Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Los abrazos rotos”: Corazones fríos para una oscura pasión

[5/10] El cine de Pedro Almodóvar bebe cada vez más de su vida, y en él se reflejan sin sombra de duda cada una de sus obsesiones, temores y deseos. Con el tiempo, sin embargo, ha ido evolucionando hacia el artificio estético y la construcción de complejas estructuras narrativas, y eso a costa de la frescura y autenticidad de la puesta en escena (con algún regreso nostálgico y sentimental a la primera inocencia, como sucedió en “Volver”). En “Los abrazos rotos” insiste en esa mirada alambicada, pasional, catártica en que la imagen se tiñe de carga metafórica y los diálogos adquieren una marcada función explicativa, para intentar expresar un estado del alma un tanto oscuro, frío, ensimismado. Cada vez abundan más las referencias cinéfilas -explícitas o sutilmente sugeridas- y cada vez visita con mayor frecuencia esos lugares ya presentes en su filmografía, donde el amor loco, los celos y el sexo se condimentan con la mala conciencia, el afán de poder o el deseo de sus personajes de librarse de ataduras, inmersos todos ellos en unas misteriosas y turbias relaciones que les encadenan y arrojan hacia un torbellino sentimental.

los-abrazos-rotos-2

La arquitectura de “Los abrazos rotos” cabalga entre un pasado que dejó el corazón roto a Mateo, un director de cine muerto emocionalmente cuando desapareció su actriz, y un presente en que alguien trata de recomponer la foto de aquella Arcadia feliz. Y también entre dos hombres que quisieron a la misma mujer y dos mujeres que amaron al mismo hombre, entre una realidad trágicamente vivida y una ficción torpemente montada, entre un tiempo de luz y otro de oscuridad donde el sacrificio ha convivido con el engaño: un ejercicio de duplicidad que encorseta y atasca la trama, y que obliga al monólogo discursivo. Hay pasiones enfermizas y sanos deseos de felicidad, y también silencios mentirosos al lado de otros llenos de abnegación, sentimientos interesados y destructivos junto a otros que buscan la libertad de poder soñar. Pero hay un problema de guión, y entre tanta aventura amorosa, heridas y cicatrices, celos y venganza… encontramos poca vida real y emoción que conmueva, mucho cine y repetición de filias y fobias, con algún lugar para el humor grueso y la crítica fina y ácida del que no se libran los políticos de turno.

los-abrazos-rotos-3

Almodóvar se deja arrastrar por su cinefilia y ahoga la vida de sus personajes con multitud de referencias, resonancias, recuerdos e imágenes vistas en el celuloide. El director se concede más de un capricho y nos ofrece composiciones fotográficas con su sello de rojos intensos y de sofisticado gusto posmoderno, estampas metafóricas de un negro paisaje de Lanzarote que hablan de su alma confusa y desorientada (según sus propias declaraciones), y también planos meta-cinematográficos donde realidad e imagen representada se funden y confunden (esa escena final en que Mateo acaricia la imagen del último beso queriendo apropiarse de la vida perdida, o aquella otra en que se superponen la Lena real y la de ficción para romper con su amante). El manchego, por último, desvitaliza a sus personajes al darles una palabra demasiado literaria y quitarles la espontaneidad que ellos tratan de recuperar con la interpretación. Mejor el Lluís Homar ciego que el vidente, mejor los silencios de Blanca Portillo (su personaje Judit es el más matizado y complejo, el que más evoluciona y el más humano, aunque su confesión por entregas supone una pirueta impostada) que la palabrería de Carmen Machi (salidas cómicas y desenfadadas pero que suenan a lo de siempre), mejor la parquedad de Lola Dueñas que los jóvenes Tamar Novas y Rubén Ochandiano. En cuanto a Penélope Cruz, no es de sus mejores papeles y luce la fotogenia que los directores le buscan, pero no es Audrey Hepburn por mucha peluca que se pruebe.

los-abrazos-rotos-1

Más próxima a “La mala educación” que a “Volver” en su complejidad narrativa, con chispazos visuales de sensibilidad y gusto estético, con algún enfoque que hará las delicias de los teóricos del lenguaje de la imagen y de la representación de la realidad, con abundantes guiños cinéfilos que se acercan al precipicio de lo solemne y pretencioso, con una película dentro de otra como ya hiciera en “Hable con ella”, con una música a ratos enfática en su intento de envolver al espectador e inducirle un sentimiento sustraído por una artificiosa puesta en escena. Alguno pensará, con razón, que Almodóvar lleva mucho lastre en este melodrama y excesiva auto-cita, que intenta seguir la senda del refinamiento estético-cinematográfico sin abandonar la frescura de la primera juventud, que por no conseguirlo no llega a conectar con un espectador al que apenas deja sentir los abrazos rotos… porque se ha mantenido distante de él y de sus propias emociones a flor de piel.

Calificación: 5/10

En las imágenes: Fotogramas de “Los abrazos rotos” – Copyright © 2009 El Deseo. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone

Publicado el 21 marzo, 2009 | Categoría: 5/10, Año 2009, Críticas, España, Melodrama

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

6 comentarios en ““Los abrazos rotos”: Corazones fríos para una oscura pasión”

  1. Manuel Márquez

    Aún no he visto la película, compa Julio, pero no me hace falta para apreciar que el nivel de tu reseña crítica es extraordinario; haces una disección finísima de sus entretelas, y eso siempre es una buena guía orientativa. En cualquier caso, veo que incides en una línea de calificación bastante tibia que se está imponiendo en relación con la peli (lo de la taquilla es, evidentemente, otra historia: está funcionando, según pude saber ayer, mangíficamente); tengo bastantes ganas de verla, me confieso admirador profundo de Almodóvar y, más allá de sus defectos y excesos, supongo que me gustará. Pero habrá que verla, claro…

    Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

  2. Julio

    Gracias, Manuel. Es verdad: no me ha entusiasmado esta película de Almodóvar, pero creo que tiene sus atractivos y su público, y que no es tan pésima como algunos han dicho. Pienso que se ha alejado del espectador, que hay ensimismamiento estético y fílmico, y que tanta estructura y peso narrativo le perjudican; cuando es más sencillo en lo expositivo, Almodóvar funciona mejor, en mi opinión. A ver qué pensáis los que sois fans suyos. Un abrazo,

  3. Manuela

    Fui a verla ayer al cine y me decepcionó. Esperaba mucho más y eso que yo nunca he sido mucho del cine de Almódovar, aunque Todo sobre mi madre y Volver si que me gustaron mucho.
    No he entendido el fondo de la película. No he conseguido que me trasmita pena, ni alegría; ninguna emoción concreta. No sé de que hablaba concretamente.
    Pienso que es un película para ir al cine a no pensar, a no esperar nada, sólo ha pasar el rato que dura sin esperar nada.
    Lo mejor para mi fueron los 5 minutos de actuación de Carmen Machi.

  4. Julio

    Manuela, también a mí me gustaron más “Todo sobre mi madre”, “Volver” y “Mujeres al borde…” que esta última película, sin que me llegasen a entusiasmar. De hecho, el corto en que interviene Carmen Machi va por esa línea. Lo dicho: cuando más rebuscamiento y vueltas da a la historia y a la imagen, menos natural y con menos vida se queda, por lo que es difícil que uno sienta algo… al verlas, más allá de cierto gusto estético.

  5. La Mirada de Ulises » Blog Archive » La vida soñada por los hombres… y por el cine (II)

    […] Pedro Almodóvar ha estrenado la esperada “Los abrazos rotos”, un trabajo que le ha dejado exhausto y en el que –según sus propias declaraciones– se refleja […]

  6. La Mirada de Ulises » Blog Archive » Nuestras recomendaciones del cine de noviembre

    […] para disfrute de sus fans y regocijo de las distribuidoras. También llegaba Pedro Almodóvar con “Los abrazos rotos”, después de haber recibido críticas dispares; a quien escribe, le pareció un trabajo […]

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve