Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“A ciegas”: luces y sombras de una parábola a medio contar

Con cierto retraso he podido ver la última película de Fernando Meirelles, “A ciegas”, adaptación de “Ensayo sobre la ceguera” de José Saramago. Dejando al margen la fuente literaria, lo primero que me llama la atención es la perfecta plasmación formal  de unas ideas, donde la fotografía es el primer protagonista del film con fundidos en blanco o en negro llenos de carga metafórica, con una planificación y un montaje que recogen el desconcierto de sus personajes, con una luz que aplasta las figuras y las recortan sobre un fondo sin profundidad de campo… hasta dejarlas solas frente a su desgracia, con juegos de reflejos y transiciones de gran sutileza, con una puesta en escena que genera inquietud y angustia en ambientes claustrofóbicos. Esas son las primeras sensaciones visuales que además consiguen generar un clima triste y desolador, profundamente pesimista aunque se deje una rendija a la regeneración de la Humanidad, absolutamente frío e inhumano en las relaciones. Esto lo digo como elementos que habría apuntar en la columna del haber… porque con ellos Meirelles transmite un estado del alma y de la sociedad bien precisos y definidos.

a-ciegas-2

En un segundo orden de contenidos, es evidente que estamos ante una parábola de la condición humana y de la sociedad. La ceguera conduce al hombre a la mayor de las degeneraciones hasta convertirlo en lobo para los demás, donde las pasiones se desatan y la lucha por la supervivencia saca lo peor de cada uno, hasta perder toda su dignidad de persona: la marginación y aniquilación del enfermo o ciudadano no productivo, la explotación de los más débiles por el tirano que toma el poder por la fuerza, el chantaje y la narcotización de las conciencias por las riquezas, la comida y el sexo… es la ley de la selva y el principio del fin. Y en nuestros días está claro que asistimos a algunas de esas expresiones de esquizofrenia e insensibilidad. Meirelles nos dice en la película que hace falta una nueva ética social, una moral personal y una solidaridad entre todos, que limpie la atmósfera de corrupción y que purifique las relaciones sociales. Y esa catarsis colectiva llega con una copiosa lluvia –sin los sapos de Paul Thomas Anderson en “Magnolia”–, recibida como agua fresca y medicinal, punto de partida para una segunda oportunidad de la familia humana.

a-ciegas-3

Ahora bien, aún podemos hacer una reflexión más profunda. En un momento de pánico en que el número de afectados crece y comienzan a darse los primeros problemas de abastecimiento e higiene en el lugar de cuarentena, el narrador se pregunta si la ceguera será la causa o la consecuencia de la histeria, si el caos se ha producido por la situación de indefensión y aislamiento en que se encuentran o si se debe a esa pérdida de valores que diferencian a las personas de los animales (se dice con otras palabras). Desde el punto de vista narrativo está claro que primero surge la ceguera y después ese clima salvaje, pero en el discurso de las ideas parece ser al revés… puesto que la vista y la posibilidad de convivencia se recuperan tras haber superado la prueba con detalles de humanidad y sociabilidad, de sacrificio y amor, de comprensión y perdón ante la debilidad.

a-ciegas-1

Sin embargo, me planteo si no volverá a darse esa ceguera y ese salvajismo al cabo de poco tiempo, simplemente porque esa “humanización” no está fundamentada lo suficiente en principios éticos sólidos, porque los personajes han sido tratados como muñecos a merced de sus pasiones y –en algunos casos– de sus buenos sentimientos y así fácilmente volverán sobre lo mismo, porque en su reacción no se ha contemplado ningún aspecto que hable de su dimensión inteligente-reflexiva ni su potencial espiritual… y esa es una imagen del hombre muy incompleta y endeble. Siendo “A ciegas” una alegoría de la condición humana –no puede verse con ojos realistas–, exige una mirada más profunda y trascendente… si no queremos traicionar a su protagonista, el hombre, y dejarle ciego.

En las imágenes: Fotogramas de “A ciegas” – Copyright © 2008 Rhombus Media, O2 Filmes, Bee Vine Pictures y Very Independent Production. Distribuida en España por Notro Films. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Publicado el 26 marzo, 2009 | Categoría: 5/10, Año 2009, Brasil, Canadá, Drama, Japón, Opinión

Etiquetas: , , , , , ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve