Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“Estómago”: un plato con mucha sal y picante al que le faltan ingredientes

[5/10] Esta película brasileña era presentada en la última Seminci por su director, Marcos Jorge, como “un cuento nada infantil sobre poder, sexo y gastronomía”, todo mezclado de manera visceral y orgánica, aderezado con un toque cómico, para radiografiar una sociedad corrupta y mostrar a un individuo incapaz de sustraerse a ese dinamismo. “Estómago” triunfó en el festival vallisoletano porque se llevó la Espiga de Oro y varios premios más, pero a quien escribe no acabó de convencer su factura tosca y sucia, ni los pobres y pesimistas planteamientos sobre un hombre sin resortes éticos. Es la historia de un inocente e increíble Raimundo Nonato contada en montaje alterno desde sus comienzos como cocinero en un tugurio y en un restaurante italiano hasta su posterior estancia en la cárcel. En ambos lugares y tiempos se encarga de hacer guisos y descubrir sabores y recetas pues tiene un don innato, en un caso para sus jefes y para Iria -una prostituta que se vende por comida- y en otro para el resto de reclusos de una celda sometida a la autoridad del bruto Bujiù.

Ambas tramas espacio-temporales giran en torno a los intentos del protagonista por sobrevivir en unos ambientes de podredumbre moral y falta de libertad. No la hay en el bar en que es explotado por Zulmiro, donde malvive en un cuartucho trasero lleno de ratas y cucarachas, ni tampoco en la cárcel en que prepara platos entre la mugre y la suciedad: esa miseria se potencia con una estética realista y cruda, con imágenes fuertes intencionadas pero excesivas, en las que se regodea con poco gusto para remachar la miseria humana, con una comicidad que tiene mucho de sal gruesa y unos gestos de Nonato casi de payaso bobalicón. Sin duda, Joao Miguel aporta frescura interpretativa y desparpajo y el público puede conecta -o compadecerse- con este buen hombre, pero no resulta verosímil su evolución de pardillo a listillo… conforme va dominando el arte de la cocina y sus sentimientos van perdiendo tosquedad. Es un cambio sostenido por una música que se hace más suave y por una fotografía que gana en colorido y dulzura, pero el espectador no aprecia una verdadera transformación porque en ningún momento se ha llegado al alma del protagonista, más marioneta o muñeco que persona.

El carácter de cuento con metáfora es explícito -además de la tópica relación entre comida y sexo- desde el inicio con un primerísimo plano de una boca comiendo hasta otro final en que la cámara se desliza por el cuerpo del protagonista que duerme en la litera superior… parándose en su trasero. Marcos Jorge quiere equiparar la transformación del alimento desde que se ingiere hasta que se expulsa con la que experimenta el individuo cuando va adquiriendo parcelas de poder en la sociedad y aparcando cualquier consideración ética o justa. Según el director, hasta el individuo más limitado y bendito acaba sucumbiendo… pues todos nos movemos en “unos ámbitos de poder en que unos comen y otros son comidos”. Con este planteamiento, las relaciones humanas quedan reducidas a un intercambio de sensaciones instintivas y la persona pierde su libertad para sobreponerse a situaciones injustas.

La indudable capacidad para conectar con el espectador mediante una narrativa equilibrada que sabe hacer las transiciones e ir de lo dramático a lo cómico, de lo realista a lo naif, no son suficientes logros para una sobrevalorada cinta. En su aderezo culinario, Marcos Jorge mezcla un humor negro y soterrado con cinismo, y resulta un plato más eficaz que sabroso. Lo picante y la sal gruesa se imponen a lo dulce y complaciente, y el brasileño se olvida de dos ingredientes decisivos: el sentido ético innato en el hombre y la esperanza que lo sostiene.

Calificación: 5/10

En las imágenes: Fotogramas de “Estómago” – Copyright © 2007 Zencrane Filmes e Indiana Production Company. Distribuida en España por Alta Classics. Todos los derechos reservados.

Publicado el 19 diciembre, 2008 | Categoría: 5/10, Año 2008, Brasil, Críticas, Drama

Etiquetas: , , ,

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve