Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

«Casual day»: La ley de la selva

[7/10] Hay veces, en el cine y en la vida, que las apariencias engañan y entonces uno se lleva una sorpresa. En el caso de esta película de Max Lemcke, «Casual day», es gratificante porque el espectador se encontrará una película española, a pesar del título y de las canciones en inglés, de notable calidad y excelentes interpretaciones. Para sus protagonistas, en cambio, será más bien una sorpresa desagradable porque ese día de descanso que la empresa organiza les traerá más de una situación incómoda y humillante. Y es que, en una sociedad globalizada como la nuestra, parece que se ha impuesto la práctica del casual day, un día de esparcimiento en el campo en que liberar tensiones, favorecer las relaciones personales con alguna actividad lúdica y reflexionar sobre la propia contribución a la buena marcha de la empresa… siempre con la ayuda del psicólogo.

Esa es la situación que viven los trabajadores de una empresa madrileña, que acaba de cerrar el ejercicio sin cumplir sus objetivos y que se desplaza al medio rural para buscar las causas y poner remedio. Ruy se ha incorporado hace sólo una semana al trabajo en un puesto de confianza y está pasando por una crisis en su relación con Inés, hija de su jefe José Antonio. Éste le atosiga con consejos para triunfar y sucederle en la empresa haciéndole continuas llamadas a la responsabilidad en su nueva familia, algo que le incomoda aún más pues no sabe cómo sacudirse el temor y presión que le impone su futuro suegro. También asiste Marta, amiga de Inés que tiene que aguantar al machista de Cholo que abusa de su condición de preceptor, y un veterano empleado al que acaba de dejar la mujer y que es sometido a un interrogatorio invasivo por el psicólogo, y también un trabajador inocente al que se le ocurre mencionar alguna de las injusticias cometidas… Así, lo que prometía ser un día de relajación discurre por terrenos de guerra sin cuartel en que salen a relucir todas las miserias y mezquindades humanas.

La película comienza con una obertura magistral, un duelo interpretativo de Marta Etura y Estíbaliz Gabilondo. Es un diálogo ajustado sobre las dudas y celos de Inés, que busca la confidencia de su amiga y que es capturado por la cámara en un plano/contraplano de cuidada y sugerente planificación. Ese tête-à-tête de frescos diálogos será en adelante una constante del director, que alternará las escenas de grupo con el choque de parejas, para desnudar así las apariencias e intenciones de unos y otros. Por eso, es básicamente una película de personajes e interpretaciones, con un meritorio guión –primero de Pablo y Daniel Remón– escrito atendiendo sobre todo a la caracterización de cada uno hasta completar el dibujo de la selva empresarial: desde el autoritario José Antonio o el prepotente trepa de Cholo hasta el cobarde enchufado de Ruy, el inocente, el chistoso, el pelotas o la pringada que debe asumir el desplazamiento laboral; sólo Marta parece tener coherencia y ciertas convicciones, aunque no del todo…

Guión y montaje que crean situaciones tragicómicas, con golpes de humor chispeante que ocultan una durísima realidad laboral y personal, con imposiciones y humillaciones que obligan a callar y simular contento, a asumir un traslado o una injusticia, a pedir perdón al ofensor… para conservar el trabajo. Anulación de la personalidad y ausencia de dignidad, presentados en ocasiones con formas algo arquetípicas pero encarnados con oficio por los actores, todos con trabajos muy auténticos y verosímiles. Impresionante vuelve a ser la interpretación de Juan Diego, que da a cada escena todo el cinismo y patetismo necesarios, y que logra los momentos más cómicos –por ejemplo, en la escena del espejo– y también los más dramáticos dentro de los excesos de su personaje. Sorprende el buen trabajo de Estíbaliz Gabilondo, con gestos muy matizados y contenidos (en la escena fuerte frente a Cholo) y la breve aparición inicial ya comentada de Marta Etura (esto ya no es una sorpresa). Además, una fotografía muy filtrada hacia los azules fríos contribuye a reflejar ese vacío interior de los protagonistas.

La construcción de los personajes y las interpretaciones logran, por tanto, crear ese clima de tensión que convierten la paz del campo en el infierno de la guerra, donde el hombre es un lobo para el hombre y donde el trabajo diario supone una lucha por pisar para que no te pisen (en expresión más delicada que la que emplean los personajes). Una triste realidad recogida en esa guerra de paintball, juego cruel donde más que cargas de pintura se disparan los odios acumulados con el estrés laboral y donde la hipocresía y la traición quedan al descubierto. Es la voracidad laboral y la ausencia de valores morales en la empresa que ya quedó retratada por Marcelo Piñeyro en “El método” o por Roger Gual y Julio D. Wallovits en “Smoking Room”, películas con la que se establecen algunas resonancias y que pueden servir de referencia al espectador para ver o no esta nueva ley de la selva.

Calificación: 7/10

En las imágenes: Fotogramas de «Casual day» – Copyright © 2007 Monfort Producciones y Telecinco  Cinema. Distribuida en España por Buena Vista International Spain. Todos los derechos reservados.

Publicado el 25 noviembre, 2008 | Categoría: 7/10, Año 2007, Críticas, Drama, España

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

4 comentarios en “«Casual day»: La ley de la selva”

  1. La Mirada de Ulises » Blog Archive » Los Goya se suman a la crisis… de calidad

    […] eso que no nos llega demasiado-, pero puestos a buscan en el suelo patrio… sólo alguna como “Casual day” o “El nido vacío” (coproducción con Argentina y Francia) merecen mi apoyo incondicional. Del […]

  2. La Mirada de Ulises » Blog Archive » El 2008 se cierra con un diciembre de cine

    […] y Collins sobre el conflicto palestino-israelí realizado de forma académica y equilibrada; o a “Casual Day” en torno a la falta de ética en el mundo laboral, con excelentes interpretaciones en quizá la […]

  3. LaButaca.net » Opinión de cine

    Resumen del mejor cine de Diciembre 2008…

    Entre las últimas recomendaciones de un 2008 que nos ha dejado, tenemos varias macro-producciones en cartelera que aspiran a los Oscar® y a una buena taquilla. Tras siete años ausente de nuestras pantallas, Baz Luhrmann nos ofreció “Australi…

  4. La Mirada de Ulises » Blog Archive » Los críticos españoles dan sus premios al cine español

    […] los galardones al cine español del último año, la gran triunfadora han sido “Casual day” de Max Lemcke, que se llevó el premio a mejor película, director, actor (Juan Diego) y guión […]

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve