloa-, cómo su mirada pierde seguridad y cómo sus reacciones se vuelven desconcertantes y destempladas. En esos momentos de incertidumbre, cada palabra de Fernando es una puñalada en el alma de su amigo, cada muestra de cariño de su mujer Paula hacia el niño huérfano supone una recriminación de su conciencia, y cada palada para enterrar lo sucedido… un nuevo peso que le angustia.

Pero si Vicente se siente arrollado por las circunstancias, también parece estarlo el director porque, tras la escena clave y bajo la lluvia, la historia se precipita de manera inverosímil durante la segunda parte de la cinta. Giros narrativos muy forzados dejan ver las grietas de una película bien ambientada y que había sabido adentrarse y recoger el dilema moral de su protagonista: esa foto caída por casualidad en la comisaría, esas averiguaciones y el hallazgo del arma homicida, esas desavenencias matrimoniales y embarazo inesperado, y ese final rocambolesco hacen que la cinta derive hacia el terreno de la pirueta imposible, y que la hondura moral se pierda y quede en fuego de artificio.

En el fondo, tanto la película como su protagonista tienen algo de «bueno», pero con sus puntos débiles… y aunque procuremos encubrirlos bajo una buena interpretación y una excelente fotografía, no por ello dejará de saltar a la vista que estamos ante un guión irregular que comienza mejor que termina, que oculta cierto escepticismo ante la posibilidad de llevar una vida coherente y recta. Al parecer, Vicente seguirá dando clases y su mujer le seguirá considerando «un buen hombre», pero el espectador y la cámara -magnífico ese travelling final de aproximación al rostro- sabrán que en su interior han surgido unas sombras que le oprimen y le hacen un poco más cínico, que la verdad fácilmente se adapta a los intereses y necesidades y que incluso se puede relegar a un rincón de la memoria.

Calificación: 5/10

En las imágenes: Fotogramas de «Un buen hombre» – Copyright © 2009 Milú Films, Castafiore Films y Tornasol Films. Distribuida en España por Alta Classics. Todos los derechos reservados.

Publicado el 2 mayo, 2009 | Categoría: 5/10, Año 2009, Críticas, Drama, España, Thriller

Etiquetas: , , ,

2 comentarios en “«Un buen hombre»: La conciencia, la amistad y los giros increíbles”

  1. LM

    «Las contradicciones de los hombres buenos» creo que hay un libro con ese título… Aqui matan el alma…
    REconozco que tiene buena pinta hasta el anuncio de la película, es algo que en el cine español, a mi me llama la atención, pues no se ve ninguna escena.
    Por cierto Julio, en Resolución del 30 de Diciembre de 2008, el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales, hacía público el presupuesto destinado a las subvenciones para el 2.009; dicho presupuesto asciende a la nada desdeñable cifra de un millón doscientos mil euros (1.200.000,00 €).

    Considerando que las actividades cinematográficas son un negocio privado, donde los beneficios de la explotación audiovisual reportan directamente a los productoras cinematográficas, este Centro Jurídico considera inadmisible que el dinero público se dedique a su subvención, máxime cuando dichas actividades cinematográficas no cuentan con el visto bueno de la ciudadanía, que en su libertad de ejercicio de actividades lúdicas, optan por alternativas diferentes.

  2. lenny

    de acuerdo, LM. Por esa regla de tres yo pido que no se subvencione a la familia real. Nadie me ha preguntado.
    Algunos siempre con la misma monserga. En el cine se pagan muchos impuestos y en un país donde todo se subvenciona qué te hace pensar que los profesionales del medio no tenemos derecho a dinero público como el que más. Si esto es un negocio privado por qué a mi Hacienda, que somos todos (unos más que otros) me quita la mitad de mi sueldo sin tener en cuenta si el año que viene yo trabajaré o estaré en el paro.

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve