Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“La duquesa”: Prisioneros del vacío

[6/10] Era otra época y la corte de Inglaterra se rodeaba de oropel y protocolo para llenar sus días de ocio, de bailes y reuniones sociales. Matrimonios concertados, rivalidades y amaños en el juego político, un peculiar sentido del amor, y unas ideas de libertad e igualdad que mucho habían de cambiar. En un entorno de privilegios y con una moral que se quedaba en la superficie de las apariencias, la joven y bella Georgina Spencer es dada en casamiento al rico e influyente duque de Devonshire… para que le dé un heredero. Como son niñas quienes nacen de la unión, los problemas y algo más llega a la alcoba, y desde entonces el palacio se convierte en prisión de lujo, mientras los sentimientos son convenientemente reconvenidos con la severidad y reserva que las normas sociales exigen. Situaciones humillantes en las que falta afecto y humanidad, donde sobran amantes y ambigüedad para así dar cobijo a una mentira que se viste de honorabilidad. Un ejercicio vacuo de estilo pomposo en que Saul Dibb traslada a la pantalla la novela de Amanda Foreman, para realizar una película más entre el montón que reducen la alta sociedad británica del siglo XVIII a un cuadro hipócrita y sin sentimiento.

la-duquesa-1

Precisamente vestidos y decorados es de lo que hace gala “La duquesa”, un terreno en el que es justo reconocer la vistosidad de modelitos y sombreros que las damas lucen o la majestuosidad de las arquitecturas y los espacios ajardinados. Pero el primoroso diseño de producción -Óscar® al vestuario- no logra que los habitantes de la preciosa jaula cobren vida sino que más bien parecen haber sido momificados, encorsetados en tanta parafernalia cortesana y en tanto vacío existencial. El dramatismo que la historia encierra se desperdicia entre tanto artificio y decorado, el envaramiento de sus personajes transmite frialdad y ausencia de alma, e incluso la voluntad del guionista por introducir ideales de amor o libertad avanzados se convierten en impostura de otra época -la actual- y se presentan tan falsos como las pelucas de sus cortesanos. La aventura amorosa con el joven Grey no tiene verosimilitud narrativa como tampoco la de la abnegada Bess, mientras que las escenas à trois en la mesa se cargan más de patetismo y vaciedad que de tensión o indignación. Tampoco la intrusión de los niños en escena tiene más fuerza que la meramente sensiblera, pretendiendo dirigir al espectador de manera artificiosa y complaciente, como lo hacen unos rótulo explicativos para que sepa quién es quién (?).

la-duquesa-3

Demasiado anacronismo en el dibujo de personajes y en sus diálogos, con una inteligente y “moderna” Georgina que se acomoda como puede a un estamento anquilosado, y para quien Keira Knightley ofrece más poses y mohines que personalidad, convicción y fuerza interior. Ralph Fiennes tiene sus momentos cuando su mirada esconde la inquietud o desconcierto iniciales, resignación -cuando mira desde la ventana y anhela la libertad de los niños jugando- y cólera…, pero son más aquellos en que su rostro asiste impávido ante el espectáculo que se desarrolla ante sus ojos. En unos y otros, el acartonamiento de caracteres se combina con el amasijo de tópicos en que el maltrato conyugal, la discriminación femenina o el romanticismo sensual parecen más bien un insulso toque de denuncia que algo serio a tener en cuenta, y donde la narración avanza de manera previsible y convencional sin giros ni sorpresas, con poca fuerza y escaso interés.

la-duquesa-2

Con mucho colorido en el diseño pero sin color en el dibujo de personajes, la película se convierte en producto mainstream del cine victoriano más comercial, y no le queda más remedio que promocionarse como la historia de la Lady Di de siglo de las luces, aprovechando el parentesco y similitud de las heroínas. Al final, los espectadores se encontrarán tan prisioneros del vacío como sus protagonistas, sin haber logrado saborear un film porque está seco, y teniendo que conformarse con el preciosismo de unas estampas de época y con el estereotipo de las apariencias. Eso sí, cuidada en las formas y para el disfrute de quien se conforme con el envoltorio, donde no hay nada que objetar.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de “La duquesa” – Copyright © 2008 Paramount Vantage, Pathé, BBC Films, Pathé Renn Production, BIM Distribuzione, Qwerty Films y Magnolia Mae Films. Fotos por Nick Wall. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone

Publicado el 4 abril, 2009 | Categoría: 6/10, Año 2009, Críticas, Francia, Gran Bretaña, Hollywood, Italia, Melodrama

Etiquetas: , , , , ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve