Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

«The Visitor»: Recuperando el ritmo de la vida

[8/10] Con un par de brochazos se nos presenta a un profesor de economía, hombre ya maduro y solo en la vida, apático y desconcertante en su comportamiento. No sabemos porqué quiere aprender a tocar el piano a su edad ni porqué se muestra tan reacio a cualquier proyecto profesional. Su mirada es triste y sin brillo, su actividad anodina y gris. Contra su voluntad, se ve obligado a asistir a un congreso en Nueva York y allí se encuentra en su propia casa… a una pareja de emigrantes a los que un listillo les alquiló un piso que no le pertenecía. Pero el profesor, Walter, es en realidad un buen hombre que solo trata de sobrevivir a la muerte de su mujer y que se refugia en el recuerdo de su música. Por eso, les deja quedarse unos días en el apartamento hasta que encuentren a dónde ir. Ellos son el sirio Tarek y la senegalesa Zainab, ambos ilegales y con todas las ganas de vivir que le faltan a Walter. Problemas, descubrimientos y un profundo sentido del amor forjarán entre ellos unos lazos de amistad capaces de superar el miedo que se ha adueñado del país tras el 11-S.

the-visitor-5

En «The Visitor» asistimos a una preciosa historia de amor a varias bandas, a un milagro de la vida que renace de sus cenizas para recuperar el pulso del corazón a ritmo de la percusión de un tambor africano. Su director, Tom McCarthy, nos ofrece una historia intimista con trasfondo social, haciendo énfasis en lo personal y dejando el aspecto de la inmigración y deportación como un drama serio pero sobre el que no carga las tintas. Le interesa sobre todo cada uno de los cuatro protagonistas en su evolución interior -pronto se suma Mouna, la madre de Tarek, de golpe pero con suavidad- y sus relaciones de ayuda mutua, porque se esmera en un dibujo de personajes con todos sus matices y pliegues hasta hacerlos poco a poco cercanos y queridos por el espectador; porque trabaja con unos actores espléndidos que con una mirada de ternura o un conciso «gracias» transmiten delicadeza y sentimiento sinceros; porque confía en la capacidad del individuo para superar la muerte y desesperanza en un caso, la injusticia y miedo en otro.

the-visitor-1

Estamos ante una película independiente de personajes e interpretaciones, de relaciones humanas, donde algunos detalles y pequeños favores van permitiendo las confidencias con naturalidad, generando situaciones en las que cada reacción resulta normal y conmovedora. Es especialmente intensa y viva la radiografía del alma de Walter, su transformación a partir de la amistad, de la injusticia, del amor. De manera desdramatizada, sin excesos y con todos los matices de un personaje interiorizado, Richard Jenkins se gana ya al espectador tocando el tambor en el parque, libre de prejuicios y necesitado de sentimiento y aire fresco que venga a sustituir la racionalidad de la música clásica. Se le ve disfrutar como a un niño con su nuevo juguete, lo mismo que se percibe la sintonía con su amigo cuando le visita en la cárcel -precioso el momento en que crean ritmos con pequeños golpes en la mesa-, y se le ve conmoverse con Mouna como un adolescente con su primer amor en el restaurante. Momentos de emoción contenida pero profunda que llegan gracias a Jenkins, a una maravillosa Hiam Abbass y a los desconocidos Haaz Sleiman y Danai Gurira, todos ellos muy bien dirigidos por McCarthey.

the-visitor-2

Guión preciso con hondura antropológica y social, puesta en escena sobria que respira sensibilidad, interpretaciones auténticas y sinceras, y una música de piano preciosa para reflejar sutilmente mundos agonizantes que reclaman aire fresco para vivir, con una libertad e ilusión para nuevos proyectos que nada tienen que ver con el miedo ni con el fingimiento. Porque Walter encarna al individuo escondido en su rutina y desencanto, en la soledad y el bienestar, pero al que le falta la alegría y el ritmo de vivir. Una preciosa película que no hubiera desmerecido el Óscar, que sin duda gustará al espectador amante de las historias humanas en que la amistad y el amor se abren paso entre la injusticia, a quienes disfrutaron con la anterior cinta del director «Vías cruzadas».

Calificación: 8/10

En las imágenes: Fotogramas de «The Visitor» – Copyright © 2007 Groundswell Productions y Participant Productions. Fotos por Jojo Whildon. Distribuida en España por Karma Films. Todos los derechos reservados.

Publicado el 14 marzo, 2009 | Categoría: 8/10, Año 2009, Críticas, Drama, España, USA independiente

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

3 comentarios en “«The Visitor»: Recuperando el ritmo de la vida”

  1. La Mirada de Ulises » Blog Archive » Selección del mejor cine visto en octubre

    […] asomar a los pliegues interiores de unos protagonistas perdidos en su búsqueda de felicidad: son “The Visitor” y “La Caja de Pandora”. De temática más artística pero igualmente cuidada en la forma […]

  2. La Mirada de Ulises » Blog Archive » El mejor cine del 2009 y el que más gustará al espectador

    […] The Visitor, de Tom […]

  3. La Mirada de Ulises » Blog Archive » El amor también es interesante en las historias

    […] 2009 me vienen a la mente joyas como “Gran Torino”, “Slumdog Millionaire”, “The Visitor”, o “Up”. ¿Y qué tienen todas ellas en común? Quizá a alguien le pueda resultar un […]

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve