Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“La clase”: En el cuadrilátero de la enseñanza

[9/10] “Chapeau” para una película como “La clase” y para su director, y también para un profesor como François y para sus colegas de la enseñanza. Con la Palma de Oro en el último festival de Cannes y nominada a los Óscar por Francia, Laurent Cantet (“Recursos humanos”) realiza un trabajo muy pegado a la calle y a la realidad de la educación, y va aún más lejos al lograr crear un microcosmos de la sociedad en torno a las cuatro paredes del aula de un conflictivo instituto parisino. Un curso escolar donde la típica problemática adolescente queda potenciada por la composición multicultural de la clase, y donde el profesor tiene que hacer difíciles equilibrios entre disciplina y confianza, el hacer justicia e incentivar a sus alumnos, o enseñar lengua y a convivir en respeto y tolerancia. Todo un reto para los nuevos héroes de nuestros días, que se ven obligados a hacer acopio de paciencia, fortaleza y comprensión a la vez que velar por su salud físico-psíquica o protegerse de eventuales denuncias de padres y alumnos.

Eso es lo que se recoge en una cinta con aires de documental y alumnos que no son actores profesionales y a los que Cantet extrae toda su espontaneidad y autenticidad para una ficción tan verdadera como preocupante. Con una puesta en escena fresca y abundantes primeros planos, la cámara salta del profesor que intenta sacar de sus alumnos lo que llevan dentro, a uno de ellos que se esconde en su silencio y es “sorprendido” con un plano relevador, para después dirigirse rápidamente hacia otro que interviene de manera insolente o provocativa, y volver al sufrido maestro que se esfuerza por llevar las riendas de la clase.

Planificación cerrada sobre los alumnos, montaje y ritmo precisos para una historia de autenticidad porque estos chavales de catorce años viven situaciones muy diferentes, y para algunos el instituto no es otra cosa que un cuadrilátero en que sacar a flote su ira contenida contra una sociedad injusta o su malestar por una situación familiar, y para otros se convierte en un juego adolescente que busca llamar la atención o ponerse gallito: desigualdades, falta de integración, temores a una penalización…, y permanente inseguridad y cuestionamiento de todo, rivalidades y enfrentamiento a orden impuesto… Todo está presente “entre les murs” (título original de la cinta), con momentos dramáticos -sobre todo en torno al problemático Souleymane- y otros divertidos -algunas de las salidas de Esmeralda, por ejemplo, son ingeniosas y atrevidas- a pesar de la gravedad y preocupación que encierran.

Cámara en mano y textura de la alta definición para obtener imágenes frescas en un espacio reducido pero pleno de vitalidad. Y unos diálogos fluidos que conservan el sabor de lo auténtico, con unos excelentes actores que aportan un trocito de su vida real para terminar de borrar las fronteras entre documental y ficción. Soberbia la interpretación de François Bégaudeau, buen conocedor de su personaje -es guionista y autor de la novela en que se inspira la cinta, y además profesor en la vida real-, capaz de transmitir la tensión y sensibilidad de un educador comprometido con sus alumnos. Los jóvenes actores sorprenden en su facilidad para expresar su interioridad con gestos naturales y elocuentes: que actúen de ellos mismos o sean dirigidos en una trama precisa no quita para que resulte un meritorio trabajo en que detrás de cada rostro se advierte todo un mundo de inseguridades, deseos y problemas. Lo único que parece exagerado y fuera de lugar es la excesiva reacción del profesor histérico que estalla junto a sus colegas, demasiado forzada al no saber nada de él ni antes ni después aunque se pueda intuir.

Si la clase es metáfora y reflejo de la sociedad, debemos mirar también a los profesores para descubrir toda una galería de actitudes que van desde el miedo y los nervios -la apertura con las presentaciones es todo un poema bélico, pues parecen los prolegómenos de la batalla- hasta la intransigencia y la rigidez, o la voluntad de recuperar a sus pupilos para la sociedad y apoyarse en los bueno de cada uno. Sus rostros y actitudes hablan por sí solos, y se comprende que su situación de indefensión -las relaciones con sus alumnos se dan en un plano de igualdad, con lo que la autoridad queda en entredicho- exija en ellos una auténtica vocación docente y en las autoridades un replanteamiento de la cuestión educativa. Sin duda, la película interesará mucho a todos aquellos implicados en la enseñanza, y dará lugar a fogosos debates y foros en los que los padres serían otros invitados de lujo. También para abordar la realidad de la integración de los inmigrantes y los problemas de la adolescencia será una cinta muy recomendable, en la línea de “La escurridiza, o cómo esquivar el amor” o la reciente “La Ola”.

Calificación: 9/10

En las imágenes: Fotogramas de “La clase” – Copyright © 2008 Haut Et Court y France 2 Cinéma. Distribuida en España por Golem. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Publicado el 18 enero, 2009 | Categoría: 9/10, Año 2009, Críticas, Drama, Francia

Etiquetas: , , , , , , ,

10 comentarios en ““La clase”: En el cuadrilátero de la enseñanza”

  1. Rosenrod

    Coincido totalmente… Una verdadera joya, que yo vi con el alma en vilo, como si continuamente se estuviera bordeando el desastre…

    Un saludo!

  2. La Mirada de Ulises » Blog Archive » “La duda (Dobout)”: Certezas y sospechas de una conciencia prisionera

    […] la clase parisina con profesor idealista y alumnos conflictivos nos trasladamos a 1964 para entrar en una […]

  3. La Mirada de Ulises » Blog Archive » El mejor cine que asiste a las aulas

    […] reciente estreno de “La clase” –quizá la mejor película del año– nos anima a hacer nuestra selección de cintas que […]

  4. La Mirada de Ulises » Blog Archive » Un ramillete de cine fresco

    […] esquivar el amor”, o al aula multicultural tan respetuosamente retratado por Laurent Cantet en “La clase”. Apoyado más en el uso de la palabra y los  diálogos y con una aparente “improvisación” […]

  5. La Mirada de Ulises » Blog Archive » “Despedidas”: Cuando la muerte se convierte en vida

    […] japonesa para hacerse con dicho galardón y superar a trabajos tan precisos y comprometidos como “La clase” o “Vals con Bashir”? Sin duda, estos dos films podrían haberse llevado la estatuilla y […]

  6. La Mirada de Ulises » Blog Archive » El mejor cine del 2009 y el que más gustará al espectador

    […] La clase, de Laurent […]

  7. El mejor cine del 2009 y el que más gustará al espectador | CinemaNet

    […] La clase, de Laurent Cantet […]

  8. La Mirada de Ulises » Blog Archive » La mano que mece la cuna de la Academia, y unos Goya sin riesgo ni sorpresa

    […] una contenida y sutil historia de amor, tan íntima como delicada y original. Y entre las europeas, “La clase” saca un cuerpo a “Déjame entrar”, y algo más a “Bienvenidos al norte” y “Slumdog […]

  9. La Mirada de Ulises » Blog Archive » “Foxfire: Confesiones de una banda de chicas”: Locuras adolescentes

    […] de toda una vida se oculta bajo el ruido de la revolución marxista. En la cinta, el director de “La clase” nos entrega recuerdos filtrados por los ojos juiciosos de Maddy, observadora perspicaz del grupo […]

  10. El mejor cine que asiste a las aulas | CinemaNet

    […] de abril de 2009.- El reciente estreno de “La clase” –quizá la mejor película del año– nos anima a hacer nuestra selección de cintas que […]

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve