Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

“¡Esto es ritmo!”: El conciertazo adolescente

[7/10] Cada vez con mayor fuerza y atractivo para el público, el documental se va haciendo un hueco en las salas de cine. Se ve que al espectador le interesa no sólo ver a Spiderman volando por los tejados de los edificios, sino que también quiere sentir la verdad de lo real, tener nuevas experiencias mirando a su alrededor y aprender de quien tiene algo que contar. Películas documentales como “El gran silencio” o “Las alas de la vida” no tienen nada que envidiar a las grandes producciones, y es seguro que se recordarán más que las de ficción, simplemente porque, antes o después, todos acabamos preguntándonos por el sentido de lo que hacemos, por la muerte, o por la causa de la soledad y escepticismo que nos acechan.

Ahora, desde Alemania, Thomas Grube y Enrique Sánchez Lanch nos traen un nuevo documental, “¡Esto es ritmo!”, afronta un reto único y arriesgado: acercar la música clásica y el ballet contemporáneo a la juventud. Para eso, tras hacerse cargo de la Filarmónica de Berlín, Sir Simon Rattle escogió “La Consagración de la Primavera” de Igor Stravinsky como vehículo para dar salida a todo el potencial de creatividad y energía que cada persona alberga en su interior. Para el ballet se hicieron varios grupos entre 250 estudiantes de 8 a 20 años, de distintas clases sociales y razas, sin conocimientos previos de danza y sin un particular interés por la “música seria“. Durante seis semanas se prepararon entre risas, escepticismos y desánimos, pero también con una creciente confianza en sí mismos y en lo que hacían. Al final y tras una semana de ensayos con la Filarmónica, el día de la actuación culminaron una experiencia que marcaría sus vidas, más por haber entendido –más o menos– que en la vida hay que marcarse retos y pelear para conseguirlos que por el valor artístico de lo representado.

Como experiencia educativa, la iniciativa de Sir Simon Rattle es merecedora de todos los elogios, lo mismo que la del coreógrafo británico Royston Maldoom, a quien acompañamos en su paciente y ardua tarea de enseñar el ballet a chicos más bien desmotivados. Asombra su convencimiento en el valor formativo de la música, su visión del baile como cauce para la expresión corporal, para la convivencia y, en definitiva, para la maduración personal. En realidad, les interesa más la faceta educativa que la artística pues son conscientes de las limitaciones de esos jóvenes y de lo que el futuro les puede deparar. La música y el ballet se convierten en medio para conseguir que aprendan a concentrarse, a escuchar en silencio, a soltar toda la fuerza que llevan dentro sin miedos ni prejuicios, a ser disciplinados y serios para conseguir disfrutar con lo que se proponen. La vida como un reto y como un fluir de oportunidades ante las que nunca hay que conformarse, y la música como expresión de lo más hondo de la persona, del aire que respiramos, de la felicidad que anhelamos.

La visión artística-antropológica de Rattle/Maldoom resulta muy atractiva desde el momento en que les preocupa sobre todo cada una de esas personas y su particular problemática vital. La película se centra en tres de ellos para destacar la inseguridad de un joven que se incomoda con un simple apretón de manos, de un nigeriano sin familia pero con unas tremendas ganas por aprender, y de una chica desorientada y sin alicientes por los que luchar. Con ellos y con el resto buscan suscitar el interés, darles seguridad o provocar un desafío que les empuje a superarse y vencer las dificultades. La lección es clara: en el escenario, como en la vida, es necesario darlo todo porque es mucho de lo que uno es capaz y hay que olvidarse del propio “ego” aunque nunca del todo. Por eso, es un acierto la elección de “La Consagración de la Primavera” tanto por su significado como por el tipo de música. El propio Rattle les explica a los chicos cómo Stravinsky la compuso en 1913 cuando Rusia se preparaba para la 1ª Guerra Mundial en una primavera que brotaba bruscamente desde la propia tierra, y cómo la historia del ballet se refería a la práctica popular de elegir a una afortunada doncella que había de bailar hasta la muerte para así lograr que la primavera retornara al año próximo. Energía y frescura, fuerza y pasión, sacrificio y abnegación que están presentes en cada nota del compositor ruso, en cada pase de ballet, en cada circunstancia de la vida.

Tan poderoso es el proyecto y ejecución a pie de escenario del director de orquesta y del coreógrafo, que otra pareja de indudable valor artístico puede quedar postergada, e incluso olvidada. Son los directores de la película, el alemán Thomas Grube y el español Enrique Sánchez Lanch, encargados de reflejar en imágenes el caótico mundo del adolescente y de acercar la intempestiva música de Stravinsky al espectador. El documental recoge el progreso del grupo semana tras semana, pero fundamentalmente busca adentrarse en su explosivo mundo interior, sin orientación ni objetivos claros, sin voluntad ni confianza en sus posibilidades, y también establecer un paralelismo con la fuerza de la agitada y rítmica música del compositor. Porque, en realidad, se trata de un camino iniciático de búsqueda y superación, de aprendizaje en el sacrificio hasta encontrar la nueva primavera. Esa verdad existencial la recogen Grube y Lanch con extremo respeto hacia la diversidad de los jóvenes bailarines, con comprensión ante su ligereza y debilidad, resaltando su potencial de crecimiento cuando se les ofrece algo atractivo y se les da seguridad, cuando se les exige y no se les adula ni consiente la mediocridad.

La puesta en escena es espontánea y fresca, intercala momentos de los ensayos con testimonios vitalistas de profesores y alumnos; abundan las reacciones naturales, llenas de sinceridad y carentes de artificio, que por eso llegan al espectador y le convencen de la verdad de lo que unos y otros cuentan. La música y el ritmo de las imágenes, con un montaje preciso y una medida duración de los planos, refuerzan el sentido poderoso y aparentemente anárquico de Stravinsky, y dotan a la película de un dinamismo electrizante y también liberalizador, positivo y esperanzado. Sólo se echa en falta un mayor desarrollo de las historias personales que hubiera dado consistencia a los personajes en su carácter y personalidad aún por hacer, y también una coreografía final más prolongada pues los momentos de la actuación ante el público se reducen a unos minutos y se desaprovecha la vistosidad del espectáculo.

Sin embargo, estamos ante un magnífico y audaz documental sobre el sentido de la música clásica y su conexión con la vida, sobre la adolescencia y la necesidad del esfuerzo y la disciplina para llegar al disfrute después. Original trabajo lleno de autenticidad y sentido didáctico, destinado a un público que sepa apreciar el valor del cine documental como acercamiento a la verdad de la realidad, aconsejable para los aficionados a la música clásica y al ballet contemporáneo, e imprescindible para los que se dedican a la docencia o la educación.

Calificación: 7/10

En las imágenes: Fotogramas de “¡Esto es ritmo!” – Copyright © 2004 Boomtown Media Production. Distribuida en España por Karma Films. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Publicado el 4 diciembre, 2008 | Categoría: 7/10, Alemania, Años 2000 / 2005, Críticas, Documental

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

11 comentarios en ““¡Esto es ritmo!”: El conciertazo adolescente”

  1. La Mirada de Ulises » Blog Archive » “Corazones rebeldes”: La vida sigue tras la jubilación

    […] Por eso, documentales como “Las alas de la vida”, “Una cierta verdad”, “¡Esto es ritmo!”, “El gran silencio” o “Ser y tener” son ejemplos de buen cine y de […]

  2. Rosenrod

    Lo único malo que tiene esta película, la verdad, es el título (al menos el español)…

    Un saludo!

  3. Julio

    Es verdad, Rosenrod. Resulta difícil comprender cómo la distribuidora no se ha esmerado un poco más en eso. Un ejemplo más de lo que es no saber vender un buen producto que, además, ha llevado mucho trabajo previo con los “personajes” y en el rodaje.

  4. Leonardo Sánchez Coello

    Saludos.

    Excelente nota sobre la música, los niños y la educación.

    Les comunico que acabo d epublicar un blog para acercar la música lásica a niños y jóvenes. Este es el enlace:

    http://leoysusleonemusica.blogspot.com

    Esperando sus comentarios me despido:

    Leonardo Sánchez Coello
    leoysusleones@hotmail.com

  5. Julio

    Gracias, Leonardo, y enhorabuena por esa iniciativa tan necesaria. Por cierto, debe haber algún error en el enlace que has puesto pues no se encuentra la página de tu blog

  6. Tim

    I just ran accross your blog and am impressed. Keep up the good work.

  7. Julio

    Gracias, Tim, por tus palabras de ánimo.

  8. Thotshabooste

    miradadeulises.com – cooooolest domain name)))

  9. affernpalmill

    miradadeulises.com – now in my rss reader)))

  10. Roasseleawgox

    miradadeulises.com – cool sitename man)))
    ————————
    ads: http://zacharyfk8.far-cry-far-cry-2.ru

  11. neundabub

    miradadeulises.com – cooooolest domain name)))
    ————————
    ads: http://hyundai-hyundai-accent.ru

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve