Un viaje a través del cine, con el hombre
y la sociedad como protagonistas

Espigando el mejor cine francés reciente

Ya se sabe que, con permiso de Estados Unidos, Francia ha gozado desde los inicios de la mejor salud cinematográfica del mundo, y que su industria genera cada año un buen puñado de películas… para ver más de una vez. Por eso, merece la pena espigar unas cuantas de las estrenadas en lo que llevamos de siglo, cintas para todos los paladares y dejando de lado –en esta ocasión– otras de indudable valor pero un gusto más cinéfilo-artístico o minoritario. Y hablando de paladares y gustos, rescatamos en primer lugar “Como una imagen”, una película de Agnès Jaoui (directora de la maravillosa “Para todos los gustos”), que ahora teje con habilidad y buen ritmo varias historias de personajes que buscan la felicidad y también cuidar su imagen; un excelente guión y una cuidada construcción de tipos sociales de nuestro tiempo, con grandes interpretaciones de la propia Jaoui, de su marido en la vida Jean-Pierre Bacri o de la joven Marilou Berry.

También una historia personal de gran hondura humana es la que Robert Guédiguian nos ofrece en “Mi padre es ingeniero”, un cuento-parábola sobre el desencanto ante las ideologías y demás formas huecas de solidaridad a través de una historia de amor que evoca el personaje de Jean-Pierre Darrousin hacia su mujer, Ariane Ascaride, que se ha quedado muda de manera inexplicable. De otro tono es lo que Jean-Pierre Améris nos presenta en “La vida”, cinta intimista en que Dimitri (Jacques Dutronc), enfermo de cáncer, descubre el sentido de la vida justo cuando va a un centro de cuidado paliativos y se enamora de Suzanne (Sandrine Bonnaire), una voluntaria que le cuida con cariño y que también ha tenido su calvario personal y aún padece unas heridas interiores que precisan curación.

Visiones positivas de la vida a través del dolor o del desencanto, igual que la que podemos ver en la comedia romántica “Eres muy guapo” de Isabelle Mergault, aunque aquí menos dramática y más oxigenante: una emigrante rumana (Elena/Medeea Marinescu) será quien cambie la vida del rudo pero bondadoso campesino Aymé (Michel Blanc), en una historia tan fresca y agradable que hace que el espectador se llene de optimismo ante la realidad. Siguiendo con el amor y la emigración –una cuestión muy presente en el cine francés–,  entre adolescentes de París se desarrolla “La escurridiza, o cómo esquivar el amor”, otra historia recogida a pie de calle con toda su frescura y espontaneidad: Abdellatif Kechiche firma las relaciones de unos jóvenes estudiantes que ensayan una obra de teatro de Marivaux en torno al amor galante mientras en sus vidas nacen sentimientos semejantes; una película que refleja un sector de la sociedad francesa actual, magníficamente interpretada por Sara Forestier y el resto del reparto.

Por último, destacaremos dos películas del cine documental francés. La veterana Agnès Varda nos dejó Los espigadores y la espigadora” en torno a la sociedad de consumo y aquellos que, por necesidad u otros motivos, recogen o reciclan los desperdicios de los burgueses opulentos; una obra sugerente por su mensaje ético y humano y también por el uso de la imagen y la narrativa; su gran éxito la empujó a hacer su continuación en “Dos años después”, para seguir el rastro de los protagonistas a los que había conocido en la primera. No tuvo menor acogida el documental de Nicolas Philibert “Ser y tener”, que llevó su cámara a una escuela rural infantil donde el maestro (Georges López) nos prestaba su mirada humana hacia algunas de las historias de los niños, recogidas con una puesta en escena sencilla; escenas conmovedoras en que el espectador percibe la inocencia e indefensión de los pequeños ante los dramas familiares y sociales.

En las imágenes: Fotogramas de “Como una imagen” – © 2004. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados. De “Mi padre es ingeniero” – © 2004.  Distribuida en España por Golem. Todos los derechos reservados. De “La escurridiza, o cómo esquivar el amor” – © 2003. Distribuida en España por Notro Films. Todos los derechos reservados.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone

Publicado el 21 septiembre, 2008 | Categoría: Francia, Recomendaciones

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

2 comentarios en “Espigando el mejor cine francés reciente”

  1. Individuo Kane

    Reconozco que tengo un grave problema con “Como una imagen”. No acabé de encontrar la lógica de los sentimientos en las relaciones entre los personajes. Todo me parecía artificial. Sesenta minutos después de ver la película ya no lograba reconstruirla. Ahora apenas recuerdo una de las secuencias. Cuando veo que tú (y otro críticos) la saludan efusivamente intento ver algo más pero no hay manera. Lo siento.
    En las demás (las que he visto) estoy bastante de acuerdo, sobre todo con “La escurridiza o cómo esquivar el amor”.
    Y ya que estoy por aquí voy a sugerir una. Tienen unos baches tremendos en el ritmo, pero lo que parece una comedia de un mal atraco es, en realidad, la historia de un matrimonio en crisis que necesita un shock para salir adelante. Título: “Janis y John”. Música de Janis Joplin y John Lennon, Sergi López pasado de vueltas, una buena dosis de surrealismos y los Trintignant (padre e hija) juntos.

  2. Julio

    No he visto la que mencionas, Ciudadano Kane, pero la apunto para cuando tenga oportunidad.
    En cuanto a “Como una imagen”, sería largo de hablar… y por eso prefiero emplazarte a que leas primero lo que en su momento escribí y que publicaré en este blog dentro de unos días. Pienso que Angès Jaoui puede ser ahora mismo un@ de los mejores guionistas, si no el mejor, al menos del cine francés. Además, la avalan los premios en todos sus films.

Deje un comentario

Copyright © 2008 La mirada de Ulises. Todos los derechos reservados | Diseño: YGoY, modificado por rafacas | Cabecera: Echeve