Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

Claves para entender el Cine Español actual (y II)

κριτικός (kritikós). Después de mucho retrasarlo, me decidido a escribir la segunda parte del artículo. La verdad es que lo tenía estructurado de otra forma, pero los últimos sucesos y declaraciones que nos han regalado nuestros personajes del “mundo del cine” han reclamado mi atención y voy a seguir la falsilla que ellos mismos nos proponen. Mi idea inicial giraba en torno a los últimos puntos del ya citado Decálogo del glorioso Cine Español, esos que reflejan la exigencia de nuestros cineastas hacia lo que podríamos denominar –con una expresión sacada del ámbito político– “el hecho diferencial” del nuestro cine frente al “otro”. He de reconocer que la expresión le cae bien, porque cualquiera que lo lea… piensa indefectiblemente en el concepto “más financiación”, e incluso se puede percibir cómo sobrevuela la idea de “me lo debes porque yo te apoyo y si no me lo das…”

Dentro de ese entorno podemos encuadrar el nombramiento de la nueva ministra de Cultura. Una persona que nos ha regalado (antes de acceder al cargo) perlas como “para qué necesitamos banda ancha, si para leer el e-mail nos basta con menos” o que está “a favor de cobrar un canon por las conexiones a Internet” o que le parece “muy bien la propuesta de ley francesa para el control de las descargas P2P”… Dicen que es de cortesía dar 100 días de gracia a cualquier persona que se incorpora a un nuevo puesto… antes de juzgarla. Pero esto se aplica a la aparente inacción inicial mientras el sujeto forma su equipo y define sus estrategias. En nuestro caso, no ha sido así: ha empezado a actuar desde el principio y en la dirección esperada. Ya no basta con subvencionar la producción y distribución de las creaciones audiovisuales, sino que ahora también vamos a crear ayudas específicas para los guionistas. Quiero pensar que no tiene ninguna influencia el que la propia Sra. Ministra pertenezca al gremio, pero me parece asombroso que unas personas que se sientan delante de un ordenador y escriben lo que les sale del caletre necesiten subvenciones. Imagino que será para pagar el tóner de la impresora.

Las reacciones no se han hecho esperar. Los novelistas han pedido la misma ayuda. Usan los mismos medios, son también trasmisores de cultura y se encuentran con los mismos problemas de mercado y competencia (incluso mayor) con la producción foránea. La reacción del mundo del cine ha sido bastante agria, y ha subido de tono cuando el último premio Cervantes ha puesto el dedo en la llaga diciendo que el cine español adolece de falta de talento. Como respuesta a estas declaraciones, podemos citar las de Antonio Banderas, Enrique Cerezo, FAPAE,… pero me quiero quedar con las de un director: Vicente Aranda. En ellas decía que la falta de talento estaba en los novelistas y que él mejoraba las novelas de Marsé al llevarlas al cine… Es el paradigma del cine hispano: su problema no reside sólo en la falta de talento (¡ojo!: tenemos talento en un grupo minoritario, suficiente para compensar la mediocridad: Almodóvar, Zambrano, Amenábar, Garci, Saura, Díaz Yanes, Coixet, Erice…), sino en la excesiva autocomplacencia.

Viven de mirarse al ombligo y les falta la conciencia del riesgo que caracteriza al arte; esa determinación emprendedora y creativa que en España desfallece envuelta en la comodidad clientelar de un sistema que paga las películas al margen de su valor en el mercado y, por tanto, acolcha el genio en una molicie garbancera sufragada con los impuestos de los contribuyentes. El propio Agustín Díaz Yanes, uno de nuestros mejores guionistas, lo decía en unas declaraciones en octubre del año pasado con ese lenguaje desgarrado que le caracteriza: “Hemos limitado a directores, actores y técnicos a que trabajen en una cinematografía encorsetada, complaciente, monotemática y gilipollas: lo que llamo el cine de divorciados”.

Así nos va. Para asegurarse ese benéfico maná estatal, las gentes del cine abanderan causas políticas en busca de una pátina de respetabilidad colectiva con la que camuflar su indolencia, y llegamos a situaciones kafkianas como la de dedicar una calle en Sevilla a Pilar Bardem invocando la Ley de la Memoria Histórica. Lo ridículo del caso es que la calle sevillana no se refiere al teniente general Merry Gordon, jefe de la Región Militar el 23 febrero de 1981 y combatiente en la guerra civil, sino a su padre, el también teniente general Merry, gentilhombre de Alfonso XIII, héroe de la guerra de Cuba. Es decir, que los ejecutores de la infeliz ley de memoria histórica ni siquiera se han enterado de los propios hechos históricos.

Viendo esa autocomplacencia, el menosprecio a todo lo que no sean ellos mismos o los beneficie, bien les podríamos aplicar a nuestros representantes de la “cultura oficial” y a los harapos de su indigencia intelectual aquel precioso poema de Machado dedicado a Castilla:

“Castilla miserable, ayer dominadora,
envuelta en sus andrajos desprecia cuanto ignora”

En las imágenes: Ángeles González-Sinde junto a José Luis Cuerda. Vicente Aranda. Pedro Almodóvar flanqueado por Penélope Cruz y Blanca Portillo. Fotograma de “Sólo quiero caminar” – © 2008. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Publicado el 27 Abril, 2009 | Categoría: Colaboraciones, España, Industria y taquilla, Opinión

Etiquetas: , , , ,

3 comentarios en “Claves para entender el Cine Español actual (y II)”

  1. LM

    Enhorabuena me ha gustado mucho, has expresadio justo lo que pienso, !gracias!. Le daré difusión.

  2. Individuo Kane

    El problema es que todo esto, tan politizado, no se arregla con un cambio de Gobierno. Quiero decir, que no es sólo una cuestión gangrenada en el PSOE.
    Cito, como ejemplo, los 15 millones de euros con que Esperanza Aguirre subvencionó a José Luis Garci para rodar “Sangre de Mayo”. Garci hizo lo que mejor sabía: una colección de bonitas postales. Y, lógicamente, no recaudó ni un millón. Pero como el dinero no era de nadie…

  3. LM

    Es cierto Individuo Caine pero no lo es menos el hecho de que para esa misma película el ministerio de cultura no permitió subtitularla (tengo entendido) para que se viera en el Exterior… Y ante falta de ayuda del gobierno, se busca de otrso lados…
    Está poluitizado, pero claramente de un lado, y se intenta compensar un poco, casid emanera ridícula pues hay pocos ejemplos del otro…
    EL cien es arte no política que envenena todo…

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve